Cables

Lukashenko promete no retener por la fuerza a migrantes que quieren cruzar a Europa

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, prometió este viernes a los migrantes bloqueados en la frontera polaca que no los iba a retener por la fuerza si querían llegar a Europa y pidió a Alemania que los acogiera.

"Si algunos de Ustedes quieren ir a Occidente, es su derecho. No intentaremos detenerlos, golpearlos, mantenerlos detrás de las alambradas", dijo Lukashenko durante una visita improvisada en un centro de acogida cerca de la frontera polaca.

Desde este verano, miles de personas, que buscan llegar a Europa occidental, se encuentran bloqueadas en la frontera entre Bielorrusia y Polonia, puerta de entrada a la Unión Europea.

Occidente acusa al gobierno de Bielorrusia de haber provocado esta crisis migratoria en represalia por las sanciones impuestas contra el Ejecutivo de Alexander Lukashenko tras la represión de manifestaciones.

Bielorrusia, lo niega y critica a los países de la Unión Europea por no atender a los migrantes.

A pesar de que varios centenares de inmigrantes han abandonado Bielorrusia para volver a sus países de origen en los últimos días, los intentos de cruzar a Polonia continúan.

Este viernes, el líder bielorruso pidió también que Alemania acogiera a los migrantes, agregando que "2.000 personas no eran un gran problema" para el país con más población de la Unión Europea, según recoge la agencia pública de prensa Belta.

"Entiendan que no podemos empezar una guerra para abrir un corredor hacia Alemania", añadió.

En un vídeo publicado por Belta, se ve a Lukashenko rodeado de guardaespadas, periodistas y migrantes en un centro de acogida cerca de Bruzgi, en la frontera.

El centro fue abierto de manera temporal la semana pasada, después de que uno de los campos de migrantes fuera desmantelado. Unos 2.000 migrantes habían permanecido ahí durante días y bajo temperaturas gélidas con la esperanza de cruzar a Europa. El gesto fue percibido por occidente como un intento de Bielorrusia de apaciguar la situación.

Pero pese a ello, el gobierno Bielorruso parece querer mantener la presión sobre Europa.

"Los entendemos, quieren ir a Europa donde les han invitado. Nosotros, los bielorrusos, y yo, el presidente bielorruso, haremos lo que quieran, aunque sea malo para los polacos (...) o para otros", dijo Lukashenko durante su encuentro con los inmigrantes el viernes.

Según informó Polonia este jueves, más de 230 migrantes intentaron cruzar de nuevo la frontera el miércoles.

La prensa polaca estima que una docena de personas murió al intentar cruzar la frontera desde que comenzó la crisis este verano boreal.

tk-rco/gkg/pz/sag/zm/sag/zm