Cables

"Vladimir, ¡respóndenos!", reclaman a Putin madres y esposas de soldados movilizados

escuchar audio Escuchar este artículo

Madres y esposas de soldados rusos movilizados en Ucrania han unido fuerzas para exigirle al presidente Vladimir Putin que cumpla sus promesas, en unos videos ampliamente compartidos en internet.

El Kremlin, tras ordenar una movilización parcial en septiembre, aseguró que los centenares de miles de efectivos enrolados serían debidamente entrenados, recibirían equipos apropiados y no serían enviados a primera línea del frente.

Unas promesas que se han revelado en gran parte vanas: hay soldados movilizados que han muerto en el frente, se han reclutado hombres no aptos, como padres de familia y personas de edad avanzada; los equipos adecuados escasean y muchos de los movilizados no han recibido formación militar.

Un reclutamiento desordenado que obligó a las autoridades a admitir "errores" y que ha despertado inquietud entre los familiares de los enviados a Ucrania.

Esa preocupación, que podría derivar en descontento social, ha puesto al Kremlin en una posición delicada: aunque las autoridades repriman de forma implacable cualquier cuestionamiento de la ofensiva en Ucrania, la voz de las esposas de los soldados es sagrada y si fueran encarceladas, el impacto en la sociedad sería notable.

En una muestra de que el gobierno se está tomando en serio el asunto, Putin ha previsto reunirse este viernes, por primera vez, con madres de militares enviados a Ucrania. Pero hay quien apunta que la reunión estará organizada al detalle y que carecerá de cualquier discusión de calado.

Putin se encontrará con "madres que se ha sacado de la manga, que formularán las preguntas adecuadas y le darán las gracias, como siempre", lamenta Olga Tsukanova, madre de un joven que está haciendo el servicio militar.

"Vladimir Valdimirovich, ¡responde a nuestras preguntas!", lanza la mujer, que quiere asegurarse de que su hijo, de 20 años, no será enviado ilegalmente al frente o a la frontera con Ucrania, donde también caen obuses.

Vino adrede a Moscú desde la ciudad de Samara, a 900 km más al este, con la esperanza de ser recibida en el Kremlin. En vano. "Me imagino que tienen miedo de que haga preguntas molestas. ¡Pero hay que solucionar este problema!", señala.

El presidente ruso es consciente de cuán sensible es el tema de los familiares de los soldados.

En agosto del 2000, cuando el naufragio del submarino ruso "Kursk" causó la muerte de los 118 miembros de la tripulación, fue muy criticado, acusado de haber tardado demasiado en reaccionar. Tras ello, le apretó las tuercas a los medios.

Durante las dos guerras de Chechenia, un movimiento de madres de soldados también incomodó al poder y reforzó un sentimiento de descontento entre los rusos.

En esta ocasión, debido al clima de represión, las protestas de las esposas y de las madres de soldados no han puesto directamente en entredicho la ofensiva en Ucrania, pero algunas denuncian las condiciones en que fueron movilizados sus parientes.

Su estatus de madres y esposas de hombres que se han ido a servir a la patria, les otorga una legitimidad y una suerte de protección frente a cualquier persecución.

En la sociedad rusa "existe el sentimiento inconsciente de que las mujeres tienen derecho" a exigirle explicaciones al poder, apunta Alexéi Levinson, sociólogo del centro independiente Levada.

Esas mujeres "piden que el Estado cumpla con su papel de 'padre colectivo' de los movilizados", sostiene. "Cuando el Estado o el mando militar no cumplen con sus funciones, las mujeres se quejan".

De momento, el movimiento es dispar, poco coordinado. En redes sociales, se divulgan los llamados de familiares que lo están pasando mal en el frente, y se están creando colectivos informales en torno a algunas figuras destacadas.

Es el caso de Olga Tuskanova, que también milita por una opositora controvertida, Svetlana Peunova, buscada en Rusia y acusada de promover teorías complotistas.

Con todo, hay mujeres que temen tener problemas o provocárselos a sus familiares en el frente si hablan con la prensa, sobre todo si es extranjera.

"Hemos enviado cartas oficiales a las autoridades", escribió a la AFP una de ellas, pidiendo permanecer en el anonimato. "No son los periodistas quienes sacarán a nuestros hombres de las trincheras y no queremos causarles todavía más problemas".

bur/ial/jvb/es

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.