Cables

Yani Rosenthal, el exconvicto que quiere gobernar Honduras desde el centro

Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo, un acaudalado empresario de 56 años con un pasado de tres años de prisión en Estados Unidos por lavar dinero del narcotráfico, se postula a la presidencia de Honduras por el Partido Liberal (PL, centro).

Rosenthal, hijo de una familia acaudalada, aceptó haber hecho negocios de ganado con el clan "Los Cachiros", cuyos líderes se entregaron en Estados Unidos al ser reclamados por narcotráfico.

Rosenthal hizo lo propio. "Fui ante el juez, me presenté, me declaré culpable, me condenó a la sentencia, cumplí con la sentencia", dijo en una reciente entrevista a CNN.

"Cumplí con la etapa de reclusión, cumplí con la de rehabilitación y ahora me estoy reinsertando en la sociedad", agregó.

Este 28 de noviembre, este candidato se ofrece como una opción de centro, entre las propuestas de Nasry Asfura (Partido Nacional, derecha) y de Xiomara Castro (Libre, izquierda).

"No queremos un camino de izquierda radical, tampoco un camino de derecha corrupta, queremos un camino liberal por el centro, hacia el futuro, hacia el empleo, la esperanza y la oportunidad en nuestro país", proclamó.

De familia judía, nació en San Pedro Sula el 14 de julio de 1965. Cursó su educación básica en un escuela bilingüe. Se graduó en leyes de la Universidad Nacional.

Su padre, el hoy fallecido Jaime Rosenthal, fue uno de los hombres más ricos de Honduras, dueño más de dos decenas de empresas, incluyendo un banco, medios de comunicación y una exportadora de ganado, a través del Grupo Continental

En 2015, Yani Rosenthal fue acusado por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York y el Departamento de Tesoro de lavado de dinero del tráfico de drogas, junto a su padre y su tío Yanquel Rosenthal.

Tras la acusación, cruzó a caballo la frontera hacia Guatemala por un punto ciego. Allí tomó un avión hacia Estados Unidos, donde fue encarcelado.

En julio de 2017 se declaró culpable y fue sentenciado el 16 de diciembre.

Tras cumplir su condena, Rosenthal regresó a su ciudad natal el 7 de agosto del 2020.

Lo esperaba una multitud en el aeropuerto, como héroe, para lanzarlo como candidato por el Partido Liberal, al que había pertenecido junto con su padre, quien fue candidato sin poder ganar.

Lamentó que su padre muriera de cáncer mientras él cumplía su sentencia.

En marzo de este año se impuso en las primarias de su partido. El aspirante perdedor, el académico Luis Zelaya, rechazó sumarse a la campaña alegando los antecedentes de Rosenthal y decidió apoyar a Xiomara Castro.

Rosenthal promete un bono de 60 dólares mensuales para los hondureños mayores de 18 años durante su gobierno, bajo la consigan del "cambio de la gente".

El plan de "Yani Rosenthal, creemos, que es más balanceado, robusto, que deberían adoptarlo todos", consideró el líder del gremio empresarial hondureño, Juan Sikaffy.

"Todo mundo tiene derecho a una segunda oportunidad", agregó.

Rosenthal invoca, como carta de presentación, que sabe cómo generar empleo porque fue ministro de la Presidencia en el gobierno de Manuel Zelaya, esposo de su rival Xiomara Castro, derrocado en 2009.

"Aquí lo que conviene es que gane el Partido Liberal con Yani Rosenthal y, en este caso, cada quien hace su propia lucha y las calumnias que han hecho contra Yani Rosenthal son eso, son calumnias", afirmó el obispo emérito de la iglesia Católica, Luis Alfonso Santos.

El candidato está casado con Claudia Madrid, con quien tiene cuatro hijas: Isabella, Victoria, Elissa y Alexandra.

nl-mav/yow