Sergio Alvarado.1 julio, 2019
Bernald Alfaro lució con buen toque y dinámica este domingo ante Millonarios. Fotografia: John Durán
Bernald Alfaro lució con buen toque y dinámica este domingo ante Millonarios. Fotografia: John Durán

Cuando el volante Bernald Alfaro pasó este domingo por la zona mixta del estadio Morera Soto después del partido amistoso entre Alajuelense y Millonarios de Colombia, le preguntaron varias veces cómo se sintió en su debut con los manudos.

Al chamaco, de 22 años, lo delató una sonrisa de oreja a oreja y un brillo en los ojos al responder. Es un hecho que él le hizo caso a su corazón y tomó la decisión que lo hiciera feliz, a pesar de tener otras ofertas sobre la mesa como la del Herediano.

Ver a su papá en las gradas con la chema rojinegra haciéndola barra, además de salir de titular en la primera alineación de Andrés Carevic como técnico erizo también le ayudó a cumplir su sueño de niño.

"Es algo indescriptible como se los dije antes a los compañeros, es un sentimiento que no les puedo explicar, tenía la piel de gallina al ver el mosaico, a la afición, a la Doce.

“Cuando salía al campo, la gente me gritaba y me aplaudía, en realidad estoy muy contento. Es algo muy lindo y cada vez confirmo que tomé la decisión correcta”, explicó.

Para el muchacho, oriundo de Sarchí en Alajuela, la emoción empezó desde que salió de su casa este domingo rumbo a la Catedral y conforme se acercaba al Morera Soto la ilusión crecía y el corazón se aceleraba.

“Tenía un poco de ansiedad, en la noche anterior pasé pensando en el partido, cómo voy a hacer aquí o allá. Los compañeros me acuerparon y en la casa estaban igual de emocionados, porque todos son manudos y solo mandan son buenas vibras”, comentó Alfaro.

Cada vez confirmo que tomé la decisión correcta al venir acá", Bernald Alfaro.

Cuando arrancó el partido, A Bernald se le vio muy activo, pasando la pecosa con propiedad, corriendo, marcando, sin darse por menos ante jugadores más experimentados como Allen Guevara, José Miguel Cubero y Anthony López.

El jugador reconoció que llegar a la Liga en el semestre del centenario hace las cosas mucho más especiales.

“Realmente este es un momento muy lindo para estar acá. La Liga está pasando por un momento de fiesta, de alegría y todo eso a uno lo hace sentir más acuerpado”, comentó.

Será el torneo el que defina si Bernald tomó la decisión adecuada, pero al menos en su primer juego como rojinegro, parece que va por la vía correcta.