Andrés Mora.13 septiembre

La mala vibra del viernes 13 que mandaron durante los 90 minutos miles de aficionados saprissistas no dieron fruto esta vez y Alajuelense volvió a triunfar 2-1 ante Guadalupe.

La dupla de Barlon y Jonathan dio como resultado el golcito. Fotografía José Cordero
La dupla de Barlon y Jonathan dio como resultado el golcito. Fotografía José Cordero

La Liga está sin freno en la punta del apertura; esta vez incluso retó su suerte programando el partido en esta fecha, pero ni eso pudo romper su sólido caminar al título 30.

Ya van cuatro jornadas consecutivas con triunfo (siete sin conocer la derrota) y es el superlíder del apertura con 29 puntos, a nueve de distancia del Saprissa que es segundo, aunque los morados tienen dos juegos menos.

Pueden dormir tranquilos los rojinegros, una vez más, aunque el Monstruo y Herediano ganen todos los juegos que les hacen falta, quedarán a lo mucho a tres o cinco unidades, respectivamente.

En un principio parecía que realmente no era el día de suerte de los manudos, porque le apedrearon el rancho a los guadalupanos que daba gusto, pero no hacían daño.

Fueron 65 minutos de pulseada, minutos en los que los morados se frotaban las manos con los puntos que dejaban los erizos en el camino, hasta que Jonathan McDonald cambió esa historia porque pudo romper la dura defensa visitante.

Nadie podía creer que Calderón no pitara el penal y sancionara el fuera de juego en un gol que anotaba Kenner. Fotografía José Cordero
Nadie podía creer que Calderón no pitara el penal y sancionara el fuera de juego en un gol que anotaba Kenner. Fotografía José Cordero

Y es que parecía increíble que duraran tanto los locales para abrir el marcador, porque cuando el reloj apenas marcaba 18 segundos, Ariel Lassiter corrió fresquito por izquierda y mandó un centro que por centímetros no terminó adentro, ya estaba vencido hasta el portero Luis Diego Sequeira.

Un minuto más tarde, Barlon Sequeira, Jonathan Moya y Marco Ureña se unieron, pero al final nada, terminó en tiro de esquina la jugada. Lo cobró Anthony López y cabeceó Christopher Meneses, pero la pegó en el palo.

Decir que le estaba ardiendo el rancho a Guada es poco.

Ureña volvió a tener una al 10, pero no pudo encontrar el momento para tirar, y se enredó con Lassiter que terminó pateando a marco, pero fue un confite para Sequeira.

Al minuto 20, a Jonathan Espinoza le pegó la bola en la mano, el central Juan Gabriel Calderón la vio, porque estaba al puro frente, pero consideró que nunca hubo intensión y no pitó el penal.

Al 32, fue anulado un gol para los liguistas. Kenner Gutiérrez cabeceó un tiro libre de López en posición prohibida. Da la impresión que la pecosa iba para adentro y si no la hubiera tocado es gol legítimo.

Demasiado salados los de casa, tuvieron que irse en blanco en la primera parte.

Cambios dieron frutos

El segundo tiempo pintaba igual. Moya tuvo para matar, estaba solo, pero estaba de espaldas al marco y se hizo un mundo para darse vuelta, intentó, pero ni pegó el balón de media vuelta.

El técnico, Andrés Carevic cambió de armas. Al 56 sacó a Ureña y metió al Jonathan McDonald y al 59 sacó a Anthony y mandó para adentro a Alexánder López.

Estaba en el lugar indicado en el momento indicado para terminar de meter el balón. Fotografía José Cordero
Estaba en el lugar indicado en el momento indicado para terminar de meter el balón. Fotografía José Cordero

Sin duda dio en el clavo, porque López al 65 puso un gran pase de media cancha, para que Barlon se la sirviera de cabeza a McDonald que luchó con los defensores y el portero, que en primera instancia, le tapó el tiro, pero le volvió a quedar y esta vez no perdonó para el 1-0.

La anotación fue un alivio para los liguistas que llevaban rato pulseándola y nada.

Cualquier puede pensar que ahora sí se abrió el marco, pero que va. Solo entró uno más al minuto 79 por intermedio de José Miguel Cubero.

Cubero se encontró con la bola a boca de jarro, después de una serie de cabezazos y patadas de defensores y atacantes que no podían ni sacar ni tirar a marco.

Los guadalupanos reaccionaron, pero demasiado tarde.

Din John entró de cambio y pegó un tiro libre en el ángulo.

Frank engañó por completo a Adonis Pineda en el penal. Fotografía José Cordero
Frank engañó por completo a Adonis Pineda en el penal. Fotografía José Cordero

El golcito de la honra para los visitantes cayó cuando se jugaba el tercer minuto de reposición por la vía del penal que Meneses le cometió al goleador del campeonato, Frank Zamora.

Frank no iba a perdonar,y fusiló de derecha para por lo menos llegar a nueve goles personales en el torneo y seguir liderato la tabla de goleadores.

La bola entró y Calderón pitó el final de la mejenga.

Alajuelense volverá a jugar el martes en el Morera contra Limón; mientras Guada recibe el miércoles al Santos.

El gol guadalupano fue lo último del partido. Fotografía José Cordero
El gol guadalupano fue lo último del partido. Fotografía José Cordero