Sergio Alvarado.Hace 5 días
Isabel Martinotti destaca en el mundo de los video juegos entre un montón de carajillos, además que jugar afirma unió a su familia. Foto: Cortesía HyperX
Isabel Martinotti destaca en el mundo de los video juegos entre un montón de carajillos, además que jugar afirma unió a su familia. Foto: Cortesía HyperX

Mientras que muchas abuelitas pasan cuidando a los nietos, tejiendo, contando historias o viendo novelas en televisión, doña Isabel Martinotti destaca por ser una crack de los deportes electrónicos y hasta les da tanda a los nietos cuando juegan.

El pegue de la “Abuelita gamer” ha sido tanto que HiperX, una división de Kingston, dedicada a la creación de artículos electrónicos para videojuegos, la fichó como una de las caras de la compañía en su campaña “Todos somos Gamers” demostrando que la edad no juega cuando se tienen talento en los videojuegos.

La señora argentina brindó una entrevista que dejó a muchos sorprendidos.

Isabel, de 82 años, contó que comenzó a jugar cuando su nieto, Germán, tenía apenas 9 años. Ahora él tiene 27 años, así que ella tiene más experiencia en el mundo del gaming. Ella comentó que le encanta jugar y reconoció que quiere seguir haciéndolo por muchos años más.

“Todo empezó porque mi nieto empezó a estar muy solo, así que me puse a jugar con él (videojuegos) y ahí pudimos hablar más y yo pude conocer más de la vida de mi nieto y aconsejarlo (…) lo que me permitió tener una relación mucho más abierta con él” contó la abuela gamer, quien además dijo que el gaming se convirtió en una herramienta de crianza para ella.

Las abuelita se la juega como las grandes en juegos como Mortal Kombat. Foto: Cortesía HyperX
Las abuelita se la juega como las grandes en juegos como Mortal Kombat. Foto: Cortesía HyperX

Para la abuela gamer encontrar un espacio de entendimiento con sus hijos y nietos ha sido el secreto para que ellos se conviertan en “buenos seres humanos” y eso es lo que más le hace sentirse orgullosa de su trabajo como formadora.

La abuela gamer ahora es una entusiasta y una fanática de la franquicia de Final Fantasy y de Witcher 3, el cual ha terminado unas cuatro veces.

"Si yo lo puedo hacer, cualquiera lo puede, sobre todo si los jueguitos, como ella les dice con cariño, pueden servir para generar algo maravilloso con tu familia”, agregó Isabel.

“Hay gente que juega cartas, otros juegan palabras cruzadas y a mí me encantan los jueguitos. Esto no tiene edad y cualquiera puede hacerlo, además de que te ayuda a ejercitar la mente y a buscar soluciones a problemas, lo cual nos permite seguir trabajando el intelecto", destacó la señora.

Después de esa demostración de sabiduría, había que preguntarle si tenía algún consejo para los gamers más jóvenes a lo que respondió: “Que disfruten cada segundo de la vida y que los que juegan se acuerden de descansar. Jueguen, descansen quince minutos, den una caminata, ejerciten el cuerpo y luego vuelvan a seguir jugando”.

Ariel Plabnik, gerente de Desarrollo de Negocios de HyperX para el Cono Sur, comenta que el caso de la abuela gamer “realmente demuestra que el gaming no tiene edades, ni género, es solo una cuestión de ganas y de encontrar una actividad para compartir con los que más queremos”.