Sergio Alvarado.31 julio
El equipo de segunda división manudo bien, bien podría ir por la misma vía del anterior aunque no ha ni arrancado su torneo. Facebook Once de Abril
El equipo de segunda división manudo bien, bien podría ir por la misma vía del anterior aunque no ha ni arrancado su torneo. Facebook Once de Abril

Si por la víspera se saca el día, el equipo de segunda división de Alajuelense regresó con fecha de caducidad, ya que es posible que el proyecto termine al finalizar la temporada de la Liga de Ascenso.

Los manudos tomaron la franquicia de Juventud Escazuceña para retomar un proyecto que cerraron hace año y medio de manera abrupta luego que su gerente deportivo Agustín Lleida dijera no era necesario tenerlo.

Aquella situación no les cuadró a muchos de los jugadores que estaban en ese equipo, quienes se quedaron sin nada de la noche a la mañana, como sucedió con el exdelantero manudo Bryan Jiménez cuando le pidieron integrarse al plantel.

Al equipo que esta temporada dirigirá nuevamente Mauricio Montero, como sucedió con el cuadro anterior, nada le garantiza que siga en la segunda categoría, según lo ha expresado Lleida.

Más allá de un objetivo específico, los manudos quieren tener al menos un equipo para tener en actividad a los jugadores que no están en su primer equipo.

“Puede ser que en un año no haya segunda división, que eso no continúe, porque cuando nosotros quitamos la segunda división había sub-20, sub-17 y liga menor.

“Ahora estamos poniendo la segunda división porque es esa opción o que se vayan (jugadores) a sus casas. Esa decisión es muy diferente a la que tuvimos que tomar hace año y medio atrás” detalló Lleida respecto a lo que será el nuevo equipo erizo en la segunda división.

La idea es que jugadores como Gean Carlo Castro, juveniles que no quedaron en el primer equipo, estén en la segunda. Fotografía: Prensa Alajuelense
La idea es que jugadores como Gean Carlo Castro, juveniles que no quedaron en el primer equipo, estén en la segunda. Fotografía: Prensa Alajuelense

Debido a la pandemia, todos los campeonatos de liga menor (desde las categorías infantiles hasta el alto rendimiento), se suspendieron durante este año.

“Es muy fácil, tenemos 40 jugadores entre la sub-17 y la sub-20, de esos hemos tomado 25 para que jueguen en la segunda división y no se queden en la casa.

“Por la fe que les tenemos a algunos de esos jugadores, hemos decidido hacer esto de nuevo, en ese grupo hay diez jugadores de la selección de Costa Rica que jugarán un premundial a finales de diciembre y decidimos que estos jugadores estuvieran compitiendo”, añadió.

4 años menos de promedio de edad tendría el nuevo equipo de segunda erizo.

Lleida aseguró que a diferencia del equipo anterior en los que tenían a jugadores de 22 o 23 años y no tenían en dónde colocarlos, si la segunda desaparece, podrán volver a colocarlos en las divisiones inferiores.

“Los jugadores de la segunda división son muchachos de 17, 18 y 19 años, si ellos no están en la segunda el otro año es porque estarán en la sub-20 de nuevo o en la primera, no es como antes que había jugadores de 22 años. Esta segunda tiene unos cuatro años de media más joven que la anterior.

“Este equipo es una sub-20 que compite en la segunda división, que en lugar de hacerlo en el torneo de Unafut lo hará acá”, detalló.

El tiempo dirá cuántos de estos jugadores seguirán en la Liga si la segunda manuda no sigue como es probable, o si se repiten las dolorosas historias de jugadores despedidos.