.12 junio
Así se anunció el clásico por Erick Marín. Foto: Cortesía Saprissa
Así se anunció el clásico por Erick Marín. Foto: Cortesía Saprissa

Una hermosa iniciativa promovida por el Deportivo Saprissa y Liga Deportiva Alajuelense merece nuestro apoyo y nuestro más sincero reconocimiento, no obstante, siempre hay un pero...

Morados y manudos, archirrivales en la cancha, se hermanaron para tenderle la mano al futbolista Erick Marín, quien nunca ha defendido los colores de ninguna de esas instituciones, y quien por tercera ocasión batalla contra el cáncer.

Hasta ahí todo muy bien, mas siempre hay un pero.

Una unión similar entre tibaseños y alajuelenses solo la vemos en los ya tradicionales 90 minutos por la vida. De allí que no es casualidad que en este especial clásico del domingo 7 de julio (11 a. m.) también esté involucrado el pionero de la esperada cuadrangular de inicio de año, el exjugador rojinegro Ricardo Chacón.

Chacón ofreció que el partido se efectuara en la Joyita de la Sabana y por aquello de que las instalaciones no se llenaran, está cobrando el alquiler correspondiente a medio estadio, además ayudando en otros temas de logística.

Y aquí es donde la chancha tuerce el rabo. Las entradas del partido van de los ¢3.000 a los ¢7.000, y por cada una se destinará un rojito para Erick Marín.

¿Por qué un rojito? sinceramente no lo entiendo.

Aplaudo la iniciativa de don Juan Carlos Rojas, presidente de Saprissa y Fernando Ocampo, jerarca de Liga Deportiva Alajuelense; sin embargo, ese rojito para Marín me deja sinceramente un gran sinsabor . Las dirigencias de ambos clubes deberían recapacitar o explicar muy bien por qué el bajo monto por entrada que le darán al futbolista.