Sergio Alvarado.13 mayo
Alonso Martínez jugó 60 minutos y luego lo mandaron a descansar pensando en el Saprissa. Fotografía: Prensa Alajuelense
Alonso Martínez jugó 60 minutos y luego lo mandaron a descansar pensando en el Saprissa. Fotografía: Prensa Alajuelense

Alajuelense cerró la primera fase invicto tras empatar 0-0 ante Guadalupe en un partid gris, que era más trámite que otra cosa.

Al León lo que realmente le interesa empieza este fin de semana, cuando se empiece a jugar un posible bicampeonato contra su máximo rival, el Saprissa.

La Liga no tenía ninguna urgencia en este cierre de torneo, por eso salió con un 11 que, pese a que tenía unas seis variantes con respecto a la titular, era apenas para el gasto, o sea, para no joderse mucho y al mismo tiempo no poner en peligro su histórico invicto en la última fecha.

Los manudos igualaron el récord del mejor arranque en un torneo, el cual ahora comparte con el Herediano del Apertura 2017, que se mantuvo 22 fechas invicto.

Eso sí, el invicto rojinegro es mucho más grande, porque este jueves llegó a 27 juegos sin conocer la derrota, dado que no cae desde el 14 de noviembre del 2020 cuando perdió 1-0 con San Carlos en el Carlos Ugalde.

Guadalupe, por su parte, vivió en el otro extremo, en uno cargado de nervios pues una victoria manuda, sumada a un triunfo de Limón sobre Herediano, los ponían en el último lugar de la tabla y al mismo tiempo en la liguilla por el no descenso.

Ante la necesidad de puntuar, por aquello de las moscas, Guadalupe tuvo que salir a buscar alguito, de nada le servía ir solo a aguantar porque si empataba, dejaba de depender de sí mismo.

La Liga tuvo para adelantarse rápido. Dario Delgado derribó a Alonso Martínez en el área, pero el árbitro Bryan Cruz no lo vio como penal, aunque la jugada fue evidente.

Con más corazón que fútbol, pero empujado por la necesidad, los de Goico se fueron acercando, pero se toparon con la misma muralla que otros rivales del León, a un Leonel Moreira muy seguro.

Leonel Moreira demostró una vez más porque para Alajuelense es una prioridad su continuidad. Foto: Rafael Pacheco
Leonel Moreira demostró una vez más porque para Alajuelense es una prioridad su continuidad. Foto: Rafael Pacheco

Cerrando el primer tiempo, a los 42, Osito sacó una mando providencial a un remate que realizó Jossimar Pemberton por el sector derecho y que tenía toda la pinta de gol.

Cuando el complemento arrancó, el arquero se volvió a lucir en doble tanda, primero en un remate que se jaló René Miranda casi entrando al área y después en un contrarremate de Frank Zamora.

La Liga metió a Bryan Ruiz y a Johan Venegas, que se habían quedado en el banquillo al inicio, pero pese a las variantes, el asunto no cambió mucho para los erizos.

Fue una mejenga rara, en la que el marco se le cerró al campeón nacinal, cortando un gran ritmo que traía desde hace cinco fechas goleando y gustando en términos generales.

La Liga salió sin despeinarse del trámite que le significó la jornada 22, llegó a 50 puntos, se fue invicta y pensando en la semifinal ante su archirrival, el que no se la ve hace rato.