Sergio Alvarado.13 enero
Con goles Róger Rojas muestra porque es uno de los consentidos de la afición eriza . Fotografía José Cordero
Con goles Róger Rojas muestra porque es uno de los consentidos de la afición eriza . Fotografía José Cordero

Antes de arrancar el campeonato parecía muy seguro cuál sería o será el plan de vuelo en Alajuelense, quiénes serán titulares y quiénes no, cuál extranjero saldrá del equipo y cuáles eran los puntos débiles por mejorar, al final por curioso que parezca, el triunfo de arranque por 3-1 ante el Santos más bien dejó las cosas en algunas áreas más enredadas que pelo de rasta.

La dirigencia manuda y el técnico Luis Diego Arnáez arrancaron el Clausura 2018 con un dilema que se complicó más con la victoria en Guápiles, ¿cuál extranjero saldrá del equipo para cumplir con el cupo máximo de foráneos?, la respuesta acelerada de Maalique Foster, que se pensaba hace una semana, ahora no está nada segura, menos después de verlo este domingo.

A ese que muchos señalan como el sacrificado, al menos por este torneo, en el primer minuto de la mejenga agarró la pecosa por la banda derecha, se hizo una jugada de lujo que dejó como loca a la defensa guapileña, la puso al centro del área para que el catracho Alexander López entrara solo y pusiera el primero del León en apenas la primera jugada de la mejenga.

El rasta entró enchufado desde el inicio, era el que le metía sabor al juego rojinegro y generaba aplausos de la gente en las gradas, con fútbol y esfuerzo el menudito pero inquieto volante demostraba que tiene lo necesario para quedarse en la Liga en un partido en el que arrancó con Róger Rojas en el banquillo, que más adelante daría su propia declaración.

Con la Liga ganando tan temprano con el desequilibrio de Foster, la cosa inició caliente, pero conforme pasaron los minutos los locales se despabilaron y le empezaron a apedrear el rancho a la Liga hasta que empataron al minuto ocho con Bryan López en una jugada que retrata las constantes despistes de la defensa manuda.

Este domingo al jamaiquino Maalique Foster lo único que le quedó grande es la talla de la camisa, porque con fútbol cumplió. Fotografía José Cordero
Este domingo al jamaiquino Maalique Foster lo único que le quedó grande es la talla de la camisa, porque con fútbol cumplió. Fotografía José Cordero

Al volante lo dejaron correr y correr mientras los que se supone deberían marcar apenas lo veían, una situación que refleja la urgencia de que el hondureño Henry Figueroa se integre a la zaga rojinegra, pero antes de eso se necesita resolver cuál extranjero saldrá de la Liga, todo parece recaer en el mismo punto.

Con la mejenga empatada Santos se envalentonó e hizo crecer otra figura, la de Patrick Pemberton, quien también demostró que no se va a resignar a cederle la titularidad a Esteban Alvarado así no más, el negrazo fue vital para que su equipo se trajera el triunfo con tapadas, como en sus mejores tiempos.

Después del partidazo que se jugó Patrick, por más que Esteban sea un señor portero y todo su currículo y el resto, es cuando menos injusto mandarlo a la banca apenas porque sí, el hombre no se va rendir sin pelear y las tapadas de este domingo son su manera de hablar ante toda la especulación.

La importancia de que un jugador sepa centrar en el fútbol actual es bien grande y otra cosa que mostró Maalique es que lo sabe hacer. Otra asistencia suya puso de nuevo a la Liga en ventaja con un tiro de esquina que cayó en la cabeza de Jonathan McDonald al 30, para que solo, adentro del área, el goleador erizo pusiera el 2-1 ante el colerón del técnico Johnny Chaves con su defensa.

A una amenaza como el Big Mac es un pecado capital no ir a marcarlo en un tiro de esquina, es un error que sencillamente es injustificable, de un equipo que no está en nada, por lo que el enojo de Chaves con los suyos era totalmente justificado.

Patrick Pemberon fue figura en la Liga y demostró que no se va a rendir sin pelear por la titularidad del marco erizo. Fotografía José Cordero
Patrick Pemberon fue figura en la Liga y demostró que no se va a rendir sin pelear por la titularidad del marco erizo. Fotografía José Cordero

Para el segundo tiempo, el Santos tuvo la oportunidad de empatarlo apenas a los 54 minutos con un penal que Osvaldo Rodríguez tiró encima del marco de Patrick, otro error que les salió caro, porque después Patrick no dio chance y siguió como una muralla infranqueable.

El dilema manudo quedó más que claro a los 68 minutos cuando salió de cambio el jamaiquino por Róger Rojas, uno entró aplaudido por el montón de manudos que llegaron al Ebal Rodríguez y el otro salió igual de felicitado, tanto así que los fiebres hasta corearon su nombre.

Para terminarla de hacer, RoRo recordó por qué es uno de los favoritos de la afición manuda al anotar la única opción clara que le quedó luego de un pasesote filtrado de su amigo Allen Guevara, el catracho definió ante la salida de Bryan Morales para dejar claro que también tiene mucho por dar a la Liga.

Dicen que las victorias generalmente resuelven algunas cosas, pero en el caso de la Liga deja todavía algunas dudas, con una planilla tan competitiva llegará el momento de tomar decisiones, las cuales no necesariamente van a gustar a todos, ahí existe un riesgo evidente.