Redacción .1 marzo, 2019

Liga Deportiva Alajuelense destinó una esquina de su estadio para una dedicatoria muy especial a su exportero Carlos Alvarado.

Don Carlos debe sentirse muy orgulloso de que le dedicaran un espacio del estadio manudo.
Don Carlos debe sentirse muy orgulloso de que le dedicaran un espacio del estadio manudo.

El popular “Aguilucho” fue pintado en una pared del estadio manudo volando bajo el marco, como lo hacía en sus mejores tiempos.

Alvarado se convirtió en ídolo erizo entre 1944 y 1960. Según datos del periodista Rodrigo Calvo, Alvarado jugó en 159 partidos oficiales y se coronó seis veces campeón nacional, en 1945, 1949, 1950, 1958, 1959 y 1960.

Durante este año del centenario, los liguistas han pasado homenajeando a sus exjugadores, en esta ocasión también resaltaron que el reconocimiento sea en vida y no como suele pasar que se les agradece después de fallecidos.