Sergio Alvarado.3 diciembre
Tara Key es una de las aficionadas más fieles de Alajuelense, a pesar de vivir muy lejos de la Catedral. Foto: Cortesía.
Tara Key es una de las aficionadas más fieles de Alajuelense, a pesar de vivir muy lejos de la Catedral. Foto: Cortesía.

Tara Key es una leal aficionada estadounidense que se enamoró del cuadro Alajuelense y quien demuestra que existen pasiones que no conocen fronteras ni límites

Ella es tan fiebre por los colores rojinegros que se la juega como un vikingo para estar al lado del equipo, como lo hizo para poder apoyarlo este domingo en el Alejandro Morera cuando reciba al Herediano en el juego de vuelta de la final del Apertura 2019.

Ella se inyectó el sábado pasado cuando Jonathan McDonald anotó el 3-0 para Alajuelense al minuto 61 en el partido contra San Carlos y de inmediato encendió su compu para comprar un tiquete de avión que la tenga a tiempo en Tiquicia para el duelo de vuelta de la final.

Tara estaba viendo el partido en su casa en Texas, esperando un resultado favorable para comprar el tiquete, ya que ella desea ver a su club alzar la anhelada copa 30.

“Desde que cayó el primer gol estaba metida viendo precios y con el tercer gol le di clic para comprar el boleto y estar allá en la final, porque después de seis años y tanto que hemos pasado, no me lo puedo perder”, dijo Tara.

El principal ídolo de Tara es el Pato López, el referente de la Liga que la enamoró en 1997 Foto: Cortesía.
El principal ídolo de Tara es el Pato López, el referente de la Liga que la enamoró en 1997 Foto: Cortesía.

Key vio el partido junto a su esposo y sus hijos, quienes también le han tomado mucho cariño a la Liga, dada la pasión tan grande que tiene Tara por el club, la cual arrancó en 1997 cuando vino de intercambio a Tiquicia.

“El sábado fue una tarde espectacular porque los goles de Ureña y el de McDonald me permitieron cumplir el sueño que tenía de ver una final en Costa Rica.

“Fue una serie difícil contra el campeón, no era un rival fácil, pero al final la Liga demostró que fue mejor, todo salió perfecto”, agregó esta fiebraza.

Tara ni siquiera se tiene que preocupar por las entradas ni nada de eso, porque ella es socia del club desde hace cuatro años, momento que marcó historia al ser la primera socia eriza que es extranjera y vive fuera del país.

Jonah y Micah son los manuditos de Tara, quienes ya conocen bien al menos el centro de Alajuela. Foto: Cortesía.
Jonah y Micah son los manuditos de Tara, quienes ya conocen bien al menos el centro de Alajuela. Foto: Cortesía.

“Llegó el jueves como a la medianoche porque me toca hacer escalada en Fort Lauderdale (Florida, Estados Unidos), ya que los vuelos directos salían en más de mil dólares (¢575 mil). Yo compré uno como en $400 (¢230 mil).

“Después de cinco años no me puedo perder esta final, ya tenemos demasiados años esperando esto y quiero vivir esta experiencia”, explicó.

Ilusionada

Con el tiempo, Tara se convirtió en una cara habitual en el estadio manudo, la Liga la acercó tanto al país que hasta tiene negocios en el país y se hizo superfiebre de la Sele.

Tara vive enamorada de Tiquicia por lo que le gustaría radicar pronto en el país. Foto: Cortesía.
Tara vive enamorada de Tiquicia por lo que le gustaría radicar pronto en el país. Foto: Cortesía.

Por tantas visitas a Tiquicia durante los últimos 20 años, ella aprendió a hablar español muy bien y adaptó algunas costumbres ticas.

“Cuando ha jugado la Sele ante Estados Unidos, yo he apoyado a Costa Rica”.

En la Catedral más de un aficionado le ha pedido hasta fotos a su lado y cuando le toca volver a Estados, siente que un pedacito de su corazón se queda aquí.

“Desde el momento que entro al estadio yo soy una manuda más y me siento en familia, siempre me dan una gran bienvenida, ya conozco a mucha gente allá en Costa Rica y tengo muchos amigos, todo gracias a la Liga”.

“El día de la final quiero estar en el puro centro de Alajuela, en la pura calle Ancha viviendo el momento si salimos campeones, quiero vivir esa sensación junto a todos los manudos".

En las gradas del Morera Soto, Tara tiene muchos amigos que la hacen sentir en familia cuando los visita Foto: Cortesía.
En las gradas del Morera Soto, Tara tiene muchos amigos que la hacen sentir en familia cuando los visita Foto: Cortesía.

Cuando está en la Liga, Tara se siente tan manuda, que se da una vuelta por el Manudito o el Liga Bar, bares cercanos al estadio para tomarse una birra michelada, bebida que no perdona cada vez que viene.

“Si la Liga queda campeón toca quedarse toda la noche celebrando, al carajo el resto”, nos contó entre risas.

La viajada

En esta ocasión, Tara se mandó de manera imprevista, pero generalmente planea los viajes para ver a la Liga o por los negocios que tiene en el país.

"Estuve tres semanas en junio porque quería asistir a todas las actividades que se hicieron por las fiestas del centenario, ahora voy como cada tres o cuatro meses, porque tenemos un cafetal en Santa María de Dota.

Alexander
Alexander "Machón" Madrigal terminó como el socio cafetalero de Tara Key en Costa Rica, Foto: Cortesía.

En eso también me metí por culpa de la Liga, yendo al estadio me hice amiga de Alexánder Madrigal (exjugador erizo) y él es de allá (Santa María), así que hablamos de la posibilidad de invertir porque él es cafetalero y nos asociamos con Coopedota, donde soy la primera socia extranjera. Por eso digo que yo le debo mucho a la Liga", explicó.

Aunque en Estados Unidos sobran equipos deportivos, la pasión que Key llegó a sentir por el León no lo iguala ningún otro club en el mundo, por lo que incluso está haciendo las vueltas para conseguir la residencia en el país y no pasar tanto tiempo fuera de la Catedral, el lugar donde dejó su corazón.