Deportes

Alejarse de las empanadas y una dieta hicieron al Machillo ponerse como un Ken para Rusia 2018

Técnico de la Selección ha tenido que probar su fuerza de voluntad sobre todo a la hora del café

La hora del café ha probado la disciplina y la fuerza de voluntad de Óscar Ramírez, técnico de la Selección de Costa Rica. Alejarse de las empanadas, las tortillas, los tosteles y otras harinas ha sido clave para perder casi 10 kilos en tres meses.

Desde el 8 de enero de este año, el entrenador de la Tricolor se propuso bajar de peso gracias al consejo d del presidente de le Fedefútbol, Rodolfo Villalobos, entre otras personas. El belemita le tomó la palabra y le está poniendo bonito.

"Aquí es un tema de educación, saber qué es lo que te sirve y qué no, antes uno se dejaba llevar mucho por el paladar y esa parte es la que ha costado más, el problema mío es la parte de la tarde, el café, acompañarlo con una empanada, un pan dulce o eso, pero ahí vamos poco a poco", dijo el Machillo.

En la amistosos de noviembre en Europa, ante España y Austria, y en la ceremonia de la rifa del Mundial de Rusia 2018, a Ramírez se le vio rellenito y con la ropa un toque apretada, por lo que para el año nuevo el hombre se decidió a hacer un cambio.

Al igual que ponerse a estudiar los planteamientos tácticos de los rivales, la dieta también ha puesto a sudar tacacos a Óscar.

"Ha sido difícil el tema, porque por lo general, cuando yo meto en algo soy muy cerrado y me dedico solo a eso. Me he cuidado más que nada con las comidas, cerrar un poco a lo que es el azúcar y carbohidratos y de acuerdo a la planificación que hay es que se ha dado el bajonazo (de peso)".

Le metió a la cleta y el deporte.

La otra parte en la que Machillo está apretando es en el deporte, por ejemplo, le está metiendo duro a la bici, aunque como él mismo reconoce tampoco es que va a meterse a hacerle un pique a Andrey Amador, del Movistar Team.

"Lo de los ejercicios estoy unas dos, tres veces por semana, ahí más o menos le estoy haciendo al ciclismo, de vez en cuando le estoy haciendo", comentó.

Una que está bien atenta de que Machillo no hago loco es doña Jeannette Delgado, esposa del entrenador Tricolor.

"Acá hay que alabar a mi señora que es la que me ha dado el complemento para seguir las cosas como se deben, está muy pendiente y en los desayunos y almuerzos todo tiene un orden", destacó Ramírez.

Debido a esto, el técnico ha tenido que cambiar hasta de ropa y trajes, también rescató una que otra mudada que no podía usar antes , porque el entrenador quiere llegar regando veneno a Rusia, además de mejorar la salud.

Sergio Alvarado

Sergio Alvarado

Periodista de La Teja, especializado en deportes. Graduado de la Universidad Internacional de las Américas.