Sergio Alvarado.27 febrero
Allan Miranda no se dejó intimidar por el ambiente imponente del Azteca. Foto: Agencia El Universal
Allan Miranda no se dejó intimidar por el ambiente imponente del Azteca. Foto: Agencia El Universal

Un nuevo “Aztecazo” por poco se vive este miércoles, cuando el Comunicaciones de Guatemala, con cuatro costarricenses en sus filas, llevó al límite al poderoso América en su propia casa.

Michael Umaña, Allan Miranda, Andrés Lezcano y Jostin Daly estuvieron en la gramilla del Coloso de Santa Úrsula y solo 10 minutos los separó de la clasificación.

Ellos vivieron y sufrieron una serie que llegó hasta los penales, instancia en la que los mexicanos consiguieron el boleto a los cuartos de final de la Concachampions.

Miranda, exdefensor de Herediano y Alajuelense, llegó este año al cuadro crema y nos contó cómo se vivió dentro del campo un duelo que pudo ser histórico.

“Los penales son una lotería, queríamos pasar, dejar al América ahí. Imagínese, hacer un Aztecazo. Vimos a su público en contra, chiflando a sus jugadores, son sensaciones y cosas lindas que deja el fútbol y se van a guardar”, explicó Allan.

Fue la primera vez que el oriundo de barrio Fátima de Desamparados jugó en el Azteca, un escenario que le impresionó, pero que no lo asustó porque igual metió pata y se aplicó al máximo.

"Nos tocó perder de esta forma, que dolió y mucho, pero podemos tener la cabeza en alto porque dimos lo mejor de nosotros contra un gran equipo. Sentimos que fue una serie pareja, tuvimos varias opciones para anotar y no supimos concretar.

“El hecho de salir a jugar de tú a tú contra un equipo como el América en el estadio Azteca, hace ver que sí se puede competir, que no hay que darse por menos, tal vez las distancias económicas e instalaciones siguen siendo muy grandes, pero las distancias en la cancha, cuando son once contra once, las hemos acortado y por mucho”, destacó el defensor.

La última vez que un equipo de Centroamérica eliminó a las Águilas en su estadio fue en el 2013. Lo hizo Alajuelense gracias a una victoria 1-0, con un gol del hondureño Jerry Palacios.

“Cuando vas a la cancha y entregas todo, se ve que las cosas pueden estar parejas", aseguró el zaguero.

El arbitraje del costarricense Henry Bejarano fue uno de los temas que más se discutió en el encuentro entre aztecas y chapines. El defensor nos contó que, como conoce bien al silbatero, mejor le anduvo de larguito.

“Él pitaba algo y más bien uno le andaba de largo porque sabemos cómo es él. Más bien cuando expulsó a un compañero mío (Allen Yanes), él le dijo algo y Henry responde: ‘no, no, pregúntele a Miranda, yo no soy así, él me conoce muy bien’. Mejor no arriesgué”, dijo.

Al final, tanto el Comunicaciones de los ticos como el Alianza de El Salvador en el duelo ante Tigres, mostraron que cuando toca jugar ante un club mexicano de nada vale ir a jugar de víctima desde un inicio.