Deportes

Amelia Valverde explica su gestión de seis años con números que no la favorecen

Entrenadora costarricense lucha por dar una identidad a equipo patrio

En seis años como entrenadora de la selección femenina de fútbol de Costa Rica, Amelia Valverde ha pasado por todas las etapas que puede vivir un técnico y hasta se ha pedido su cabeza varias veces.

Si nos basamos en los fríos números, las estadísticas no ayudan a la ramonense, en 70 juegos, desde que fue nombrada en el 2015, tiene 28 victorias, siete empates y 35 derrotas para solo un 44% de rendimiento.

Bajo su mando la Sele femenina no ha clasificado a ningún torneo a nivel mayor ni menor, a los Panamericanos de Lima 2019, donde ganaron la medalla de bronce fueron por invitación.

Bajo su dirección la Sele ganó medalla de plata en los Juegos Centroamericanos y El Caribe 2018 y la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos Managua 2017.

Amelia habló con La Teja y justificó porque su trabajo se tiene que ver más allá de las estadísticas que tanto le cuestionan muchos.

-¿Cómo maneja el tema de las críticas tan diversas que ha tenido su gestión, unas muy buenas y otras muy malas?

Soy muy consciente que Costa Rica es un país muy futbolero y las personas que trabajamos en fútbol en puestos donde el rendimiento y resultados son muy importantes debemos ser muy ecuánimes. Ni en el momento que los comentarios han sido totalmente positivos ni cuando han sido negativos mi ecuanimidad fue desviarme a un lado u otro.

Hemos velado porque los planes que siempre nos hemos trazado a través del tiempo se logren cumplir, las selecciones femeninas, aunque no parezca, son más que cuatro grupos trabajando en una cancha de manera periódica. Este es un proyecto muy grande.

-¿Qué responde a que en seis años y medio de su gestión no se haya clasificado a mundiales?

Hemos hecho un análisis bastante amplio de todo el proceso, de esos seis años en tres estuve a cargo de todas las selecciones, yo reitero mucho que a partir del 2018 en los acuerdos y solicitudes que hicimos era que no me hiciera más cargo de las selecciones menores como entrenadora, soy coordinadora de esa área pero la u-17 y u- 20 tienen sus entrenadores.

Podríamos hablar de cada torneo y mundiales a los que hemos quedado afuera, nos han tocado circunstancias muy particulares en cada uno de ellos. Para nosotros el tener que clasificarnos al mundial contra tres potencias en selección menor y dos en mayor como Estados y Canadá ha sido difícil. En menores se suma México y los cupos ha esos mundiales son tres.

Nos correspondía eliminar a algunos de ellos y lamentablemente no se pudo, cuando no nos correspondió enfrentarlos en fase de grupos, nos correspondió Haití, quien nos eliminó en el 2018 y terminaron eliminando a Canadá y llegando a penales con Estados Unidos, una generación muy buena, claramente no es una excusa, era nuestra responsabilidad avanzar, pero se dio eso.

Tuvimos un año 2019 bastante bueno, la medalla de bronce en Lima (Juegos Panamericanos) y sobre todo la evolución táctica que hemos analizado y avanzado, en el preolímpico a Tokio vimos uno de los mejores torneos desde el punto de vista técnico táctico.

-¿Al estar con este tipo de potencias nos toca entonces conformarnos con el discurso de la evolución futbolística, jugar bien, pero no clasificar a nada?

Por supuesto que no, para nosotros es una responsabilidad el llegar a cada torneo y partido a competir y claramente que a clasificar; sin embargo la pregunta anterior se basaba en por qué no hemos clasificado a torneos, pero nunca un cuerpo técnico se va a preparar para ir a hacer solo una buena presentación, todos queremos competir y ganarle al mejor, como lo hemos hecho día a día.

Somos conscientes de la historia, que hemos ido a cinco mundiales, ¿cómo se clasificó?, hemos revisado la historia para que nos dé esos parámetros e ir creciendo a lado de otras selecciones.

-¿Tiene un 44% de rendimiento con la selección mayor y suma más derrotas que victorias?, ¿Cómo lo interpreta?

Creo que es un número que nos da un parámetro, claramente no es el número que quisiéramos ver, el que yo quisiera, pero sí soy muy consciente a quienes hemos enfrentado en esas derrotas. Han sido 70 partidos a nivel internacional, prácticamente clase A.

Hemos enfrentado en seis ocasiones a las campeonas del mundo (Estados Unidos), cinco veces a Canadá, en partidos amistosos hemos jugado contra Japón (campeona mundial en el 2011 y subcampeona en el 2015), seis veces ante México, hemos ido a China, jugado contra Italia, Rusia, Brasil en tres ocasiones.

El 44% no es el que quisiéramos, pero sí somos muy conscientes que todos estos partidos de tan alta exigencia han sido muy importante para nosotros, en la medida de lo posible que podamos jugar contra este tipo de selecciones, lo seguiremos haciendo pues el punto de referencia para mejorar.

En febrero hubo una fecha FIFA y se jugó dos partidos ante México, ¿por qué no se usó la fecha FIFA de inicios de abril si usted afirma que se necesita competir?

El año a nivel de calendario femenino tiene seis fechas FIFA, decidimos por una tema de planificación el enfocar a partir del segundo semestre tomar esas fechas, priorizamos ir a México en febrero, teníamos la posibilidad de hacer microciclo con las muchachas, hemos necesitado que la liga femenina nos ceda espacios de trabajo que por reglamento no existe y decidimos no usarlo para que la Liga avanzara.

Para nosotros es muy importante que a futuro y viendo el camino que nos queda, en noviembre nos corresponde iniciar la eliminatoria mundialista, podamos tener un poco más de espacios afuera de esas fecha FIFA.

Sergio Alvarado

Sergio Alvarado

Periodista de La Teja, especializado en deportes. Graduado de la Universidad Internacional de las Américas.