Sergio Alvarado.12 julio
Wálter Centeno la ha pulseado mucho para que en Saprissa entiendan su idea. Fotografía José Cordero
Wálter Centeno la ha pulseado mucho para que en Saprissa entiendan su idea. Fotografía José Cordero

Desde que Wálter Centeno asumió como entrenador de Saprissa, el 3 de febrero anterior, insistió hasta la saciedad que su equipo tiene que jugar con la pecosa al pie, salir jugando desde atrás y sobre todo con mucha tenencia de balón.

Por diversos motivos, a los morados les ha costado en paleta dominar esa técnica, lo que se refleja en la cancha y en los resultados del equipo desde el torneo anterior y eso les ha generado un montón de críticas.

Hoy en día resulta curioso que el famoso estilo de juego que Paté tanto defiende y propaga, el entrenador de Alajuelense, el argentino Andrés Carevic, le está robando unas páginas y poniéndolas en acción con resultados alentadores.

En un mes y después de tres partidos con los rojinegros, el método del sudamericano pareciera ser muy parecido al de Centeno y está dándole forma mucho más rápido que su colega tibaseño.

En ambos modelos el portero tiene la obligación de salir jugando, al igual que los defensas. Los dos apuestan por la posesión de la pecosa y ser siempre el equipo que propone.

La diferencia parece caer en las variantes. Mientras Paté insiste en su idea de salir jugando sí o sí y que todo tiene que pasar por la media cancha, Carevic apuesta por la velocidad de las bandas y hasta meter pases largos, si es necesario.

“Creo que buscamos un buen funcionamiento de juego, quisimos proponer. Tratamos de jugar bien, siempre hay rivales o clima o campo de juego que a lo mejor nos lo impide, pero siempre vamos a querer proponer, esa es nuestra intención”, indicó Carevic después de vencer al Saprissa el domingo pasado.

Carevic afirma que el éxito del sistema es el equilibrio, si pierden eso están fritos. Fotografía José Cordero
Carevic afirma que el éxito del sistema es el equilibrio, si pierden eso están fritos. Fotografía José Cordero

Otra diferencia es que el manudo no está dispuesto a correr los “riesgos” que Centeno asegura que tiene este sistema y que, según el morado, provoca que su equipo quede partido, motivo por el que los rivales los pongan en problemas cuando lo presionan.

"No podemos irnos todos al ataque o quedarnos muy atrás, entonces tratamos de ser un equipo equilibrado, a pesar de que están atacando queremos tener las marcas bien tomadas y no descuidarnos.

“Si vamos a proponer debemos tener cuidado en la defensiva, a veces no estaremos bien parados para presionar en ataque y haremos un bloque para defendernos bien, lo más importante es buscar orden y a la vez jugar al fútbol”, indicó el che.

Más allá del discurso, porque Carevic podría decir misa, como sucede con Wálter, lo importante es que eso se refleje en el campo y en apenas tres partidos, el técnico erizo está bajando las dudas con las que lo recibieron los aficionados.

Hay cosas que hacemos muy bien y hay que seguirlas haciendo y hay cosas que tenemos que mejorar", Andrés Carevic, técnico de la Liga
Sin tanto mate

Otra diferencia está en el discurso de los jugadores de ambos equipos, los jugadores morados hablan del estilo del Paté como algo “nuevo”, casi revolucionario que marcará época.

“Cada entrenador tiene su lema, hay unos que les gusta echarse atrás, otros solo presionar y jugar al pelotazo, nosotros queremos intentar acá algo nuevo, que la gente acá en Costa Rica vea y diga, ‘sí, de esta manera se puede ganar’, apostamos a eso, un estilo para hacer historia”, indicó Johan Venegas sobre el método de Paté.

Mientras que en el bando manudo, para ellos lo que Carevic tiene es un estilo que se adapta muy bien al equipo y que dejó muy claro desde el principio, el cual se potencia por los jugadores con los que cuenta.

Manudos y morados apuestan a una idea muy similar, pero en la ejecución se ven diferencias evidentes. Fotografía José Cordero
Manudos y morados apuestan a una idea muy similar, pero en la ejecución se ven diferencias evidentes. Fotografía José Cordero

“Tenemos muchos jugadores de calidad, de buen pie, entonces siempre vamos a jugar con ese estilo, que es muy ofensivo, tener la posesión del balón y buscar los espacios, además de que contamos con variantes”, dijo Ariel Lassiter.

Otra diferencia arriba es jugar con un único delantero, que a la hora de parar el equipo está muy arropado por la línea de volantes, lejos de ser el llanero solitario que tiene que ver cómo se le juega.

“Jugamos con un delantero, pero a la hora de presionar tenemos al diez que baja a ser otro delantero y dos jugadores por afuera, con lo que movemos mucho la zona media, línea por línea estamos bien compenetrados", explicó Jonathan Moya.

El tiempo será el que dirá si Carevic le agarró el toque más rápido a este sistema que Paté, pero en el caso del rojinegro, pareciera que no está amarrado por una camisa de fuerza que al Sapri, de momento, lo está asfixiando.

A la cancha
Alajuelense y Saprissa saldrán a la cancha este sábado, los morados jugarán a las 9 a. m. ante el Morelia en México, mientras que Alajuelense jugará a las 3 p. m. ante el Municipal de Guatemala en territorio chapín