Sergio Alvarado.15 agosto
Álvaro Saborío arrancó con su sello goleador en su primera oportunidad con los erizos. Foto: Rafael Pacheco
Álvaro Saborío arrancó con su sello goleador en su primera oportunidad con los erizos. Foto: Rafael Pacheco

Álvaro Saborío demostró que el que es gallo, en cualquier lado canta, pues el goleador anotó en su primer partido con Alajuelense que, de paso, venció 2-0 a Pérez Zeledón.

En el arranque del campeonato, el oriundo del barrio La Cruz, en Ciudad Quesada, jugó solo 22 minutos, pues ingresó de cambio por Jonathan Moya, pero ya tiene celebrando a los rojinegros.

Sin duda, una de las cosas que más interesaba a la afición en general era ver a las nuevas caras del subcampeón nacional después de su activo mercado de fichajes.

En Alajuelense tocó esperar para ver a sus flamantes nuevos refuerzos, Bryan Ruiz e Ian Smith, quienes se quedaron en el Valle Central.

Las contrataciones bomba, las expectativas creadas, los halagos de un sector que lo ve favorito y con una de las mejores planillas del torneo, deberán ir tomando forma poco a poco.

Buen arranque

Tanto la Liga como Pérez arrancaron el Apertura 2020 con unas ganas de la grandísima madre, de comerse la cancha y pegar de una vez el golpe para mostrar con qué vienen.

Las ganas, el empuje, el irle a todas las bolas a pesar de que la cancha del estadio Municipal estaba muy mojada y superrápida, no lavaron las expectativas de la mejenga.

Por los aires, el Sabo dejó su marca. Foto: Rafael Pacheco
Por los aires, el Sabo dejó su marca. Foto: Rafael Pacheco

Lamentablemente para el Pérez, sus jugadores se pasaron de revoluciones en algunas ocasiones y el juego brusco hizo que terminara el partido con nueve hombres.

Mientras los locales tuvieron once jugadores, compitieron, lucharon y fueron a buscar el partido, pero después de las dos rojas le costó mucho dadas las diferencias numéricas, un detalle que sin duda marcó las cosas.

La primera jugada de peligro de la mejenga fue de los Guerreros del Sur, tras un remate del argentino Hernán Fener que pegó en el palo izquierdo, a los cinco minutos. Sustazo para los manudos.

Durante la etapa inicial, el sudamericano fue la figura más inquieta de se equipo, pues le anduvo cerca al gol y mostró que será una ficha importante para los sureños.

Los erizos se repusieron del susto que pegó Fener y abrieron la lata al minuto siete con un pepino de Barlon Sequeira, un señor golazo apenas para iniciar un campeonato como se debe.

El oriundo de Atenas tomó la pecosa, desbordó un par de rivales y tiró un bombazo al ángulo izquierdo desde los linderos del área, imposible para el arquero Bryan Morales. ¡Qué golazo!

Barlon Sequeria se destapó con un golazo, el primer de los erizos este torneo. Foto: Rafael Pacheco
Barlon Sequeria se destapó con un golazo, el primer de los erizos este torneo. Foto: Rafael Pacheco

A pesar del golpe, el Pérez no se arrugó, siguió acercándose al marco de Leonel Moreira de manera muy seria y advirtiendo sus intenciones en el que fue un arranque de partido muy agradable.

Sin embargo, lamentablemente para los sureños, los golpearon más las faltas arteras de sus jugadores que el tanto manudo y a los 30 minutos Néstor Monge se ganó su primera amarilla, fiel a su tradición.

En redes sociales bromeaban que hasta que al contención no lo tarjetearan, no iniciaba formalmente el torneo.

Eso sí, al hombre más bien lo perdonaron porque el codazo que le metió a Barlon era para roja.

Pero parecía que Monge se quería ir a duchar antes de tiempo porque 15 minutos después metió otro codazo, esta vez a José Salvatierra. Doble amarilla, aunque debió ser doble roja.

Cuando arrancó el segundo tiempo, le llovió sobre mojado a los sureños y no solo por el baldazo que estaba cayendo en el estadio, sino porque muy rápido perdió a otra ficha, César Elizondo.

En apenas su primer partido con el Pérez, Néstor Monge ya se ganó la roja. Foto: Rafael Pacheco
En apenas su primer partido con el Pérez, Néstor Monge ya se ganó la roja. Foto: Rafael Pacheco

El atacante, que volvió a jugar después de una sanción que lo sacó varios partidos de las cancha por un problema con un árbitro, se le barrió a la espinilla a Junior Díaz con la plancha arriba, por lo que se ganó la roja de manera automática.

Ahí se acabó el partido para el Pérez, porque después de eso solo se volvió a arrimar una vez al área manuda y sin mayor peligro.

La holgura le dio chance al León de darle minutos a medio mundo. Ingresó Sabo, Bernald Alfaro por Cubero, Jurguens Montenegro por Alex López y el chamaco Brando Aguilera tuvieron minutos.

La Liga dominó el resto del partido, pero sin mucha claridad, sobre todo porque desperdició demasiados centros de un Facundo Zabala que no logra colgar un buen balón aunque se dedique a eso.

El tanto definitivo llegó por un buen centro, pero porque Junior Díaz apareció por la izquierda y le puso la pecosa a Sabo en la cabeza para que se estrenara como goleador manudo y al mismo tiempo llegara 138 pepinos en primera.

El León arrancó con confianza y acompañado de un chompipe que, si por la víspera se saca el día, le dará muchas alegrías.