Franklin Arroyo.18 febrero

Las barras de los equipos de fútbol podrían faulear el posible regreso de los aficionados a los estadios.

La Unafut presentó este jueves su plan, para ese ansiado retorno, al ministerio del Deporte que lo estudiará. Debe pasarlo luego al de Salud, que tiene la última palabra.

Pero el mal comportamiento, ya conocido de las barras, es un elemento que puede afectar el esperado permiso.

Por eso la Unafut hace un llamado para que este domingo, que juegan Cartago ante la Liga y Saprissa contra Heredia, se queden en la casa y no vayan ni a las afueras de los estadios ni a los lugares de entrenamiento a apoyar a sus equipos.

El presidente del Comité Ejecutivo de la Unafut, Julián Solano, explicó que en el período anterior a que entre a regir el protocolo, o incluso durante --si lo aprueban, claro-- el ministerio de Salud tiene el poder para dar marcha atrás con el permiso de aceptar gente en los estadios. Es más, puede parar el campeonato.

Las barras de Alajuelense y de Saprissa son muy necias y han ido a alentar a sus respectivos clubes a hoteles donde se concentran, a estadios o a campos de entrenamiento.

Prueba de fuego. Este domingo las dos mejengas involucran a las cuatro aficiones más grandes del país y por eso la Unafut estará muy pendiente de lo que suceda, pero sobre todo el ministerio de Salud.

Los morados han hecho esto y eso puede echar a perder todo. Foto: Archivo.
Los morados han hecho esto y eso puede echar a perder todo. Foto: Archivo.

“Cada vez que los aficionados van a los estadios me ponen mensajes de texto y de WhatsApp donde me dicen ‘don Julián, eso no se puede, ese comportamiento no es conveniente. Ellos deben entender”, insistió Solano.

Claro, controlar barras es una misión casi imposible.

La Unafut, como dijimos, presentó este jueves el protocolo para el posible regreso de la gente a los estadios.

La intención es que pueda haber público en esos escenarios el 15 de marzo, como plan A, o el 1 de abril como plan B.

Sobre la cantidad de personas hay dos propuestas: una es con la mitad de la capacidad del estadio y otra que habla de una cuarta parte.

El aficionado debe reservar el campo, ir con mascarilla, le toman la temperatura al entrar, tiene que lavarse las manos y debe haber una distancia de dos metros entre un aficionado y otro. Se podría ir en burbujas familiares.

Los manudos se tiraron a la calle cuando ganaron la 30, tampoco se podía hacer. Foto: Antonio Alfaro
Los manudos se tiraron a la calle cuando ganaron la 30, tampoco se podía hacer. Foto: Antonio Alfaro

Prometen respeto. De momento, las barras están comprometidas a portarse bien.

Mickey, dirigente de la de Saprissa, afirma que ellos acatarán la petición que les hizo el club de no ir a nada al estadio y se quedaron queditos. “Hicimos una reunión y todos los dirigentes estuvieron de acuerdo”, comentó.

“Somos conscientes de la importancia de no ir, por ejemplo, si la Ultra hace algo será mal visto por el nombre que se tiene. Estamos anuentes a respetar las directrices del Gobierno y buscar el bienestar de Saprissa y de los seguidores de la Ultra”, dijo Mickey.

Steven Solano, de la Doce manuda, comentó que ellos no tienen nada planeado y que seguirán los partidos por televisión.

“Las únicas dos actividades que hemos hecho era porque eran finales, la de la treinta y la de Concacaf. No tenemos, como barra, planes de ir al hotel, ni al CAR ni al estadio”, mencionó.

La nueva ministra de Deportes, Karla Alemán, dijo que verán con lupa el plan que mandó la Unafut y en cuanto haya una respuesta la dará a conocer.