AFP .6 enero

¡El rey del contragolpe... y de los excesos! El francés Franck Ribery, de 35 años, volvió a figurar en las portadas de los diarios por sus ‘logros’ extradeportivos, después de haber recibido una “elevada multa” por su club, el Bayern de Múnich, por insultar a sus críticos en las redes sociales.

El sábado, el delantero del Bayern, ídolo del club y de los aficionados bávaros desde hace más de once años, respondió a los violentos ataques que recibió en las redes sociales tras publicar un video donde se le ve pidiendo un filete cubierto con láminas de oro en un restaurante.

Ante los ataques el jugadores francés dio una respuesta en francés que fue ofensiva, injuriosa y vulgar, según el propio club germano.

“Hablé mucho con Franck y le hice saber que le impondríamos una elevada multa. Él lo aceptó”, declaró este domingo el director deportivo del Bayern Hasan Salihamidzic a los periodistas que acompañan al equipo en Qatar.

“Ha utilizado palabras que nosotros, el Bayern de Múnich, no podemos aceptar y que Franck no puede utilizar, por ser modelo y jugador del Bayern”, añadió Salihamidzic, quien no reveló el monto de la multa.

El dirigente, no obstante, recordó que el jugador trató de defenderse de las críticas recibidas.

“Franck fue insultado e injuriado. Y no sólo Franck, sino también su mujer embarazada, su hijo y su madre, que actualmente está siendo operada en un hospital. Franck quiso defenderse y defender a su familia”.

"Todo el mundo tiene derecho a hacerlo y yo le apoyo por ello, pero desafortunadamente perdió completamente el control", criticó Salihamidzic.

La publicación del video de Ribery desencadenó una serie de comentarios y especulaciones de algunos medios sobre el precio de la comida, a los que Ribery respondió con insultos. Según el diario alemán Bild, el vídeo fue grabado en Dubái.

Numerosos medios publicaron que el futbolista había pagado 1.200 euros por ese trozo de carne. Otros internautas puntualizaron que eran realmente 1.200 dirhams emiratíes, el equivalente a unos 286 euros.

Ribery explotó ante las críticas: “Comencemos por los envidiosos, los rabiosos, nacidos seguramente de un condón agujereado” se pudo leer en el Twitter del veterano jugador y agregó algo más, pero muy pasado de tono.

“No les debo nada, mi éxito es ante todo gracias a Dios, a mí, a mis familiares y a los que creyeron en mí, los demás sólo son piedras en mis zapatos”.

Para varios medios alemanes, la multa impuesta por el Bayern no es suficiente ante la gravedad de los insultos del jugador.

No es la primera polémica que protagoniza el talentoso volante francés en las últimas semanas. A mediados de noviembre insultó y agredió físicamente al comentarista del canal BeIN Sports y exfutbolista Patrick Guillou a quien reprochaba unos comentarios críticos. El club le obligó entonces a publicar un vídeo de disculpas.

Franck Ribery se encuentra actualmente en Catar con el Bayern de Múnich para la habitual concentración de principios de año. La liga alemana está de parón hasta el 19 de enero.