Deportes

Beisbolista tico Jake Pérez ya conectó sus dos primeros hits con los Padres de San Diego

Beisbolista costarricense mantiene el sueño de llegar a las Grandes Ligas

El pelotero tico Jake Pérez, quien pertenece a los Padres de San Diego, no se cambia por nadie.

El compatriota ya logró conectar sus dos primeros sencillos como profesional en la Dominican Summer League 2021 (Liga Dominicana de Verano), un torneo que les sirve a los jugadores de los equipos de las Grandes Ligas para mostrar sus condiciones.

El joven costarricense le dio duro a la pelota en sus dos primeros juegos el fin de semana, uno ante los Orioles y otro ante Toronto.

“La verdad es que ha sido maravilloso este arranque de temporada, para esto me vengo preparando desde febrero”, dijo.

Además recordó esos dos momentos que pueden significar su despegue hacia las Grandes Ligas de Estados Unidos.

“En el primer hit ante Orioles recuerdo que me dieron dos bases por bolas, estaba ansioso, quería batear y ya en el tercer turno conecté una línea hacia el jardín izquierdo”, comentó.

“Luego, un día después, ante Toronto en la quinta entrada conecté una línea hacia el jardín derecho e impulsé carrera. Por el momento vamos arriba de líderes en nuestra zona”, comentó Pérez desde suelo dominicano.

El costarricense cuenta que el nivel de la Liga de Verano es muy alto y confía en seguir aportándole al equipo. En este momento juega como segunda base, pero también lo quieren ver como “outfield”. El puesto del nacional es paracortos.

“Acá los lanzadores no bajan de 92 millas, son lanzadores muy buenos y gracias a Dios me han estado saliendo bien las cosas. Eso también se debe a que he ganado un poco más de libras a partir del plan de alimentación, pero mantengo mi velocidad porque una de mis armas es robar bases”, añadió.

La campaña consta de 60 partidos, hay los lunes, martes, jueves y sábado. La mayoría de los integrantes de los equipos juegan ya vacunados contra el covid-19.

Pérez fue firmado por los Padres de San Diego en el 2020.

Jake, quien vivía en el barrio La Cruz de San José, fue a probar suerte en marzo del 2020 a República Dominicana con la intención de que lo contrataran.

Pero con poco tiempo allá empezó la pandemia del coronavirus y pospuso sus sueños. De hecho, el pelotero creyó que el covid-19 se había llevado sus esperanzas.

Sin embargo, en octubre de aquel año fue contratado por los Padres (que lo pusieron en una de sus sucursales, en este caso la dominicana), pero no jugó porque no hubo ligas.