AP, AFP .6 agosto, 2017
En su última carrera de los 100 metros, Bolt tuvo que conformarse con el bronce. AFP.
En su última carrera de los 100 metros, Bolt tuvo que conformarse con el bronce. AFP.

De ahora en adelante, Justin Gatlin será recordado más por la reverencia ante su eterno rival Usain Bolt,   que por las rechiflas.

Es cierto, Gatlin pudo haber estropeado este sábado   la fiesta de despedida de Usain Bolt,   con su sorpresiva victoria en los 100 metros del Mundial del atletismo.

Pero el estadounidense, de 35 años, también demostró humildad al inclinarse ante el tercero Bolt, como  una forma de expresarle al público la clase de impacto que ha tenido el extraordinario astro jamaicano en el deporte.

"Le tengo un respeto inmenso", declaró Gatlin, cinco años mayor que Bolt, quien tiene 30 años. "Él ha sido una inspiración para mí, pese a que es más viejo que yo", dijo en son de broma.

Gatlin  fue  abucheado en todo momento esta semana en Londres,   cada vez que su rostro apareció en la pantalla gigante del Estadio Olímpico y mucho más cuando su nombre  apareció en lo más alto de la tabla de resultados de los 100 metros del Mundial, última carrera individual de Bolt.

A esta altura, Gatlin está acostumbrado. Con sus antecedentes de dopaje, estuvo suspendido dos veces, la última sanción fue completada en 2010. El estadounidense siempre fue señalado como el malo de la película frente a la derroche de simpatía de Bolt.

Es algo que ya no molesta a Gatlin. Insiste que le tiene sin cuidado lo que los demás piensen de él, y que no le importan  los abucheos.

A pesar de ganar, Gatlin hizo una reverencia ante Usain, el mejor velocista de la historia. AFP.
A pesar de ganar, Gatlin hizo una reverencia ante Usain, el mejor velocista de la historia. AFP.

"Me enfoco en mis obligaciones" , afirmó Gatlin. "Supongo que es porque me convertí en rival de Usain, por eso los abucheos. Antes no me abucheaban", recordó.

“Sin importar los abucheos, puedo escuchar vítores", añadió.

Esas frases o gritos de apoyo son de sus colaboradores, sus familiares, sus amigos. "Los únicos que me importan" , señaló.

Esos mismos amigos resaltan lo difícil que es no fastidiarse por el reproche de los espectadores.

"Me duelo por él" , indicó su agente Renaldo Nehemiah. "No le digo nada, pero es algo que duele. Uno se puede dar cuenta. Pero conozco bien a Justin. Iba a responder de la manera adecuada", comentó.

Si algo no va a extrañar el jamaiquino, serán las cámaras y los periodistas. AP
Si algo no va a extrañar el jamaiquino, serán las cámaras y los periodistas. AP

Fue lo que hizo. Campeón olímpico en 2004, cuatro años antes del inicio del reinado de Bolt, y campeón mundial en 2017, con Bolt de retirada. Gatlin incluso imitó las tácticas de Bolt, al venir de atrás con un fantástico remate para rebasar a Bolt y a su compatriota Christian Coleman, quien ganó la medalla de plata.

El tiempo de Gatlin, de 9.92 segundos, no fue nada del otro mundo. Pero el objetivo principal era la victoria.

"Esto es surreal" , expresó Gatlin. "Usain me dijo, 'Felicidades, te lo mereces'. Un mensaje del número uno. Sabe lo mucho que trabajo", dijo el estadounidense.

Relámpago lo defendió
Usain besó la pista donde hizo maravillas y rompió récords. AP
Usain besó la pista donde hizo maravillas y rompió récords. AP

Bolt también le rindió respetos, y dijo que catalogar  a Gatlin como un villano ya no tiene sentido.

"Cumplió su suspensión y se ha esforzado para ser uno de los mejores", acotó Bolt. "Es uno de los mejores competidores que he enfrentado. Si me descuido, siempre te va a ganar" .

Fue lo que estuvo a punto de ocurrir hace dos años en el Mundial de Beijing. Gatlin cometió un error táctico en esa justa, al estirarse prematuramente en la meta, y Bolt se impuso por apenas una centésima. La ceremonia de premiación, al día siguiente, produjo otro momento amargo. Gatlin encaró a un fanático que había estado metiéndose con su madre.

Gatlin escoltó a Bolt en los Juegos Olímpicos de Río el año pasado. Ante la expectativa que despertó Bolt rumbo a Londres, la carrera de los 100 parecía ser una pelea por la segunda plaza.

Pero resultó que Gatlin había guardado fuerzas, y ahora asegura que no contempla retirarse y que podría llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Retiro era para Río 2016


Usain Bolt debió retirarse en los Juegos de Río 2016, en plena efervescencia, en pleno éxito, con tres oros olímpicos. Pero prefirió aguantar un año más y disputar el Mundial de Londres. Y le salió mal la jugada.

Cuando todo el mundo esperaba un final feliz, solo pudo ser tercero en la final de 100 metros.

Le devolvió el poder a Estados Unidos en la velocidad, con los dos primeros puestos de Justin Gatlin y Christian Coleman.

Bolt, de 30 años, desde las series de 100 metros en Londres buscó excusas, lanzando mensajes subliminales de que no se sentía fuerte.

El viernes en las calificaciones, la culpa de que no hiciera un buen tiempo (10.07) la achacó a los tacos.

“Tropecé al dejar los tacos de salida. No estoy muy contento con estos tacos. Creo que son los peores que he tenido en mi vida”, dijo .

Y cuando perdió la final el sábado, después de haber sido solo segundo en semifinales en su serie y tercero en la carrera decisiva, buscó nuevas excusas.

“La salida me mató”, admitió.

“Normalmente las cosas van mejor a medida que avanzan las rondas, pero no ha sido así. la salida me mató. Siento que fue eso

“Me puse un poco de presión porque sabía que si no tenía una buena salida y no entraba fácil en la carrera, tendría problemas. Me quedé demasiado atrás”, añadió.

Bolt no necesitaba este final. Para agrandar su leyenda le habría convenido retirarse en Río, como había anunciado en 2013.

Tras el Mundial de Moscú-2013, donde logró el triplete 100, 200 y 4x100, igual que Berlín-2009 y Pekín-2015, además de los Juegos de Londres-2012 y Rio-2016, anunció que se iría tras los Juegos brasileños, pero pudo más la presión, entre otros de los patrocinadores.