Bryan Castillo.16 junio
A Brasil le costó derrotar a una desconocida selección tica.
A Brasil le costó derrotar a una desconocida selección tica.

Los jugadores de Costa Rica que participaron en el Mundial de Italia 90 guardaban un secreto que fue dado a conocer por Mauricio Montero 30 años después de que la Tricolor enfrentó a la poderosa selección de Brasil en esa Copa del Mundo.

Este 16 de junio se cumplen tres décadas de aquel partido en el que la Tricolor perdió por la mínima ante una Canarinha plagada de estrellas como Taffarel, Branco, Dunga, Alemao, Valdo, Careca y Muller. La mejenga se realizó en el estadio Delle Alpi, en Turín a las 9 a. m., hora tica.

El Chunche recordó que Bora Milutinovic era un seleccionador muy detallista, tanto así que tenía videos de todos sus rivales, a pesar de que en ese tiempo era un güevo conseguir esas grabaciones.

Lo curioso es que Bora nunca les enseñó los videos de la selección brasileña, como sí lo hizo previo a las mejengas ante Escocia (1-0) y Suecia (2-1).

5 mundiales ha dirigido Bora, quien tiene 75 años.

“Antes del partido nosotros no vimos nada de Brasil, Bora trabajó muy bien la parte mental con nosotros. Él nos decía que aunque los brasileños eran muy reconocidos a nivel mundial, eran humanos como nosotros”, detalló Montero.

“Él nos dijo algo muy cierto y es que los brasileños inventan jugadas, ellos no son como los europeos que ya están programados y que repiten las cosas”. Mauricio Montero, exmundialista de Italia 90.

Cuenta que saltaron a la cancha con la convicción de faltarle el respeto a la poderosa Brasil, que nunca imaginó toparse a un equipo tan aguerrido.

“Para nosotros perder uno a cero fue como no haber perdido porque mucha gente decía que nos iban a golear y que seguramente nos iba a ir como El Salvador que iba a los Mundiales a que lo golearan. Al final del partido Bora nos dijo que hicimos un buen trabajo y nosotros le preguntamos por qué no nos había enseñado los videos de Brasil.

“Él nos dijo algo muy cierto y es que los brasileños inventan jugadas, ellos no son como los europeos que ya están programados y que repiten las cosas. Nos decía que estuviéramos concentrados, que nos paráramos bien y que tratáramos de adivinar lo que iban a hacer y eso nos funcionó mucho”, comentó.

Bora prefirió jugar con la mente de los jugadores ticos antes de enseñarles videos de los brasileños.
Bora prefirió jugar con la mente de los jugadores ticos antes de enseñarles videos de los brasileños.

Desesperados

El único gol de los sudamericanos cayó al minuto 33 a través de un disparo de Müller que le pegó en la costilla al Chunche y se fue al fondo del marco.

“Creo que si no me hubiera pegado la ataja Gabelo, pero al final fue gol y perdimos. Yo no me sentí mal porque fue una jugada muy rápida en la que no podía hacer nada”, recordó el exdefensor, quien cree que si no hubiese sido por esa jugada, el partido quedaba empatado.

Montero recordó que gran parte del partido los brasileños pasaron peleando entre ellos, pues querían golear a una desconocida y “débil” selección centroamericana.

“Ellos se gritaban, se decían de todo, se notaba que no estaban nada contentos porque seguro lo que querían era ganarnos por muchos goles”, añadió.

Enjache de Marchena

Además, la Sele tenía a Héctor Marchena, un jugador que no le negaba pata a nadie y así lo demostró ante Careca, quien era compañero de Diego Armando Maradona en el Nápoles y uno de los mejores delanteros de la época.

“A Careca no le gustó la entrada de Marchena y algo le dijo, pero Marchena no se quedó callado, así que entramos nosotros, empujamos a los brasileños y les dijimos que las cosas no eran así, que si querían se las podían hacer a otros, pero a nosotros no”, añadió Montero.

Otro que participó en ese partido fue Roy Myers, quien apenas tenía 21 años.

El Maravilloso relató que esa jugada en la que Marchena se le planta como un gallo de pelea a Careca inyectó a los que estaban jugando e incluso a los que estaban en banca.

“Hay cosas en el fútbol que marcan, así que cuando Marchena se le tiró de plancha y lo encaró, pensé que esto era más serio de la cuenta. Esa jugada nos hizo ver que ellos eran iguales, que no había nada imposible”, dijo.

Myers comentó que al minuto 71 ingresó de cambio por Claudio Jara y que la convicción del técnico era empatar el partido.

Le consultamos a ambos mundialistas si volvieron a Italia en algún momento y el Chunche nos dijo que desde aquella hazaña no lo ha hecho, pero que es un sueño pendiente, mientras que el Maravilloso se abusó, ya que fue cuando jugaba con el Peñarol de Uruguay (1992), con el MetroStar de la MLS (1999) y cuando era técnico del Saprissa en el 2009.