Sergio Alvarado.30 marzo
Aarón Suárez y Alonso Martínez fueron los autores del jugadón que marcó diferencia. Fotografia: John Durán
Aarón Suárez y Alonso Martínez fueron los autores del jugadón que marcó diferencia. Fotografia: John Durán

Los cachorros regresaron al once estelar de Andrés Carevic y una vez más demostraron que tienen un peso importante en la manada, ya que ellos fueron los que llevaron la batuta en una cancha que siempre se le complica a la Liga.

De hecho, la última vez que los manudos perdieron un partido fue en esta misma cancha, el 14 de noviembre del año pasado, cuando mordieron el polvo 1-0.

Fernán Faerron, Yurguin Román, Adrián Alonso Martínez, Bernald Alfaro y Jurguens Montenegro regresaron a a la formación titular, a quienes se les sumó el jovencito Aarón Suárez, que se convirtió en protagonista al jalarse la jugada del partido.

De nuevo Carevic tuvo que buscar variantes al no contar con los seleccionados mayores que este martes perdieron 1-0 ante México en una mejenga amistosa realizada en Austria. Tampoco estuvo Alex López, que está con la selección hondureña.

Además, los manudos no ganaban en la cancha del Carlos Ugalde desde el 12 de abril del 2017 cuando triunfó 1-0 por el torneo de Verano 2017 con gol de penal marcado por Michael Umaña.

Pero que los manudos hayan logrado romper esa estadística no significa que se la hayan pasado tranquilos en Ciudad Quesada, pues los toros del norte los tuvieron muy presionados.

Marcel Hernández la peleó fuerte con la defensa de San Carlos. Fotografia: John Durán
Marcel Hernández la peleó fuerte con la defensa de San Carlos. Fotografia: John Durán

Desde que Gustavo Martínez tomó el equipo, los norteños tienen otra cara, se muestra como un equipo más combativo, más peligroso, que en su campo siempre propone y que va a muerte por los puntos.

La Liga naturalmente no es un equipo que vaya a esperar o especular a ningún lado, su estilo ni su planilla se lo permiten por lo que salió a apretar, así que desde el arranque la cosa se puso buena.

A los 19 minutos Marcel Hernández tuvo una de las oportunidades más peligrosas del primer juego, con un buen remate entrando al área que tapó bien el meta norteño Luis Alpízar.

Los toros marcaron bien en la media lo que provocó que a los leones no les llegara la pecosa con facilidad, lo que complicó el brete del artillero cubano y de Jurguens.

A Álvaro Saborío se le olvidó durante el juego la amistad y el cariño que le tomó a la Liga en el torneo pasado, ya que pulseó con todo el gol y las peleó todas en las alturas con Faerron, que lo mantuvo bien vigilado.

El chamaco no se arrugó ante el colmilludo goleador norteño, tanto así que en el primer tiempo enjachó feo a Sabo por jalarle la chema, por lo que sus compañeros le pidieron que le bajara la intensidad al reclamo para no ganarse una amarilla a pura bulla.

Ojo que la Liga pudo adelantarse en el primer tiempo, pero el árbitro Adrián Chinchilla se comió un penal, al no señalar un jalonazo de Keylor Soto sobre Alonso Martínez dentro del área que era falta.

La defensa eriza también se fajó bonito para frenar las intentotas de los Toros./ Fotografia: John Durán
La defensa eriza también se fajó bonito para frenar las intentotas de los Toros./ Fotografia: John Durán
Jugadón

Cuando arrancó el segundo tiempo, San Carlos chocó con pared, ya que los planes le cambiaron por completo cuando apenas en un minuto le cayó el gol erizo, los llamados goles de camerino.

Alonso y Aarón Suárez se jalaron un jugadón a puro toque y velocidad que dejó mal parada a la defensa local y terminó en un pepino digno de aplaudir.

Martínez le puso la pecosa a Suárez y de inmediato se metió al área, por lo que Aarón le puso un pase espectacular en medio de la zaga norteña que Alonso definió con un toque preciso y precioso.

Con el marcador en contra, a los Toros no les quedó otra más que apretar, sacar gente en la media para fortalecer el ataque, como sacar a Wílmer Azofeifa para darle oportunidad a Aldo Magaña.

Brandon Aguilera se comió el poste tratando de llegarle a una bola, se levantó y siguió como si nada. Juventud divino tesoro. Fotografia: John Durán
Brandon Aguilera se comió el poste tratando de llegarle a una bola, se levantó y siguió como si nada. Juventud divino tesoro. Fotografia: John Durán

San Carlos sumó gente arriba, pero no la pegó y tampoco fue que encerró a los manudos en su marco, ni que Mauricio Vargas se convirtió en protagonista, ya que la Liga sacó el colmillo y cerró filas.

En procura de lograr el empate, los toros dejaron espacios, por lo que la rapidez manuda los complicó, como al 86 cuando Jurguens por poco marca el segundo, cuando se mostró inseguro en el mano a mano con Alpízar y sacó un remate desviado.

La Liga hizo mesa gallega, ya que volvió al triunfo después de un par de empates, vengó su última derrota ante los norteños, le sacó once puntos al segundo lugar, Santos, sigue invicta y sigue en la cima de la clasificación.