Karol Espinoza.16 febrero
El gol de Aguirre le devolvió el alma al cuerpo a los brumosos. Foto Jeffrey Zamora
El gol de Aguirre le devolvió el alma al cuerpo a los brumosos. Foto Jeffrey Zamora

Parece que en la Vieja Metrópoli si no se sufre no se goza y este domingo tuvimos un ejemplo de eso.

Cartaginés venció 1-0 a Limón con gol de Joaquín Aguirre al minuto 95, en un choque en el que Marcel Hernández falló un penal a los cinco minutos y en el que los porteros fueron protagonistas.

Esta vez Medford podrá tener una tarde de domingo más tranquila. Rafael Pacheco
Esta vez Medford podrá tener una tarde de domingo más tranquila. Rafael Pacheco

Un resultado muy doloroso para Limón que cae al último lugar de la tabla general y merecido para un conjunto brumoso que fue el que más buscó el gol.

Una gran ventaja de Cartaginés fue que su portero Darryl Parker no le falló este domingo, porque los caribeños lo pusieron a prueba en solo dos jugadas al final del partido y el futbolista respondió.

Antes del gol, o sea, durante todo el partido, lo que sí fauleó a los locales fue la falta de definición, las malas decisiones en la última jugada y también la excelente mañana del guardameta limonense Dexter Lewis.

Los pupilos de Hernán Medford entraron al campo intentando borrar la presión que han cargado en este Clausura 2020, torneo al que llegaron con la idea de ser protagonistas, pero no lo han conseguido.

A los dos minutos, en el primer ataque brumoso, hubo un pase de Jeikel Venegas para Marcel Hernández, pero Dexter le desvió la bola con una mano.

En ese momento parecía que veríamos un tiro de esquina, pero no fue así, ya que el central Allen Quirós señaló un penal por una falta de Kareem McLean por golpear en la rodilla a Venegas y derribarlo antes del pase al cubano.

Marcel está vez se fue sin anotar e incluso botó un penal. Foto Jeffrey Zamora
Marcel está vez se fue sin anotar e incluso botó un penal. Foto Jeffrey Zamora

La polémica se armó, Quirós fue a hablar con el línea Marvin Meza y mantuvo su decisión.

La responsabilidad del cobro quedó en los pies de Marcel, pero lo que más de uno veía como un gol claro no lo fue, ya que Hernández mandó la pecosa encima del horizontal ante el asombro de los blanquiazules.

Y es que parece que si no se sufre, no se puede ser aficionado al Cartaginés, equipo que trató de que ese zafis no le bajara el ánimo.

Dexter Lewis había sido la figura de Limón hasta que salió mal en el gol. Rafael Pacheco
Dexter Lewis había sido la figura de Limón hasta que salió mal en el gol. Rafael Pacheco

Al minuto 12, en otro ataque armado por Venegas, este le sirvió el balón a Marcel, pero su cabezazo pegó en su compañero Edder Solórzano y el rebote se lo comió Jonathan Hansen, quien mandó el balón desviado por encima del marco. Era otra opción clara desperdiciada por los brumosos, de esas que se pagan caro.

La ventaja para los muchachos del Pelícano era que al frente estaba Limón, al que le costaba el juego, especialmente cuando se fue expulsado su técnico Ricardo Allen, al minuto 26, por supuestos reclamos.

A pesar de eso, los visitantes lo intentaron con todas sus limitaciones y al minuto 33 tuvieron la primera llegada clara con un remate de Alexánder Espinoza, quien mandó la bola encima del palo defendido por Parker.

Un minuto después, Espinoza se la volvió a comer tras una diagonal de Yuaicell Wright por el sector derecho, el talentoso volante le dio mal a la bola frente al marco, obligando a la defensa brumosa a desviar al tiro de esquina

Parecía que llegaban los mejores momentos limonenses, pero con equipos tan irregulares nunca se sabe qué puede pasar y fue Cartaginés el que volvió a tener un chispazo al minuto 43, cuando Dexter desvió con las manos un remate de Manfred Russell.

Jeikel Venegas fue de los puntos altos del equipo brumoso. Foto Jeffrey Zamora
Jeikel Venegas fue de los puntos altos del equipo brumoso. Foto Jeffrey Zamora

En el cobro del tiro de esquina luego de esa jugada, Lewis tapó un cabezazo de Heyreel Saravia, al desviar con el puño izquierdo un balón que se encaminaba al fondo del marco.

A esa altura del partido quedaba claro que si el juego estaba sin goles era únicamente por las intervenciones acertadas del portero caribeño.

En el segundo tiempo las cosas estuvieron muy parejas, aunque con más trabajo para Dexter, al que Venegas le anotó al minuto 65, no obstante, la jugada se anuló por un fuera de juego clarísimo.

Conforme pasaban los minutos se notaba la presión para ambos equipos.

Limón no bajó los brazos y Parker le ahogó el grito de gol al minuto 86, al achicarle un remate a Darlon Levell, quien recibió el pase de Espinoza.

Levell se sacó a un defensor, el arquero blanquiazul salió a achicar y ante el remate del rival la bola pasó en medio de las piernas del portero , que acabó enviando al tiro de esquina.

La anotación de Aguirre le dio mucha paz a los jugadores brumosos que no iniciaron de la mejor manera el torneo. Foto Jeffrey Zamora
La anotación de Aguirre le dio mucha paz a los jugadores brumosos que no iniciaron de la mejor manera el torneo. Foto Jeffrey Zamora

Casi que de inmediato, a Darryl le tocó desviar otro remate peligroso de Johhny Gordon.

El central Quirós no pitó un penal para Limón cuando Diego Estrada tocó por detrás en el área a Andrey Francis. En ese momento parecía que el 0-0 era definitivo, pero no fue así.

Dexter le negó el gol a Estrada con un tapadón y envió el balón al tiro de esquina.

Sin embargo, en dicho cobro, Lewis salió mal y entonces a Joaquín Aguirre le llegó la pecosa para que solo tocara de zurda y poner así el 1-0 cuando no quedaba tiempo para nada más.