Erick Quirós.12 febrero
Granados fue la gran figura rojiamarilla. Foto: Rafael Pacheco
Granados fue la gran figura rojiamarilla. Foto: Rafael Pacheco

Cartaginés empezó con el pie izquierdo su visita a Herediano de este miércoles, ya que llegó a jugar sin su máxima figura, el artillero cubano Marcel Hernández, en un estadio difícil y contra un equipo florense que cada vez juega mejor.

Una hora antes de la mejenga, ya se sabía que el equipo brumoso nadaría contra la corriente en el Rosabal, pues anunciaron que Hernández no sería parte del encuentro debido a una molestia muscular.

El primer tiempo fue disputado, después llegó en festín florense. Foto: Rafael Pacheco
El primer tiempo fue disputado, después llegó en festín florense. Foto: Rafael Pacheco

“Nuestro delantero Marcel Hernández presentó una molestia durante el juego ante San Carlos. Y por recomendación médica se prefirió cuidar para no exponerlo”, comunicó el club.

Ante este panorama, Cartaginés nadó contra corriente sin su líder, goleador y mejor jugador, ya que no hubo nadie que tratara de corregir los errores en defensa, ordenara la media cancha y mucho menos metiera las escasas opciones de gol brumosas.

En lugar del cubano jugó de titular el argentino Jonathan Hansen, que ni se notó. Keyner Brown y Aarón Salazar lo tuvieron a mecate corto, además, el sudamericano no es que se destaque por su habilidad.

Del otro lado se dieron el lujo hasta de guardar fichas que han sido claves en los últimos campeonatos como el defensor Ariel Soto, quien llevaba 2.130 minutos sin salir de la cancha, es decir jugó 23 partidos seguidos y se convirtió en uno de los hombres de confianza de Diego Giacone.

También le dieron descanso a Randall Azofeifa, quien junto con Óscar Esteban Granados son los encargados de poner orden en el medio campo del Team.

Marcel desde las gradas poco podía hacer. Foto: Rafael Pacheco
Marcel desde las gradas poco podía hacer. Foto: Rafael Pacheco
Tarde pero seguro.

A pesar de que el panorama no pintaba bien para los brumosos, el equipo dirigido por Hernán Medford hizo un primer tiempo aceptable con Christopher Núnez como su mejor hombre.

Los blanquiazules tuvieron la bola en su poder, pero se notaba la ausencia del cubano pues las llegadas nunca inquietaron a los florenses.

Al minuto 25, Berny Burke hizo una buena jugada individual dentro del área brumosa y de no ser porque Parker estaba en todas, hubiera caído el primer gol de los locales.

Luego Bryan Rojas, al 37, tuvo su chance mediante un tiro libre, pero mandó la pecosa por encima del marco.

Parker otra vez volvió a meter las patas. Foto: Rafael Pacheco
Parker otra vez volvió a meter las patas. Foto: Rafael Pacheco

El buen juego visitante duró tan solo 45, pues Herediano empezó a apretar en la segunda parte y ahí fue donde se marcó la diferencia.

Al minuto 50, Bryan Rojas, que estaba con un talón en fuera de juego, remató un buen pase de Granados que detuvo Parker, luego Burke recogió el rebote y centró de nuevo algo que aprovechó el capitán rojiamarillo para meter el primero.

A partir de ahí comenzó la fiesta, como ya es costumbre en cada partido del Team en el Rosabal.

En esta ocasión Parker, que venía de fallar contra San Carlos, el domingo anterior, hizo lo que pudo pero el ataque florense fue intenso.

Al 72 le tocó el turno a Yendrick Ruiz de poner su nombre en el marcador, tras un rebote del portero brumoso que rechazó un derechazo de Fuller.

Sin embargo, lo bueno que había hecho el arquero lo borró al final del partido luego de que Yeltsin Tejeda le hiciera un tiro que no parecía llevar peligro, pero la bola se le resbaló de las manos a Daryl y se anidó en su portería, al 91.

En la banca Medford no sabía ni cómo reaccionar y lo que hizo fue taparse la boca, ya que él le había dado el respaldo a Parker en los últimos partidos, a pesar de sus constantes peladas.

Al final, Parker terminó llorando, por lo que sus compañeros y rivales como Esteban Alvarado, Yendrick Ruiz y el entrenador de porteros Miguel Segura llegaron a consolarlo, pero el portero salió muy agüevado.

A los brumosos les tocará cruzar los dedos para que el cubano regrese para el partido del domingo ante Limón, en el Fello Meza.