Jugador de Limón fue castigado por supuesto pellizco a árbitro

Por: Andrés Mora 17 enero
Kevin #21) no aguantó la tentación o el colerón y soltó pellizco. Foto: Asociación Deportiva San Carlos

El volante de la Tromba del Caribe Kevin Cunningham fue castigado por el Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) con cuatro partidos y ¢200 mil de multa porque supuestamente pellizcó a un árbitros al final del partido del miércoles 15 entre Limón y San Carlos (perdió Limón 1-2).

La mejenga fue pitada por William Matus y lo asistieron William Chow y Emanuel Alvarado. El cuarto árbitro fue Henry Bejarano.

Kevin supo ayer del castigo y reaccionó de una vez y dijo que nada de cruzarse de brazos: demandará a Bejarano.

La Teja habló con el futbolista:

-¿En qué momento se dio el encontronazo si usted ni fue expulsado?

Yo no tuve ningún encontronazo con nadie, cuando terminó al partido voy a entrar al túnel y hay dos personas discutiendo.

Voy a pasar y el árbitro está delante mío, yo le digo ‘con permiso’, él se devuelve y me dice que me va a reportar, él sigue con su teatro diciendo ‘yo lo reporto’ e insistía en que yo lo pellizqué. Yo le dije: 'Henry, veame a la cara, yo nunca lo pellizqué.

Yo voy a defenderme con todo, a mí me preguntaron y yo dije, por mi madre, yo a él nunca lo pellizqué. Sí lo tocó normal, pero es increíble que va a llenar un informe y va a mentir para perjudicar a una persona, él sabrá lo que hizo.

-¿Usted ha tenido antes algún roce con Bejarano?

Cuando yo jugaba con Uruguay una vez yo iba igual para el camerino y él me había dicho una frase, me dijo: ‘no jodás, negro’. Le dije: 'Henry, conmigo no se equivoque hablando de esa manera' y seguí caminando. Ahí quedó en ese momento esa situación.

-¿Apelará la sanción?

Esta nueva situación no va a quedar ahí porque me ha costado mucho volver a jugar, estuve un año sin jugar y no voy a permitir que un mentiroso haga un informe y que la Comisión simplemente me sancione injustamente, hasta al mismo comisionado le pregunté: dígame usted cuándo lo pellizqué y me respondió ‘vamos a ver qué va a poner, tiene que mandarme el informe’.

Henry me dijo que él era árbitro FIFA, me señaló el gafete, no sé qué quería darme a entender, solo él sabrá. Yo me voy a defender, lo puedo volver a ver a la cara y le puedo decir que es un mentiroso y lo digo públicamente, y se lo dije, lo juro por mi mamá.

Mi abogado va a hacer lo que tenga que hacer y voy a ir hasta las últimas consecuencias, me ha costado volver a jugar para que un árbitro diga que le hice algo y no fue así. Vuelvo y repito: él sabe que nunca lo pellizqué.

-¿Si lo hubiera pellizcado lo diría?

Yo soy un jugador, pero antes una persona y tengo principios, mi mamá me enseñó educación, una cosa es que vaya fuerte a la pelota en la cancha a que le falte el respeto a una persona. Mi mamá me enseñó principios y no vo ya faltarle el respeto ni a él ni a nadie.

Una cosa es competir dentro de la cancha y otra es fuera de la cancha, yo tengo educación y soy respetuoso y los que me conocen saben cómo soy yo. No voy a permitir que una persona venga a mancharme con mentiras.