.9 junio, 2018
Harold Navarro cuida a esta nave como el chineado de la casa Foto: Cortesía.
Harold Navarro cuida a esta nave como el chineado de la casa Foto: Cortesía.

El chuzo de Harold Navarro Ferreto es de esos que soporta cualquier camino, no hay trayecto que lo detenga, es un Land Cruiser cumple con aquel dicho: “usted puede ir rápido, pero yo puedo ir a todas partes”, una característica clásica de estos maquinones.

A pesar de que esta nave de 1977 se puede meter a cualquier barrial, su dueño, un vecino del centro de Pérez Zeledón, la tiene bien chineada y no la maltrata tanto, prefiere admirar su belleza mientras se encuentra limpia como un ajito, en lugar de estar con barro hasta el techo.

La nave es pura potencia a la hora de subir cualquier camino o terreno. Foto: Cortesía.
La nave es pura potencia a la hora de subir cualquier camino o terreno. Foto: Cortesía.

“El carro es motor 3.000 y se encuentra en perfectas condiciones, se usa solo los fines de semana o en paseos, es como un juguete familiar por así decirlo, no se usa para andar en la montaña ni en barro ni nada de eso, se tiene para giritas de la casa”, destacó el dueño, quien trabaja como profesor de Estudios Sociales en el Liceo Aeropuerto Jerusalén, ubicado a unos cuatro kilómetros del centro de Pérez.

Navarro tenía seis años de buscar un modelo como este, vio unos diez hasta que hace año y medio finalmente dio con el chuzo, motivo por el que es tan ceñido con tenerlo en perfectas condiciones, costó mucho para andar a lo que caiga.

El estilo clásico de este chuzo es algo que cautivó a su dueño. Foto: Cortesía.
El estilo clásico de este chuzo es algo que cautivó a su dueño. Foto: Cortesía.

“Aguantaría sobrado y sin problema todas esas actividades que hacen acá, viera cómo hay gente que tiene esos carros, pero yo no he querido meterme ahí, para no maltratarlo, porque aunque aguante, es de uso familiar, hay clubes que salen a todo lado, pero no me he metido con ellos”, explicó.

Por un amigo, Marco Agüero, de un grupo de bicicleteros, es que le pasaron el santo de la nave, entonces se puso atrás del negocio.

Este llantón intimida al tenerlo al frente. Foto: Cortesía.
Este llantón intimida al tenerlo al frente. Foto: Cortesía.

”Mi amigo me pasó unas fotos y un contacto de un señor en San Ignacio de Acosta. Luego me dijo que el carro estaba muy bonito, que lo estaba vendiendo, que lo había visto en páginas de Internet. Fui a ver el carro, lo negociamos y como al segundo día me lo fui a traer, estaba en muy buenas condiciones, eso me motivó”, detalló Harold.

Este generaleño no quería complicarse la existencia con una nave que hubiera que repararla mucho, restaurarla o andar detrás sacándole papeles, por lo que así el trato salió fácil, no ha tenido que meterle mucho, salvo los cuidados normales que requiere un auto antiguo como este.

Por dentro la nave también anda muy bien cuidada. Foto: Cortesía.
Por dentro la nave también anda muy bien cuidada. Foto: Cortesía.

“Lo único que le he hecho es mantenimiento de frenos hace un año, hace poquito se le arregló el diferencial de atrás, pero han sido cosas mínimas, después cambios de aceite y llévelo donde usted quiera. Consulto a la gente que sabe más, porque en realidad uno es nuevo en esto”, agregó.

Siempre que su dueño anda trepado en este bichote, llama la atención de quienes lo ven y las preguntas sobre él y si está en venta salen a cada rato, pero la respuesta es solo una: "no está a la venta", porque a Harold le ilusiona que sea un legado para sus dos hijos y hasta en un futuro para sus nietos.

En los caminos más chivas de Pérez Zeledón, esta nave anda siempre luciéndose. Foto: Cortesía.
En los caminos más chivas de Pérez Zeledón, esta nave anda siempre luciéndose. Foto: Cortesía.

“El que más me ha ofrecido (para comprarlo) es un señor que me dijo que tenía seis millones para llevarse el carro así como estaba, por ahora no tengo ningún interés en venderlo, yo tengo un Hilux muy bonito y la verdad que prefiero deshacerme de ese carro en lugar de este, si tuviera que hacerlo, es que viera el vacilón ya hasta mi hijo de 13 años aprendió a manejarlo y todo”, indicó el fiebrazo.

Por ejemplo, cuando Navarro va al cole con esta nave, todo mundo tiene que ver con él, tanto los chiquillos como otros maestros, es una joyita que todos admiran, por lo que prefiere mantenerlo tal cual y seguir así, jalando piropos.

¿Cuál es la manera correcta para el mantenimiento de los diferenciales de mi carro?
Evitar cruzar o transitar por agua que llega o pasa encima del eje del auto. Si no es posible evitarlo, lleve el carro en cuanto se pueda a un lugar para revisar el aceite de la caja y la corona. Si entró agua estará lechoso o el nivel será más alto. Entonces debe cambiar el aceite de inmediato. Además,  no utilice aceites baratos, obsoletos o aquellos que no cumplan normas, hay que tener cuidado con la viscosidad del aceite que se coloque.