Ivannia Badilla es la responsable de tener esta Volkswagen que enamora a los amantes de los motores

Por: Andrés Mora 6 enero, 2019
Un par de coquetas viajan juntas, el carro e Ivannia que hacen yunta perfecta. Fotos Cortesía

Ella recorre las calles de Costa Rica enamorando a todos los que la alcanzan a ver, se trata de Penélope, la Volkswagen de 1974 que Ivannia Patricia Badilla Corrales transformó.

Esta vecina de Guácimo Centro es una amante de los motores, pero de los viejitos, bueno Ivannia reconoce que le encantan de todo tipo de antigüedades, porque además de este carro tan especial en su casa tiene máquinas de coser, toca discos y otro montón de cosas que ya no se usan en la vida cotidiana.

La nave es especial y no solo por el diseño que le puso Ivannia, sino también porque es versión alemana de pasillo, de lujo con venilla metálica a la mitad, de 100 hay dos que lo tienen. Es una edición limitada que se sacó.

“Este clásico es exclusivo, la compré en Alajuela el 8 de febrero del 2016, va a cumplir tres años, pero no la compré en este estado, estaba deplorable, yo ya tenía tiempo ahorrando aunque en realidad no la andaba buscando”; confesó la caribeña.

A más de uno debe pasar haciéndole ojitos este chuzo. Fotos Sylvia Núñez
¿Cada cuanto se deben cambiar las puntas de eje de mi carro?
“Si al girar en una vuelta escucha un sonido extraño que disminuye al enderezar la dirección, posiblemente las puntas de eje se encuentran dañadas y haya que reemplazarlas de inmediato para evitar quedarse varado. importante hacer revisiones periódicas  para verificar que las botas de eje se encuentren en buen estado, ya que si están rotas las puntas se deterioran de manera muy rápido con el polvo, el agua y la pérdida de grasa que guarda la bota”, explicó Bryan Guido, mecánico automotriz (teléfono: 8603-5135).

“La encontré por unos amigos que la vieron en venta y sabían que tenía ganas de comprarme una desde hacía mucho, estaba en un precio accesible, llamé, acordamos vernos y fui con estos amigos, la revisaron porque yo no tenía muchos conocimientos, de hecho nada, revisaron, motor, lata y la compré ese mismo día, también ese mismo día me la traje”, agregó.

Ivannia pagó millón y medio por este carro al que tuvo que empezar a meterle mucha platita y principalmente mucho amor porque había estado más de un año botada.

Tuvo que gastar año y medio poniéndole bonito para que quedara tal cual circula en la actualidad.

De hecho para explicar el encanto, Badilla usa un lema de los llamados bocheros: “nosotros no elegimos los carros, los carros nos eligen”.

Por dentro lo tiene Ivannia hecho una belleza. Fotos Cortesía

“Yo la hice muy coqueta, tiene sombrero, los ojos, pestañas, le hice una boca, las cortinas están pensadas para ella, tiene blanco y anaranjado pero en contraste, el techo por dentro tiene flores pintadas por mi a mano, el volante lo pinté yo, le hice muebles en madera por dentro con detalles femeninos, fui a un torno para que me hicieran la bola de las marchas”, recordó.

Dice que la quería muy femenina pero no payaseada, por eso no tiene muchas calcamonias.

“Esto es un sueño en construcción y ahora todo mundo la conoce, en Puerto Viejo me gritaban, se saben el nombre de ella y no el mio. Penélope es un nombre que me gustó para ella, ya lo tenía años antes, es que tenía todos los detalles, todo, todo antes de comprarla y tenerla”, aseguró.

Badilla la compró cuando tenía 33 años pero recuerda que desde que tenía 21 pensaba en el momento de tenerla.

A Penélope, le gusta participar en eventos como el carnaval de San José para vestir sus mejores galas. Fotos Sylvia Núñez

“Hay que tener muchas paciencia y amor, sino cómprese uno nuevo, porque uno sabe que va a llevar dolores de cabeza, por eso nos dicen soñadores, porque vemos lo que va a quedar durante años. A mi me falta la escalera, pero es un detalle, uno nunca deja de meterles; ya me compré otro y estoy empezando de cero, son juguetes muy caros”, dijo.