Deportes

Clásicos marcan a Saprissa de formas muy distintas

En el torneo pasado lo golearon, se recuperó y fue campeón, en este le ganó a la Liga y se vino abajo

Saprissa está marcado por los clásicos, para bien o para mal.

El Monstruo puede venir por los suelos y usar al León para levantarse, pero también puede andar tanto en las nubes que rapidito aterriza.

Esos dos escenarios los ha vivido en los últimos dos torneos.

En el último clásico de la fase regular del torneo pasado, Saprissa venía dando tumbos y le llegó el deseado partido ante la Liga, el 18 de abril de este año, pero terminó con una paliza de 5-0 en la propia Cueva.

Los morados tocaron fondo y echaron al técnico Roy Myers, contrataron a Mauricio Wright y pegaron una de las remontadas más históricas del club.

En cuestión de siete partidos el Monstruo alzó el título, dejó por fuera en las semifinales a su máximo rival e hizo olvidar la catastrófica temporada que tuvo.

En la semifinal ante los manudos se vio a un conjunto tibaseño con coraje, dejando sudor y sangre en el terreno de juego y ganando la serie con un global espectacular de 6-5 (4-3 en el Ricardo Saprissa y 2-2 en el Morera Soto). Ese es el Saprissa motivado.

Luego le ganó la final a Herediano, casi a puro nombre y viviendo del levantín moral que se pegó a costa de los rojinegros.

La otra cara

En el actual torneo, los morados iniciaron a todo gas, enfrentaron a la Liga en la final de la Supercopa y la golearon 4-1.

Luego se vino el primer clásico de la temporada, con triunfo morado 4-2, luego de estar abajo en el marcador 2-0. Saprissa era el líder, le sacaba cinco puntos de distancia a los manudos y todo pintaba color de rosa.

Pero otra vez el clásico volvió a marcar al Monstruo, aunque esta vez fue para mal.

El Monstruo seguía embriagado de triunfo y Sporting le dio un ubicatex con un sonado 4-0 del que todavía no se repone.

Un juego después fue San Carlos, equipo que no había ganado en 9 fechas, se sonó al campeón nacional con marcador de 1-0.

Ese par de mazazos mandaron al Sapri al cuarto lugar, irónicamente, un punto abajo de una Liga que ahora es tercera.

Cosas raras

El técnico Mauricio Wright, luego de la derrota contra los Toros del Norte, no halló la forma de explicar el descalabro de su equipo, pese a que él dice tener muy claros los motivos.

“En el fútbol es extraño explicar las cosas muy puntuales, un día se reciben muchos goles, pero hubo varios partidos donde no recibimos.

“Hemos tenido un desequilibrio, en un juego donde recibimos muchos goles (cuatro contra Sporting) pero hemos tratado de ser regulares, estamos debiendo en ofensiva. Saprissa sabe lo que se juega en cada salida, son finales”, expresó el técnico morado.

Sin embargo, eso de que los morados enfrentan cada partido como una final no es tan cierto porque realmente a Saprissa le interesa mantenerse entre los cuatro primeros, o no muy alejado de los puestos de clasificación, como lo asegura el periodista de Monumental Rodolfo Mora.

“A Saprissa no le interesa ser el más constante, ni romper récords de puntos ni ser el líder. Lo que le importa es meterse en las semifinales y sacar los partidos importantes allí. Es de los equipos más emocionales del campeonato. Tiene esa capacidad de transformarse en pocos días”, expresó Mora.

Añadió que a Saprissa le gustan los clásicos, los partidos importantes y que es un equipo especialista en acomodarse a la forma en la que se juegue el torneo.

“No necesariamente eso es bueno para el campeonato”, sentenció el comunicador.