AFP .11 marzo
Hasta los fotógrafos tenían ingreso restringido al terreno de juego para las fotos de la mejenga. (Photo by - / GETTY/UEFA / AFP)
Hasta los fotógrafos tenían ingreso restringido al terreno de juego para las fotos de la mejenga. (Photo by - / GETTY/UEFA / AFP)

La historia del París Saint Germain cambió con Keylor Navas en el marco. Los franceses superaron este miércoles la maldición de los octavos de final que le perseguía desde hace tres años al derrotar 2-0 al Borussia Dortmund (2-1 en la ida) en un Parque de los Príncipes con gradas vacías como medida de prevención ante la epidemia del coronavirus.

El tico tuvo poca participación, pero cuando lo exigieron mostró porque tiene tres Champions en sus vitrinas.

Con Kylian Mbappé en el banco de inicio, aquejado de un resfriado, Neymar tomó la responsabilidad y anotó de cabeza el 1-0 (28), antes de que la conexión española entre Pablo Sarabia y Juan Bernat finalizase con gol del lateral zurdo (45+1), permitiendo al cuadro parisino superar unos octavos en los que se había estrellado en las tres últimas ediciones de la Champions.

El PSG logró la hazaña sin el calor de su afición. Foto AFP
El PSG logró la hazaña sin el calor de su afición. Foto AFP
Neymar fue clave

Si el campeón francés regresó entre los ocho mejores del continente europeo luego de haber caído ante el Barcelona, el Real Madrid y el Manchester United los últimos cursos, fue en gran parte sustentado en la figura de un Neymar que se había perdido por lesión los enfrentamientos ante los merengues y los Diablos Rojos.

El jugador de los 222 millones de euros dio argumentos a favor de la rentabilidad de su fichaje tras haber anotado en Alemania el gol que dio vida a los parisinos y este miércoles el que abrió el camino de la clasificación.

Fue en el minuto 28, cuando un centro medido con rosca de Di María al corazón del área a lanzamiento de córner encontró la testa de Ney, que cabecea más dormido, pero esta vez se libró de la marca del marroquí Achraf Hakimi para anotar el 1-0 y llevar el delirio a los seguidores parisinos... congregados en los aledaños del estadio.

Los jugadores del PSG se asomaron por los muros del estadio para celebrar con los aficionados que estaban afuera. Foto AFP
Los jugadores del PSG se asomaron por los muros del estadio para celebrar con los aficionados que estaban afuera. Foto AFP

Precisamente el silencio del templo parisino pareció servir como hipnótico paralizante a un Borussia Dortmund muy lejano de la versión ofrecida en la ida, una impotencia ofensiva reflejada en el discreto partido de su delantero prodigio: Erling Haaland.

Minutos antes del gol, el PSG avisó con un duro remate de Cavani que el arquero suizo Roman Burki desvió milagrosamente a tiro de esquina.

Un lanzamiento de falta del inglés Jadon Sancho (35) detenido en dos tiempos por Keylor Navas fue la mejor ocasión de los de Lucien Favre, que finalizaron el choque con un hombre menos al ver la tarjeta roja Emre Can luego de discutir con Neymar.

La expulsión de Emre Cam le abrió camino a los franceses. Foto AFP
La expulsión de Emre Cam le abrió camino a los franceses. Foto AFP

La liberación que supuso para los hombres de Thomas Tuchel se pudo comprobar cuando la plantilla parisina se asomó a un balcón del Parque de los Príncipes para festejar el pase con los miles de aficionados que les vitoreaban desde la calle.

Superado el muro de los octavos, y tras librar el ‘muro amarillo’ con un Neymar en forma, el PSG puede mirar a la Champions libre de complejos y malos recuerdos.