Andrés Mora.18 enero
La doctora Gabriela Chacón le tiene el ojo puesto al Indio para que esté bien cuidado. Foto: Cortesía
La doctora Gabriela Chacón le tiene el ojo puesto al Indio para que esté bien cuidado. Foto: Cortesía

Las próximas carreras de atletismo costarricense echarán de menos a don Leonel Valerín, el popular Indio Leo, quien debido a problemas de salud tendrá que abandonar las competencias sobre el asfalto.

El adiós del Indio aún no es definitivo, pero si incierto, ya que le diagnosticaron presión arterial alta, la cual de seguir en actividad podría provocarle una muerte súbita. Afortunadamente, el Indio leo llegó a tiempo con el médico y sacó ventaja en esta carrera por su vida.

“Definitivamente tengo que hacer un alto y con todo el dolor de mi alma, después de 30 años de darle. En las ultimas carreras me sentía como asfixiado y con falta de fuerza en las piernas, por lo que visité a una doctora amiga que también es atleta y me dijo que tenía la presión en 165 sobre 105. Ella me dijo que llegué a tiempo porque estaba expuesto a una muerte súbita”, comentó Valerín.

Leonel, quien tiene 63 años de edad y nunca ha padecido de nada, es un amante del atletismo, de andar en bicicleta, de mejenguear y hasta le entra a la zumba, pero ahora tendrá que tener cuidado.

De hecho tocaba la pecosa todos los jueves con un grupo de compas, pero el jueves anterior tuvo que faltar por primera vez, ya que a principios de semana realizó una prueba de esfuerzo en la que le diagnosticaron el problema.

Leonel sigue poniéndole bonito en su taxi. Fotografia Marcela Bertozzi
Leonel sigue poniéndole bonito en su taxi. Fotografia Marcela Bertozzi

El Indio todavía no sabe sin este parón forzado será por un corto tiempo o para siempre. Este famoso personaje del atletismo tico está siendo atendido por la doctora Grabriela Chacón, en el Porvenir de Desamparados.

“Me sometió (doctora) a una prueba de esfuerzo en la que uno debe llegar a 21 puntos y apenas hice 13. Tuve que decirle que la parara porque me estaba ahogando. Ahora estamos haciendo otras pruebas y exámenes, ya que me salió la presión alta y eso es muy peligroso, pero también me mandó una placa de pecho y un ecocardiograma para verificar que no tenga problemas de corazón” señaló.

La noticia no le ha caído nada bien a este taxista vecino de Lourdes en Montes de Oca,ya que hacer deporte es parte fundamental de su vida.

“El hecho de que me corten así hace que me sienta, depre, como dicen”.

“Es bueno analizar lo que me pasa, porque es mejor detectarlo a tiempo y no arriesgarse a morir”, dijo convencido.

“Digamos que desde hace un año me vengo sintiendo como más ahogadito y falto de fuerza, pero en las competencias terminaba en grupos intermedios y llegaba a la meta malillo, pero llegaba bien. La gota que derramó el vaso ocurrió en Golfito, porque desde que salí, sumado a la gran temperatura, me sentí ahogado y llegué de penúltimo, esa experiencia fue algo terrible. Después me fui a la finca a pasar las vacaciones donde siempre hago trabajos de mucho esfuerzo físico, pero por solo jalar ramas tenía que parar para obtener más aire”, recordó el Indio.

El Indio estuvo en la última edición de los 90 Minutos por la vida ayudando a la Asociación Lucha Contra el Cáncer Infantil (ALCCI). Foto: Rafael Pacheco
El Indio estuvo en la última edición de los 90 Minutos por la vida ayudando a la Asociación Lucha Contra el Cáncer Infantil (ALCCI). Foto: Rafael Pacheco

Valerín corría todos los domingos y calcula que se echaba 50 competencias al año. En su historial tiene 20 maratones, de las cuales 17 las corrió en el país, una en Panamá, otra en Perú y una en Alemania. También ha corrido 114 medias maratones.

Poco a poco, mediante las redes sociales y el WhatsApp, el Indio Leo ha informado a sus allegados y amigos del asfalto sobre su padecimiento y asegura que todo mundo lo ha apoyado muchísimo. Él decidió contar lo que le sucede, porque dice que todos los domingos mucha gente lo busca en las carreras por lo que prefirió avisarles sobre lo que le sucedía.

Por ahora solo le queda terminar de hacerse los exámenes que le mandó la doctora, para controlar la presión y ya está tomando unas pastillas que para él son mágicas porque en dos toques le ponen la presión puras tejas.

"Estaba en planes ir a la Palmarín (este sábado 19 de enero en Palmares), la cual es dura pero muy linda porque la gente sale a apoyar. Ahí las familias siempre sacan sillas, tiran agua, dan confites y pegan gritos. Me hacia gracia porque las veces que la corrí, las personas a los cien metros decían: ‘Ahí viene el Indio’ o “vio que sí vino'”.

Son muchos años, muchas carreras, muchos kilómetros los que ha recorrido Valerín. Foto: Archivo GN
Son muchos años, muchas carreras, muchos kilómetros los que ha recorrido Valerín. Foto: Archivo GN

Pero pese a todo, don Leonel no se arrimará a las carreras, al menos por ahora.

Yo prefiero no ir, cuando he estado lesionado siempre lo he evitado, aunque me quemo de las ganas, así que posiblemente voy a salir a caminar con mi esposa al suave", confesó.