Yenci Aguilar Arroyo.31 marzo
El delantero Daniel Colindres, en una disputa del balón en un juego Saprissa - Santos, en el Ricardo Saprissa.
El delantero Daniel Colindres, en una disputa del balón en un juego Saprissa - Santos, en el Ricardo Saprissa.

Si no hubiera pandemia, don Luis Fernando Rodríguez estaría alistándose para ir este miércoles al estadio Ricardo Saprissa y capturar los mejores momentos del juego entre el Monstruo y Guadalulpe.

Pero no podrá ser y este fiebrazo se seguirá perdiendo las mejengas del equipo de sus amores, como le pasó en el último año. Ya llegará el momento de seguir capturando la historia morada con su lente.

“Soy muy fiebre y gracias a esto podía ir a los estadios y no pagar la entrada, muy poca gente tiene ese privilegio y he estado en una gran cantidad de partidos”. Fernando Rodríguez, fotógrafo.

Gracias a su pasión por la “S”, tiempo atrás se ganó el derecho de fotografiar partidos del Sapri y desde hace cinco años es el administrador de los perfiles de Lente morado en redes sociales. En estas publica imágenes históricas del Monstruo que él ha tomado desde 1984.

“En ese año matriculé a mi hijo Luis Fernando en la escuela de fútbol de Saprissa, que se ubicaba en el anexo del estadio y siempre le tomaba fotos. Con el paso del tiempo, algunos papás me pedían fotos para sus hijos y vi que le podía sacar provecho al tema, tomaba fotos para los carnés y de los chiquillos y las cobraba a cien colones”, explica.

Fernando y Enrique Díaz, en la Cueva, en 1989. Cortesía.
Fernando y Enrique Díaz, en la Cueva, en 1989. Cortesía.

“Con el tiempo empecé a colaborar con las revistas Sol y sombra y Afición y así me fui acreditando para cubrir los partidos de Saprissa. En un momento, don Arcadio Quesada, quien era gerente del Saprissa, me acreditó para hacer las fotos de los partidos y de la ampliación del estadio”, recuerda.

Don Fernando no es fotógrafo, es farmacéutico pensionado; sin embargo, gracias a fotógrafos de la época fue agarrando bolados y hasta cambió su equipo para hacer un trabajo mejor.

“Soy muy fiebre y gracias a esto podía ir a los estadios y no pagar la entrada. Muy poca gente tiene ese privilegio y he estado en una gran cantidad de partidos”, relató Fernando, quien en mayo cumplirá 73 años.

Don Ricardo Saprissa, en un día de 1987 cuando visitó por última vez la Cueva. Cortesía.
Don Ricardo Saprissa, en un día de 1987 cuando visitó por última vez la Cueva. Cortesía.
Por amor

Ha viajado al extranjero con Saprissa, ha visitado México y Nicaragua y ha presenciado juegos de la “S” contra Tigres, Pachuca y el Real Estelí.

“Por muchos años pude entrar gracias a las acreditaciones de don Arcadio y de algunos medios que me pedían que les ayudara con las fotos. Una vez estaba trabajando con Everardo Herrera y el periodista de Saprissa de entonces me dijo que no podía volver al estadio.

Eso lo entristeció y estuvo como cinco años sin ir a la Cueva.

“Un día, cuando ya estaba Marcela Trejos en Saprissa, don José Antonio Pastor le habló de mí y le dijo que yo tenía parte de la historia de Saprissa en fotos. Ella no sabía quién era yo, comenzó a investigar sobre mi persona y me volvió a acreditar”, cuenta con satisfacción.

Aficionados en la gradería sur del Ricardo Saprissa, en un juego contra Herediano, del 5 de mayo del 2013. Cortesía.
Aficionados en la gradería sur del Ricardo Saprissa, en un juego contra Herediano, del 5 de mayo del 2013. Cortesía.

Cuando comenzó utilizaba, claro, cámara de rollo. Esos rollos los tiene en su casa y hay algunos que no ha podido revelar porque se pegaron. A inicios de la década de los 90 se compró un escáner y empezó a guardar en computadora todas las fotos que hacía.

“Yo no borro aunque me queden desenfocadas. Todas las guardo, en algún momento me pueden servir. Para mí esto es un pasatiempo”, expresó.

Con eso además atesora pequeños pedazos de la gran historia del Deportivo Saprissa.

Esta es la foto favorita de Fernando. La tomó en 1989 en el Estadio Lito Pérez, en un juego de la
Esta es la foto favorita de Fernando. La tomó en 1989 en el Estadio Lito Pérez, en un juego de la "S" contra el Municipal Puntarenas. Cortesía.
Entretenido

En el 2016, su amigo Hosseman Hernández, administrador de la página Morados Viajeros, le recomendó hacer un perfil en las redes sociales.

“Él le puso el nombre y me ayudó con el montaje. Traro de subir fotos de todo un poco: de partidos, de exjugadores y publicamos más de dos veces por semana”, explica.

Una de sus imáganes favoritas la tomó en el estadio porteño Lito Pérez en 1989. En la imagen vemos a Hernán Medford haciéndole un gol al portero chuchequero Jorge Arturo Hidalgo.

Erick Lonis y Marco Antonio Rojas, dos referentes del marco morado, el 3 de octubre de 1996. Cortesía.
Erick Lonis y Marco Antonio Rojas, dos referentes del marco morado, el 3 de octubre de 1996. Cortesía.

“Me gusta por la posición en la que la pude capturar, la bola está entrando al marco. Para mí es mi mejor foto”, comentó.

Don Fernando espera volver pronto al estadio. No supera el haberse perdido tantos partidos importantes en el último año: la 35 de la “S”, los juegos de la Liga Concacaf y los demás del torneo local.

Cuando el público pueda regresar a los estadios, una vez superada la pandemia, lo veremos de nuevo registrando los pasos del Monstruo.

Hernán Medford y el actual técnico morado, Roy Myers, en 1993. Cortesía.
Hernán Medford y el actual técnico morado, Roy Myers, en 1993. Cortesía.