Sergio Alvarado.25 marzo
Jake está determinado a que el Coronavirus no acabe con sus ilusiones. Foto: Cortesía.
Jake está determinado a que el Coronavirus no acabe con sus ilusiones. Foto: Cortesía.

Jake Pérez se encontraba en la tercera base mirando al home en su objetivo de conseguir un contrato profesional con una organización de Grandes Ligas, esperando solo el momento de estampar su firma.

Cumplir uno de los sueños por los que viajó hace cinco meses a República Dominica, país semillero del mejor béisbol del mundo, estaba cerca, hasta que la pandemia del Covid 19 se metió en sus planes.

La posibilidad de enrolarse a una organización como los Atléticos de Oakland estaba más cerca que nunca después de varias visitas que realizó al complejo de entrenamiento de la organización en la isla.

"A lo que me habían dicho mis agentes solo estaban esperando una confirmación de la MLB para poder firmarme, eso lleva una cantidad de trámites y estar en un grupo de registro ante la MLB.

“Yo me registré hace cuatro meses, para que el registro cuente y estar elegible tienen que pasar cinco meses, ya me faltaban, tal vez, unos 20 días para cumplir el plazo, eso fue lo que me faltó”, dijo la joven promesa a La Teja.

En República Dominicana prácticamente todo está detenido por el Covid 19, sus prácticas y entrenamientos en la academia Ostrov-Hunt se suspendieron, misma a la que un primo les envió uno videos del desamparedeño en el diamante y les gustó lo visto.

"Yo estaba cerca de cerrar un contrato y con esto del coronavirus se ha complicado un poco, pero nada más estoy esperando que pase todo esto para ya poder lograr mi sueño, Dios mediante.

“Oakland es el que más interés a mostrado en mí, los Padres (de San Diego) también, me quedé en su complejo varios días, como en el de los Atléticos en el que estuve cinco días hace como dos semanas. Todos ya se estaban poniendo de acuerdo, pero ahora me toca esperar”, explicó.

Además de Oakland, Jake también estuvo en pruebas con los Padres de San Diego. Foto: DT Comunicación
Además de Oakland, Jake también estuvo en pruebas con los Padres de San Diego. Foto: DT Comunicación

Los papás de Jake son cubanos, de ahí viene su pasión por este deporte, pero él afirma que lleva a la tierra donde nació y se crió en el corazón y nada le aparta del sueño de ser el primer costarricense en llegar a las Grandes Ligas.

Si se da la posibilidad de ser firmado por Atléticos será además de un batazo tremendo en su carrera, el inicio de un camino largo y complicado hasta la MLB.

“Ellos me fueron a ver a la academia en la que yo estoy, en ese momento no estaba muy bien ni física ni mentalmente porque me estaba adaptando al cambio, luego volvieron a la academia y había mejorado mucho mi nivel corriendo, bateando y fildeando”, dijo el tico que juega de para cortos o short stop.

Emergencia

Hasta este miércoles, en la isla llevaban más de 300 casos detectados y seis fallecidos de Covid 19, lo que tiene al gobierno y a la población en alerta por lo rápido que crece el virus.

“Nosotros dejamos de entrenar hace ya una semana, en la casa uno trata de hacer lo que pueda para mantenerse físicamente, pero es bastante difícil, sin salir ni entrenar”

“Estamos esperando que cuando todo esto termine se retome el interés que hay y no haya que empezar de cero. Vivo en un apartamento con seis cubanos y un venezolano, es una casa grande, pero estamos frenados”, contó.

Jake Pérez se prepara en República Dominicana para ser beisbolista profesional

Una de las cosas que más preocupa a Jake es que su mamá en Costa Rica trabaja en una tienda de ropa que sigue abierta, empleo que necesita para mantener a su otro hijo.

"Mi mamá me llama preocupada todos los días para saber cómo estoy, yo le digo que trate de estar tranquila, que gracias a Dios yo estoy bien y nos están cuidando muy bien. Vienen muchos doctores a ver cómo estamos, si tenemos alguna molestia o nos sentimos mal.

“A mí me preocupa más lo que puede pasar con mi mamá porque sigue trabajando, pero ella me dice lo mismo, que esté tranquilo, trato de no preocuparme porque sino acá me voy a volver loco”, dice.

Además de la realización personal y ser el deporte que le apasiona, Pérez afirma que espera ser firmado por un equipo profesional de béisbol para ayudar a su mamá, comprarle una casa y si es posible, que no trabaje más.

“Quiero mejorar la calidad de vida de mi familia y tener una vida tranquila, por eso es que me esfuerzo y entreno cada día, para poder ayudarlos en eso”, destacó.

El josefino nos explicó que en la isla ha competido contra jugadores muy talentosos que ya han sido firmado por organizaciones. En las prácticas con los Atléticos lo comparaban con un cubano que hace poco fue firmado por $1.8 millones (¢1.07 mil millones).

Esperando que el coronavirus no haya ponchado su gran oportunidad, sino solamente la dejara en el círculo de espera, Jake quiere demostrar que es más fuerte que cualquier adversidad.

Oakland es una de las organizaciones de más tradición en la MLB, llamados de esta manera desde 1968. Foto: AP
Oakland es una de las organizaciones de más tradición en la MLB, llamados de esta manera desde 1968. Foto: AP
Exposición
Al ser tierra de peloteros, las 30 organizaciones de la MLB tienen complejos y visores en República Dominicana para chequear talentos, por lo que antes de que se adelantaran las cosas con los Atléticos, Pérez estuvo en los campos de los Padres, Yanquis, Phillies y Marineros, entre otros.