Andrés Mora.14 octubre
Coronado fue la primera víctima de la crisis morada. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.
Coronado fue la primera víctima de la crisis morada. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.

La crisis deportiva que vive el Deportivo Saprissa ya cobró la primera víctima y no fue Wálter Centeno sino el gerente deportivo, Evaristo Coronado.

La cuerda se reventó por lo más delgado, ante el mal momento que atraviesa el Monstruo, la afición morada señala a tres culpables: al presi morado Juan Carlos Rojas, al técnico Wálter Centeno y al ahora exgerente Evaristo Coronado, por lo que se fueron por la fácil y le cantaron viajera al Caballero del fútbol para apagar un poco el incendio.

El Monstruo informó este lunes por la noche que el puesto lo asumirá el exjugador, Víctor Cordero.

Cordero es además parte de la Comisión Técnica que eligió a Rónald González como seleccionador nacional recientemente.

Coronado venía siendo fuertemente criticado porque en declaraciones a la prensa había sido enfático en que la "S" no necesita portero y justamente se le vinieron encima todos los errores de Kevin Briceño, Aarón Cruz y Alejando Gómez.

“Coronado se dedicará a proyectos personales, pero se mantendrá ligado a la institución como parte de la junta directiva y la comisión técnica deportiva” señala el comunicado.

Encontranazos

La relación entre Coronado y Paté no sería la más cordial.

El primer encontronazo entre ambos lo habría provocado el hondureño Rubilio Castillo, delantero que trajo Coronado, pero que Paté decidió desechar porque no se adecuaba a su sistema de juego, a pesar de que siempre que entraba de cambio anotaba.

Evaristo también ha sido muy criticado por los refuerzos morados este torneo, por las que habría tenido roces con Centeno en el proceso de contratación de refuerzos para el apertura, pues aunque él negoció en la mayoría de los casos fue simplemente para complacer al técnico y no por gusto propio.

Paté se trajó de Grecia al defensor Jean Carlo Agüero y a los volante Esteban Rodríguez y Byron Bonilla, los tres han quedado debiendo.

Coronado fue gerente deportivo de Saprissa durante dos años y consiguió salió campeón en el Torneo de Clausura en mayo del 2018, última vez que celebraron los morados.
Le meten presión

La llegada de Cordero supone más presión para Paté, pues el exdefensor tiene perfil de entrenador y en dos toques puede sentarse en el banquillo si Wálter sigue dando tumbos.

Esta es la vieja estrategia de poner a un técnico como gerente “por aquello”, muy usada otras veces en Herediano y Alajuelense, por lo que un resbalón más de Centeno y no sería extraño ver a Cordero tomando las riendas moradas.

Hay que recordar que tras su retiro, Cordero continuó ligado al equipo y fue asistente de Carlos Watson y Vladimir Quesada, siendo parte del cuerpo técnico que consiguió los títulos 32, 33 y 34.

Cuando Vladimir empezó a flaquear sonó el nombre de Víctor para quedarse en el banquillo, pero en eso Paté inició la campaña para endulzar a los morados y adueñarse del puesto, lo que terminó consiguiendo.

Igualmente la relación, Víctor y Wálter, históricamente no ha sido muy cordial por lo que se va a poner “bonita” la cosa en Tibás.

“El nuevo gerente forjó su formación académica, obteniendo una licenciatura en Administración con énfasis en Gerencia y Mercadeo, que complementó con una maestría en Administración de Empresas”, agregan los saprissistas en el comunicado.

En alitas de cucaracha

Paté suma cuatro mejengas sin ganar, en las que acumula dos dolorosas goleadas ante sus archirrivales, 5-2 ante Alajuelense y en la Cueva y 4-0 ante el Herediano.

Además, perdió 2-1 ante Guadalupe de visitante y empató contra Santos en Tibás, la última vez que los morados ganaron fue el 19 de setiembre ante Pérez Zeledón.

Estos resultados pusieron en peligro la clasificación del Monstruo a semifinales y un traspié más podría significar la salida de Wálter.

Saprissa juega este miércoles ante Cartaginés en el Fello Meza y mientras tanto Víctor Cordero caliente por si las moscas.