Sergio Alvarado.4 abril
Cristian Lagos volvió a gritar un gol en la primera división. Foto: Cortesía Sporting FC
Cristian Lagos volvió a gritar un gol en la primera división. Foto: Cortesía Sporting FC

Un Domingo de Resurrección Cristian Lagos se levantó y anduvo, el goleador volvió de entre los muertos, como muchos pensaron en algún momento que estaba su carrera.

Los dos goles de Laguitos, con los que Sporting derrotó 2-0 a San Carlos, no solo le vienen como anillo al dedo a su club, sino que es un desahogo tremendo para el delantero por tanto que ha pasado.

Para que se hagan una idea, la última vez que el atacante de los josefinos anotó en la máxima categoría fue el 11 de agosto del 2019, cuando jugaba para Jicaral, casualmente también contra los Toros.

Y hay más rachas negativas a las que le puso fin, Cristian no hacía un doblete desde el 29 de enero del 2017, en ese entonces lo hizo con Santos ante Liberia, según datos del periodista Luis Quirós.

Era lógico entonces que para el hombre fuera toda una alegría, casi, casi como una resurrección, por eso los goles los gritó con el alma, en la cara se le notaba la felicidad contagiosa para sus compañeros.

Por la cabeza de Lagos pasó el retiro por las lesiones, la falta de oportunidades y hasta de confianza de algunos que lo apartaron del fútbol, según confesó el propio jugador,

“Quiero dedicarle estos dos goles a mis dos hijos, han estado ahí en las buenas y en las malas conmigo, también a mucha que ha creído en mí, a pesar de que me costó mucho que llegara otra vez el gol.

“Le agradezco a Jicaral que me dio la oportunidad de volver a primera división, a Sporting que me dio este gran chance que espero en Dios aprovechar, son muchas cosas, muchos sentimientos que se me vienen a la cabeza, mantengo los pies sobre la tierra para seguir trabajando”, dijo a Tigo Sports.

Como lo decíamos, a veces el destino es cíclico, de nuevo se cruzó San Carlos en el camino de Lagos para que volviera al tan ansiado gol, opción que finalmente se dio a los 30 minutos de juego.

Bryan Vega entró al área, se dio vuelta y se la puso a Cristian que venía entrando por el puro centro, antitos de la media luna y de un derechazo la colocó en la esquina del primer palo.

Los compañeros de Lagos mostraron mucha alegría por la resurrección del goleador Foto:. Cortesia Sporting FC
Los compañeros de Lagos mostraron mucha alegría por la resurrección del goleador Foto:. Cortesia Sporting FC

Muchos no se habían repuesto de la alegría que significó que el goleador se rompiera su mala racha cuando cayó el otro pepino, muestra que el hombre realmente resucitó un Domingo Santo.

Con todo el olfato de un depredador, Lagos aprovechó un regalazo del norteño Randall Alvarado, quien tratando de despejar se la dejó en los pies al atacante quien no perdonó con un remate sobre el arquero Luis Alpizar. Aquello era una locura. Son sus goles 97 y 98 en la primera.

Los jugadores de Sporting se fueron al costado izquierdo, se hincaron y levantaron las manos hacia el cielo con Lagos en el medio, agradeciendo que la sequía llegó a su fin.

Fue una tarde noche en la que a los josefinos todos les salió bien y a los norteños todo les salió mal porque acabando el primer tiempo, Álvaro Saborío otro goleador de larga pila la pegó en el horizontal con un remate de fuera del área.

Para el segundo tiempo, San Carlos entró a apretar, buscó por todo lado el descuento que lo metiera en el partido y un triunfo que lo mandara al tercer lugar y superar así a Saprissa y Herediano pero no se dio nada, aquellos respiraron aliviados de conservar su lugar.

Sporting además de recuperar a su goleador, tuvo otro motivo para celebrar subió al décimo puesto con 17 unidades, se alejó del sótano y ya le sacó cuatro puntos a Pérez Zeledón en la cola, que este lunes tendrá toda la presión de sumar para no quedarse botado.

Ojo que no es cualquiera el que resucita.