Por: Andrés Mora.   14 febrero
En una esquina y en pelota se fue a celebrar Pérez el derechazo que le clavó a Aaron Cruz. Fotografía Daniel Jiménez
En una esquina y en pelota se fue a celebrar Pérez el derechazo que le clavó a Aaron Cruz. Fotografía Daniel Jiménez

Este miércoles fue un puro amor para el volante limonense Víctor Pérez, quien no solo celebró el Día del Amor y la Amistad con un pepinazo ante los morados, sino también su cumpleaños.

Pérez es venezolano y firmó con Limón desde el torneo anterior. Él poco a poco ha ido agarrando confianza y este gol sin duda los recordará toda su vida al haberlo marcado en el día que apagó las 28 velitas.

El volante llegó desde San Antonio, Venezuela hasta Limón para poner a sufrir a los morados, ya que su gol significó la victoria para la Tromba.

"Para mí es un sueño, en un día tan especial, así que quiero dedicárselo a esta afición y a los mis compañeros con los que nos esforzamos día a día para hacer bien la cosas y lograr la victoria.

"Yo estoy tranquilo (en Limón), la gente me ha tratado muy bien y me he adaptado a mis compañeros. Este es un grupo no de nombres, sino de hombres, así que agradezco la confianza. Este el segundo semestre por acá y espero seguir así", agregó.

Con respecto al juego ante Saprissa, comentó que la temperatura fue bastante alta, pero también reconoce que se ha acostumbrado.

"Sabemos que no tuvimos un buen comienzo y que tenemos que hacernos más fuertes en el Juan Gobán", indicó el venezolano.

Víctor tiene claro cuál es su trabajo dentro del terreno de juego y asegura que da el máximo para el bien de la institución que le abrió las puertas en Tiquicia.

"Sé que soy rápido y habilidoso, por lo que abro espacios a mis compañeros. Además trato de mejorar cada día para el bien del equipo", señaló.

Morados tristones.

Mientras Víctor celebraba, a los morados no les hacía nada de gracia ser el pato de la fiesta para los caribeños.

"Hay muchas cosas extrafutbol, pero el terreno de juego es el mismo para los dos. No desaprovechar las ocasiones de gol como hicimos hoy"; comentó el volante Christian Bolaños, que entró de cambio en la segunda parte para tratar de salvar la tanda.

Bola trató de justificarse, pero no se atrevió a echarle la culpa a las condiciones del Juan Gobán.

"Entré un rato, pero obviamente a todos nos gustaría jugar en cancha natural, nosotros también tenemos una sintética (de entrenamiento) y eso al fútbol nacional no le ayuda. Todos los equipos buscan como afrontar de la mejor manera el tema de lluvias, pero esta cancha no les otorga a los jugadores las mejores condiciones. Perdimos tres puntos y tendremos que ganarle a Liberia", agregó.