AFP y bbl.cl.7 febrero

El domingo 16 de febrero es el Juego de las Estrellas de la NBA, uno de los eventos más esperados por los amantes del baloncesto. Dos equipos se enfrentan y es el público quien elige con su voto a los capitanes, uno es el poderoso LeBron James y el otro es el nacido en Nigeria, pero nacionalizado griego, Giannis Antetokounmpo.

El nigeriano es ahora una de las estrellas más brillantes del baloncesto, en Estados Unidos no terminan de pronunciar bien su apellido pero lo aman. Ahora tiene un contrato por millones de dólares, pero su infancia estuvo muy lejana del dinero, por el contrario, le tocó de niño vender tiliches en la calle para llevar un plato de comida a su casa.

Giannis tiene a los Bucks volando y con el mejor récord de la NBA en la actual temporada. Foto AFP
Giannis tiene a los Bucks volando y con el mejor récord de la NBA en la actual temporada. Foto AFP

Con Nigeria cargado de problemas en 1991, un matrimonio nigeriano tomó la gran decisión de su vida: llenar sus maletas e irse a probar suerte a Grecia.

Tres años después tuvieron un hijo al que le pusieron Giannis.

Cuando ya tuvo cuerpillo, a eso de los cinco años, Giannis salió a las calles griegas a ganarse la comida. Junto con los hermanillos vendían lo que pudieran, lo importante era recoger unos cuantos colones para comer hoy, mañana sería otro día.

“Siempre estábamos juntos en la calle, vendiendo un juguete, un reloj. Ganábamos 10 dólares (unos cinco mil colones) y era bueno porque ese día no nos moríamos de hambre y podíamos volver a casa”, contó Thanasis, el hermano dos años mayor con el que iba de arriba a abajo por la Acrópolis, le decía: “Hagamos algo de nuestras vidas, así nunca tenemos que repetir esto de nuevo”.

Giannis tiene claro que el duro camino que recorrió fue el correcto para llegar al éxito.

“Bueno, no voy a decir que fuera realmente mal porque obviamente sí fue duro. Tuve que hacer cosas, mis hermanos tuvieron que hacer cosas para llevar comida a casa. Pero fue bonito. Eso nos ha hecho ser más trabajadores, trabajar más duro y si pudiera volver atrás no cambiaría eso de mi vida porque me hizo ser quien soy hoy en día.

"Haciendo esas cosas me hice más trabajador y me hice más realista y supe que estoy aquí para una misión”, siempre deja claro el jugador.

¿Baloncesto? Fue un amor a primera vista a pesar de que cuando iniciaron, por aquella pobreza en la que vivían, él y su hermano no podían jugar al mismo tiempo porque tenían que compartir un par de tenis.

Todo comenzó cuando un exjugador NBA, Spiros Velliniatis, visitaba los barrios pobres de Atenas en busca de aquel diamante en bruto que se convirtiera en la próxima estrella del mejor baloncesto del planeta, su trabajo era con los inmigrantes porque eran los que llenaban las canchas.

Giannis Antetokounmpo, MVP de la NBA, junto a su madre, Veronica Antetokounmpo, después de la ceremonia de premiación del lunes en la noche. Foto: Richard Shotwell/Invision/AP
Giannis Antetokounmpo, MVP de la NBA, junto a su madre, Veronica Antetokounmpo, después de la ceremonia de premiación del lunes en la noche. Foto: Richard Shotwell/Invision/AP

Una mañana Spiros quedó congelado al ver la forma en que jugaba Thanasis, quien juega con Giannis en los Bucks de Milwaukee.

“Lo vi caminando por la calle e inmediatamente supe que tenía los atributos físicos para jugar básquetbol. Pero no era sólo eso, él tenía inteligencia callejera”, explicó Spiros.

En realidad Thanasis era todo lo que Spiros creía, pero le faltaba conocer a Giannis, al hacerlo supo que tenía que ficharlos y se los llevó al Filathlitikos, equipo de la segunda división de baloncesto de Grecia.

La fama de Giannis creció sin parar. Los videos en Youtube se volvieron virales. Los grandes tiburones de la NBA se fueron para Grecia para comprobar si la bulla era cierta. Con el Zaragoza de España solo se puso la camiseta cuando lo anunciaron como fichaje, de inmediato pasó de ser nadie al draft de la NBA.

Cuida cada cinco. El primer contrato que firmó Giannis fue de dos millones de dólares (aproximadamente mil millones de colones) y no tocó ni un cinco, se la jugaba viviendo con los 190 dólares (unos cien mil colones) diarios que el equipo le daba como viáticos. Le pidió plata prestada a sus compañeros para comprar muebles para su departamento.

Los Milwaukee Bucks lo contrataron en el puesto 15 del draft. Era un niño con cuerpo de hombre. El técnico del equipo Larry Drew solo lo había visto por televisión y calculó que medía 1,85 metros, pero se quedó corto por más de 20 centímetros.

Giannis comenzó en la NBA rompiendo récords. Con 19 años y 12 días fue el titular más joven en el equipo.

“Algún día se lo contaré a mis nietos”, comentó. En el primer año creció 5 centímetros y definió sus músculos.

Actualmente, Giannis y dos de sus hermanos, Thanasis y Kostas, juegan en la NBA.