Yenci Aguilar Arroyo.17 febrero
El brasileño es el subgoleador del torneo, con 4 tantos. Prensa Jicaral.
El brasileño es el subgoleador del torneo, con 4 tantos. Prensa Jicaral.

El pequeño delantero de Jicaral Kennedy Rocha, de 1,58 m. de estatura, pasa por un gigante momento, al punto que el domingo pasado hizo verse muy mal al mamulón Mauricio Vargas, portero de la Liga de 1,91 m., al que bañó con un preciso toque de cabeza.

Sumó cuatro pepinos y es el subgoleador del Clausura, con cuatro pepinos.

Según el artillero, gracias a su trabajo fuera de la cancha ha logrado cosechar los éxitos en su carrera como futbolista.

“Todos los días hago un esfuerzo muy grande para superar mis debilidades y gracias a mi esfuerzo y el de mis compañeros es que logro salir adelante. También soy cristiano y para mí es fundamental darle gracias a Dios, porque me bendice y me libra de las lesiones para seguir jugando”, afirmó.

Kennedy se siente en su charco y espera que el equipo siga en las primeras posiciones de la tabla, para pasar a las semifinales del torneo.

“Dos partidos los perdimos porque fallamos, no hicimos las cosas que veníamos haciendo y eso nos costó el resultado, pero podemos estar mejor en la tabla. Queremos hacer las cosas al cien por ciento, como las veníamos haciendo y queremos pelear la clasificación”, dijo el jugador de 24 años.

Enfocado

Rocha llegó al país para jugar con Jicaral en el 2019, cuando el club estaba en la Liga de Ascenso y tuvo muchos problemas para aprender a comunicarse, pero hoy habla un español perfecto.

“Al inicio me costó adaptarme, pero por más que no entendiera sabía lo que tenía que hacer, porque el fútbol es el mismo y pese a que no fui titular hice siete goles. Es vacilón porque mis compañeros me decían: ‘hable bien’ y como yo soy muy perfeccionista les ponía mucha atención para aprender.

“Luego llegó una lesión en la rodilla y estuve sin jugar seis meses, eso me afectó en la parte anímica, pero cuando me fui a Juventud Escazuceña retomé la confianza y las cosas comenzaron a salir mejor”, aseguró.

Kennedy comentó que le gusta la tranquilidad de la península, sin embargo, a veces le gustaría tener cerca algún lugar para pasar el tiempo.

“Cuando estoy libre, voy a la playa, me encanta jugar play, escuchar música y me comer mamón chino y cualquier cosa dulce. No soy delicado con la comida, no hay mucha diferencia con la comida de Brasil”. Kennedy Rocha, jugador.

“Vivo en la casa club del equipo y me siento bien, pero uno nunca está bien con lo que tiene y a veces me hace falta que hayan más lugares para divertirme. Cuando estoy libre, voy a la playa, me encanta jugar play, escuchar reggaeton y música brasileña. También me gusta comer mamón chino y cualquier cosa dulce. No soy delicado con la comida, no hay mucha diferencia con la comida de Brasil”, dijo.

El delantero es el mayor de cuatro hermanos y cada vez que tiene oportunidad conversa con ellos, para contarles cómo le va.

“Mi mamá se llama Anilce y mis hermanos se llaman Lorran, Bruno y Marcela. Ellos están muy orgullosos de mí y pasan muy pendientes de lo que hago acá”, afirmó.

Kennedy es el mayor de 4 hermanos: Lorran, Bruno y Marcela. Cortesía.
Kennedy es el mayor de 4 hermanos: Lorran, Bruno y Marcela. Cortesía.