Sergio Alvarado.5 marzo
Sabo llegó a cinco pepinos en este torneo. Foto: Rafael Pacheco
Sabo llegó a cinco pepinos en este torneo. Foto: Rafael Pacheco

A punta de goles Álvaro Saborío sigue escalando en una selecta lista.

Este miércoles el atacante norteño alcanzó a Evaristo Coronado en la lista de los máximos goleadores en la historia del fútbol tico al llegar a los 148 pepinos y se ubica en el sétimo lugar

En el encuentro entre San Carlos y Jicaral del domingo, Sabo podría darle caza a otro histórico, Guillermo Guardia, quien llegó a 149 tantos y está en el quinto puesto de los máximos cañeros, lugar que comparte con el florense Jonathan McDonald.

Los dos exdelanteros afirman sentirse honrados de que un jugador como el capitán norteño les haya dado caza.

Al Caballero del fútbol le alegra que alguien a quien considera un amigo llegara a esta cifra, él conoce al Sabo desde el Chompipe era un chamaco que se formaba en las ligas menores de Saprissa.

“Creo que es un fuera de serie, al menos, para nuestro medio, tiene grandes condiciones naturales, físicas y la técnica que logró desarrollar para resolver en el área es producto del trabajo y la bendición que le dio Dios de tener un físico de atleta.

“Su condición física le permite seguir marcando diferencia aún hoy en día, sigue luchando, trabajando y esforzándose, es de aplaudir lo que hace, ha demostrado además que tiene mucho carácter, al principio de su carrera lo presionaron mucho, especialmente en la selección”, dijo Coro.

Evaristo Coronado reconoce que existes bastantes similitudes entre el estilo suyo y el de Saborío Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.
Evaristo Coronado reconoce que existes bastantes similitudes entre el estilo suyo y el de Saborío Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.

Desde aquel entonces, Coronado escuchaba que los comparaban mucho, situación que se encargó de confirmar el tiempo.

“Básicamente es un jugador de área igual que lo era yo, siento a otros jugadores que arrancan de atrás y se apoyan y resuelven por si mismos, nosotros somos definidores esperando ese balón en el área.

“La comparación se daba porque es el tipo de jugador de área, que tiene que estar peleando con los centrales y siempre está atento a cualquier error del portero o así, es parte del trabajo”, comentó.

Coro le mandó a decir a Álvaro que lo admira mucho por la persistencia que ha mostrado siempre.

“Me alegra mucho lo que está logrando porque todavía le queda, me siento orgulloso de ser su amigo, de haberlo visto nacer en el fútbol, crecer y posiblemente terminar su carrera llena de éxitos”

Resignado

El Nica Guardia, como le llamaban a don Guillermo, tiene totalmente claro que Álvaro pasará su récord en cualquier momento, eso es solo cuestión de tiempo.

“Uno primero debe valorar la persona que te va a pasar para decir, cuando hablamos de Álvaro Saborío hay que quitarse el sombrero, es un excelente goleador, de otro nivel, me siento halagado que me alcance y obviamente me va a pasar.

“Cede uno el puesto que aunque Ávaro estuvo jugando muchos años afuera (diez años) llega al nivel que llega, no hay objeción alguna, el puesto lo tiene bien ganado definitivamente”, agregó.

El exgoleador del Saprissa y Alajuelense entre otros clubes, no le cabe duda que si Sabo se hubiera quedado en el fútbol nacional, hubiera acabado como el máximo goleador en la historia del país.

“Cuando vos hablás de Álvaro y ves los goles que hizo afuera... pero si se hubiera quedado en el fútbol nacional llevaría ya los 300 goles sin ningún problema”.

Con 246 tantos, Víctor “el Mambo” Núñez es el máximo romperredes de la historia, seguido por Errol Daniels con 196, Roy Sáenz con 168 y Leonel Hernández con 164, promedios que se quedan atrás de lo que proyecta Guardia.

Guillermo Guardia no tiene duda que Sabo pudo llegar a ser el goleador histórico del fútbol nacional. Foto: Archivo
Guillermo Guardia no tiene duda que Sabo pudo llegar a ser el goleador histórico del fútbol nacional. Foto: Archivo

“El cuido que tiene Álvaro a pesar de las lesiones que sufrió en las rodillas y cómo tiene claro hasta adónde puede llegar es lo que le permite alcanzar estos niveles en los que todavía se encuentra.

“Ya no corre tanto, pero sí tiene muy claro que es ser un goleador y eso no lo va a perder porque cumplió un año más, eso se mantiene siempre. Él tiene muy claro donde está y se imagina adónde va caer el balón y qué va a suceder”, dijo.

Ante tanta miel, le preguntamos al atacante cómo se siente de que dos exfiguras le piropeen tanto.

“La verdad que me alegro estar a la par de dos grandes leyendas del fútbol costarricense como ellos, espero seguir ayudando a mi equipo”, aseguró Sabo.

Hasta dónde llegará Sabo solo Dios lo sabrá, pero lo cierto es que sigue perforando las redes como lo hace desde el primer día, como todo un depredador.