Franklin Arroyo.1 octubre

Edgar Rodríguez, extécnico de Alajuelense femenino, dijo que las palabras de Shirley Cruz en redes sociales tuvieron mucho peso, pero no está seguro que eso haya influido en la decisión de la junta directiva de despedirlo.

“¿Dónde quedó el equipo femenino que enamoró a la afición con esa garra y espíritu luchador? Hubo salidas, pero tampoco es excusa porque muchas de las que están ahora fueron campeonas y sin mucho apoyo. Menos redes sociales y más trabajo y amor por esa camisa, están a tiempo de enderezar el camino, pero urgen cambios”, escribió la futbolista en su Twitter.

El técnico llevaba cuatro años al frente de las leonas. Tomó al equipo cuando era Codea, en segunda división, lo subió a primera y logró el título en el torneo anterior.

En el actual certamen, el club iba muy bien al inicio, pero resintió algunas salidas importantes y cayó en una racha que lo mandó del liderato al tercer lugar.

Edgar Rodríguez logró el ascenso a primera y fue campeón.
Edgar Rodríguez logró el ascenso a primera y fue campeón.

- ¿Se va resentido?

Tengo apego al equipo, hay jugadoras a las que quiero mucho, que conozco de hace cuatro años y otras de cuatro años y medio. Las tuve desde juegos nacionales, en u-17, algunas no tenían tanto tiempo, por eso tengo apego. Resentido no estoy. Nadie me quita lo del año pasado, injusto o no, el tiempo lo dirá. Pero más que algún resentimiento, sé que en esos equipos se dan otras situaciones, son de más resultados y es otra exigencia.

“En las últimas dos semanas estuve con el equipo de hombres viendo, analizando, estuve en el camerino. Me abrieron las puertas, me aconsejaron. Fue un crecimiento”, Edgar Rodríguez", extécnico de Alajuelense femenino.

- ¿Cree usted que le pueda faltar experiencia?

Tal vez me falte recorrido y nombre para tener en algún momento un equipo como este. Quizás mi nombre no sea tan bueno, no tengo un nombre que me respalde, me falta camino por recorrer, dolido sí estoy.

Quedaban pocos partidos. Uno pensaba que, si bien es cierto en los últimos tres partidos no hubo buenos resultados, en el juego como tal tuvimos opciones y ya se incorporarían Marta Cox y Gabriela Guillén, entonces el equipo iba a responder y pasaríamos este vendaval, pero no se me dio el chance. Así es el fútbol.

- ¿Qué tanto pesó lo que puso Shirley Cruz en redes sociales?

No sé. Tengo un pensamiento personal, no me gustó que lo hiciera así, si estaba en el el grupo de WhatsApp, de acceso directo, se los podía decir a ellas. Es una referente, líder y tiene la voz para decir eso. En fin, tiene peso y la afición la quiere, no sé si influyó en la decisión de la junta directiva. Se hizo mucho revuelto y bulla, sí hizo eco, pero no sé si influyó. Fue una opinión y puede opinar lo que quiera, yo opino que no debió pesar un comentario de ella.

Shirley Cruz criticó a sus excompañeras, les pidió más compromiso y menos redes sociales. Foto: Archivo
Shirley Cruz criticó a sus excompañeras, les pidió más compromiso y menos redes sociales. Foto: Archivo

- ¿Usted cree que hubo lealtad de las muchachas hacia usted o, como dicen, le hicieron la cama?

Sería irrespetuoso, no sé como expresarlo, decir que esta o aquella quería que me fuera. Prefiero pensar y creer que el destino estaba así y que ninguna fue desleal. Me llevo ese pensamiento, uno escucha cosas. Incluso, yo ya sabía que se estaba hablando eso y de que iban a llevar a Wílmer López.

-¿En qué momento se complicó

Luego de 28 partidos sin perder, perdimos contra Pococí y desde allí se empezó a oler. La gente hablaba, la prensa y el aficionado. Imagínese, perdiendo un solo partido ya vi que la cosa no pintaba bonita. Luego se vinieron los malos resultados de los últimos partidos y se acumuló. Pero lo último que quiero es que les vaya mal, quiero que alcancen ese campeonato porque seré parte del título y si no lo obtienen seré parte del fracaso y prefiero que pase lo bueno.

-¿Cómo lo despidieron, por WhatsApp, como es la moda?

Don Fernando (Ocampo) tuvo esa parte de respeto, se comunicó conmigo el martes, después del entrenamiento y me dijo que me reuniera con él. Me fui para el estadio y le dije a mi esposa: ‘Creo que será mi último día’.

Me dijo que la junta directiva había analizado la situación, que veían que los resultados no eran buenos, que no había química con el grupo y que lo mejor era un cambio.

Le dije que ya sabía que venía Wílmer y me dijo que sí. Tengo una estrecha relación con el Pato, somos amigos y por supuesto que me puse a su disposición para lo que considere pertinente. Soy liguista y deseo que les vaya bien a los hombres y a las mujeres.