GDA .1 noviembre, 2019

El delantero José Guillermo “el Chirriche” Ortiz es uno de los dos jugadores que han tenido un buen rendimiento en medio de la irregular temporada del Millonarios de Colombia.

Tras la eliminación del equipo, que pintaba para asistir a la Copa Libertadores y también se quedó sin cupo en la semifinal del torneo cafetero, también peligra su participación en la Suramericana, por lo que las críticas se concentraron sobre el técnico Jorge Luis Pinto.

Se espera que Ortiz esté con la Sele para los juegos de Liga de Naciones de este mes. José Cordero
Se espera que Ortiz esté con la Sele para los juegos de Liga de Naciones de este mes. José Cordero

El santandereano renunció al cargo esta semana y ahora el club busca nuevas opciones para el 2020.

Aunque Pinto tenga algo de culpa en lo ocurrido, el plantel de Millonarios tampoco sale limpio.

Solamente dos jugadores terminaron por encima de seis puntos, en promedio, de acuerdo con las calificaciones otorgadas por el diario colombiano El Tiempo y esos son el portero Jefersson Martínez y el delantero José Guillermo Ortiz, quien llegó a mitad de año y le quedan seis meses de contrato.

El técnico que llegue ahora a Millonarios tendrá que buscar la forma de enderezar el camino.

Por lo pronto, nueve jugadores terminan contrato este semestre: Álex Rambal, Luis Payares, Eliser Quiñones, Juan David Pérez, Felipe Jaramillo, Fabián González Lasso, Óscar Barreto, Ramiro Sánchez y Carlos López. Los dos últimos prácticamente no jugaron.

A Martínez, Deivy Balanta y José Luis Moreno les quedan seis meses más de contrato. Los dos últimos tuvieron muy mal rendimiento.

Por su parte, Jair Palacios, Felipe Banguero, Santiago Montoya (quien está lesionado), César Carrillo, Jhon Duque y Mackálister aún tienen vínculo con Millos, hasta diciembre de 2020.

Hay otros siete jugadores que tienen contrato hasta 2022, empezando por el portero venezolano Wuilker Faríñez. Los otros son Cristian Arango, Hansel Zapata, Juan Camilo Salazar, Felipe Román, Ómar Bertel y Andrés Llinás.

Con ese panorama, sería difícil un cambio a fondo en la nómina, a no ser que alguno entre en un canje.