Sergio Alvarado.1 septiembre, 2019
A esta nave no hay camino que se le resista. Foto: Cortesía.
A esta nave no hay camino que se le resista. Foto: Cortesía.

En Nosara, Guanacaste, las calles no están a las mil maravillas. Bueno, para ser francos, están malitas, así que para andar tranquilo hace falta un carro potente y eso lo sabe de sobra este apasionado de los jeep.

Desde que era un niño, Alejandro Cordero Vargas –hoy profesor de español de 35 años– se enamoró de esos carros. Son su chochera.

La pasión por estos vehículos no se quedó solo en él, cinco de sus familiares tienen este tipo de naves. Por eso vacilan y cuentan que cuando se juntan aquello parece más bien una convención de la Jeep.

Alejandro tiene un Cherokee XJ del 88 y lo conserva como un ajito.

La pasión de Cordero por los Jeep es algo que trae desde chiquillo. Foto: Cortesía.
La pasión de Cordero por los Jeep es algo que trae desde chiquillo. Foto: Cortesía.

–¿Por qué le gusta tanto este tipo de carro?

Desde siempre, mi primer carro fue un Jeep y después, por razones de la vida, tuve que venderlo y me dolió mucho. Después pude conseguir otro, pero esta vez un Cherokee, siempre me han gustado muchísimo.

–¿Cómo lo consiguió?

Empecé a buscar y duré un tiempillo, hasta que hace cinco años apareció este, otro jeepero lo tenía en venta, era una ganga. Él iba a tener una bebé y como el carro es tan grande necesitaba venderlo para comprar un automóvil.

Chocarle a esta nave es meterse en un pésimo negocio depende del carro que usted tenga. Foto: Cortesía.
Chocarle a esta nave es meterse en un pésimo negocio depende del carro que usted tenga. Foto: Cortesía.

–¿Desde cuándo empezó a modificarlo?

Siempre me ha gustado los Jeep modificados, le he ido metiendo cada vez más cosas, como tengo el carro acá en Nosara y está tan cerca la playa y las calles están malas se deterioró mucho, le hice una remodelación bastante fuerte hace como ocho meses.

–¿Qué cambios le hizo?

Tiene suspensión especial tipo ‘road country’ de 4.5 pulgadas de alto, tiene llantas para barro de 31 pulgadas, tiene snorkel, la caja de cambios es más fuerte que la original, el motor es Jeep 97 de 4000, solo que con más caballos de fuerza. Además tiene reparaciones estéticas y mecánicas que le hacían falta, como pintura y algunos forros que estaban viejos.

Alejandro tiene varios perros, entonces el carro le queda apenas para transportarlos. Foto: Cortesía.
Alejandro tiene varios perros, entonces el carro le queda apenas para transportarlos. Foto: Cortesía.

–¿Cambiaría este carro por uno más moderno que no sea Jeep?

Creo que no, ya estoy muy casado con la marca, sería algo de mucha necesidad o extraordinario, pero no lo cambiaría, jamás, uno se vuelve fiel.

–¿Y si alguien le hace una buena oferta por este no lo vende?

Es difícil, todo tiene precio. Por ejemplo, un señor vio la foto del carro y me ofreció cambiarlo por un lote acá en Nosara, estaba dispuesto a hacerlo, pero le dije que no.

Por todo lado que anda su dueño está acostumbrado a que le hagan preguntas del carro y le piropeen la nave. Foto: Cortesía.
Por todo lado que anda su dueño está acostumbrado a que le hagan preguntas del carro y le piropeen la nave. Foto: Cortesía.

–¿Toca chinear mucho a un carro así?

Yo trato de mantenerlo lo más limpio posible, pero acá en verano por el polvo y en invierno con el barro, es casi imposible, hay que agarrar un día y dedicarle por lo menos unas cuatro horas a la lavada.

¿Por qué vehículos con el mismo cilindraje tienen diferentes consumos?
El hecho de que los vehículos tengan el mismo cilindraje no quiere decir que el consumo de combustible sea similar. Todo depende de la configuración mecánica y del tipo de motor. Existen diferentes factores a considerar para el rendimiento como: tecnología, relación de caja, diferencial y la aerodinámica. Todos estos elementos son relevantes a la hora de calcular el consumo de combustible del vehículo.