Andrés Mora.12 febrero
Cientos de sonrisas sacaron los heredianos en la iglesia Vida Abundante de Heredia. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Cientos de sonrisas sacaron los heredianos en la iglesia Vida Abundante de Heredia. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Herediano quiere dejar claro que el fútbol da para más que patear una bola y por eso este martes se fueron a llenar de alegría a los niños de la escuela de Calle Hernández y a los del proyecto social “Sonrisas con Esperanza” de la iglesia Vida Abundante, del barrio La Cuenca de Guararí.

Los futbolistas Daniel Cambronero, Heyreel Saravia, Mynor Escoe, Pablo Salazar y Antonio Pedroza fueron en representación del club y la pasaron tuanis firmando autógrafos, sacándose fotos y entregando una donación de arroz y frijoles junto a su patrocinador Don Pedro.

El mexicano Antonio Pedroza afinó la pluma para hacer felices a sus seguidores. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
El mexicano Antonio Pedroza afinó la pluma para hacer felices a sus seguidores. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

“Queremos ir más allá de las conferencias de prensa, más allá de las zonas mixtas, más allá de un estadio”, comentó el presidente rojiamarillo, Juan Carlos Retana.

Ni siquiera la crisis deportiva que vive el Team apagó la felicidad de los pequeños con sus ídolos, más bien ellos querían aprovechar para subirles el ánimo y que así se repongan este miércoles en el estadio Eladio Rosabal Cordero (8 p.m.) cuando reciban al Santos en juego de la fecha 10.

Los jugadores también compartieron un almuerzo en el auditorio de Vida Abundante, al que asistieron 215 niños.

Esta niña se llevó su gran recurdazo con Daniel Cambronero. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Esta niña se llevó su gran recurdazo con Daniel Cambronero. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

“Los jugadores son influencia y pueden ser una muy positiva en los niños. Tener esa relación con personas públicas, como los jugadores, puede ayudar para que vean en ellos una imagen diferente más allá del fútbol, con Herediano ha sido muy fácil”, comentó Héctor Campos, pastor de misiones en esta congregación.

“Guararí es la zona más pobre de Heredia, ahí recibimos de cien a ciento cincuenta niños todos los martes en un club y comedor infantil, es una zona donde para muchos chicos tal vez es su única comida al día”, agregó.

Jugadores felices

Pero la actividad también se prestó para que los futbolistas disfrutaran.

Mynor está empezando a hacer amigos entre la afición rojiamarilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Mynor está empezando a hacer amigos entre la afición rojiamarilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

“Yo cuando era niño deseaba una oportunidad como esta y por eso estamos acá, nosotros siempre decimos que sí a este tipo de campañas porque el fútbol da para más. De niño, soy sincero, nunca tuve un acercamiento así con jugadores profesionales, era demasiado fiebre, me encantaba el fútbol y deseaba toparme con algún jugador para conversar, pero nunca lo tuve, por eso me gusta venir y apoyar", comentó el portero Cambronero.

“Quizá ellos tengan muchas preguntas y vean el fútbol de otra manera, estamos anuentes a escucharlos para transmitirles todo lo bueno. Vemos a muchos con la camisa rojamarilla y a nosotros nos complace demasiado, también hay de otros equipos, pero lo principal es que ellos hagan deporte”, añadió el guardameta del Team.

Full arroz preparó el chef para que disfrutaran los pequeños y los jugadores. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Full arroz preparó el chef para que disfrutaran los pequeños y los jugadores. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

También el delantero Escoe repartió chayoteras y resaltó el cariño de la gente.

“La afición me ha trato de bien desde el día uno, los niños son importantes, uno tiene que darles buenos consejos y valores de que todos somos iguales”, comentó el atacante.