Andrés Mora, Shirley Vásquez.3 agosto
Don Jorge Baldi está más que orgulloso de su carrito y por eso difícilmente lo vendería. Foto: Shirley Vásquez
Don Jorge Baldi está más que orgulloso de su carrito y por eso difícilmente lo vendería. Foto: Shirley Vásquez

Don Jorge Baldi Estrada, de 81 años, tiene en su casa un preciado tesoro con pasado futbolero incluido.

Se trata de un Jeep Daihatsu 1979, el cual pertenecía a Erick Molina, un exjugador de la Liga de los años 50′, y que pasó a manos de don Jorge hace 30 años.

Desde entonces ha sido el chineado de este vecino de la urbanización Villa Hemosa de Alajuela, quien es casado, padre y abuelo.

¿Cómo sacarle el máximo provecho a las llantas de mi vehículo?
“Algunas de las razones más comunes que le restan kilometraje a sus llantas es que el alineado y tramado del vehículo está incorrecto, también asegúrese de que tengan la presión de aire adecuada y se encuentren bien balanceadas. Ponga mucha atención a que el diseño de la banda de rodamiento de la llanta sea la adecuada según la necesidad, tomando en cuenta las rutas por donde transite. Puede rotarlas periódicamente incluyendo también la llanta de repuesto para que de esta manera se gasten parejo y le duren más tiempo”, indicó el mecánico Bryan Guido (teléfono: 8603-5135).

Don Jorge trabajó para el Ministerio de Educación en diferentes puestos, como maestro en zonas rurales, y posteriormente breteó con la UNED.

Siempre le llamó la atención el carrito y un día Molina se lo ofreció, entonces no lo pensó mucho para darle los ¢55 mil colones que le pedía el exjugador de Liga Deportiva Alajuelense.

“Debido a la gran amistad que yo tenía con él, me lo ofreció y la verdad hasta ahora no me arrepiento de tenerlo”, cuenta don Jorge.

“El carro es motor 12R 1600 de Toyota, un supercarro, es un motor fuerte de trabajo y yo le di mantenimiento. Han sido muchos años de estar cuidándolo, porque esa es la vida de un carro. Ahora está mejor que nuevo”, dice este orgulloso abuelo.

Cuando anda en la calle la gente le dice que anda un buen chunchón, más que todo por el bumper que trae, que es de hierro.

“Es fuerte, eso vale mucho, la lata es bastante fuerte. Lo tengo bien cuidadito”, aseguró.

Don Jorge cuenta que su chuzo nunca lo ha dejado tirado en ningún lado, lo ha llevado dos veces a Paso Canoas y un montón de veces a San Carlos, siempre se ha portado muy bien. Hasta la fecha lo saca para hacer mandados, siempre llama la atención cuando lo ven tan cuidado.

Al carro lo chinean todo lo que se pueda para que se mantenga bien original. Foto: Shirley Vásquez
Al carro lo chinean todo lo que se pueda para que se mantenga bien original. Foto: Shirley Vásquez

La felicidad para este manudo es ver a su carrito, al que apoda el “Jeep Rojo”, en la cochera de su casa y saber que gracias a sus chineos lo ha tenido por 30 años llevándolo de paseo con su familia.

- ¿Alguna anécdota curiosa que le haya pasado con este carro? ¿O algún susto?

Bueno, la verdad no recuerdo mucho, nada en especial. En cuanto a un susto, pues una vez aquí en el centro de Alajuela si tuve un choque pequeño, a este carro no le pasó nada, pero el otro quedó casi despedazado, esa es la ventaja de un carro que tenga lata tan fuerte (lo contó entre risas).

- ¿Lo vendería?

No, primero que nada porque la gente quiere las cosas regaladas y no van a dar lo que realmente vale este carro, en dos años le he metido aproximadamente unos 3 millones de colones. Le metí pintura por debajo, tapicería nueva, forros por debajo, en fin, muchos detalles que se llevan su dinerito.

El motor de esta nave de 1979 está pura vida. Foto: Shirley Vásquez
El motor de esta nave de 1979 está pura vida. Foto: Shirley Vásquez

La pintura sí la mantengo del color de siempre, solo que se la ha dado unos retoques. La pintura es tipo roja, casi un naranja perlado.

Soy liguista y heredé algo que fue de un jugador manudo, así que bueno, eso vale.

- ¿Qué consejo le daría las personas que tienen carros viejitos?

Bueno, darles mantenimiento, que los cuiden. He visto de estos carros en la calle, uno que otro, pero todos descuidados, no los cuidan como debe de ser. Los carros viejos hay que cuidarlos y agradecerles el servicio que han dado por tantos años, ahora los carros nuevos vienen con materiales más malos.

Si yo vendo este carro, con lo que me dan me compraría algo de más mala calidad.