Andrés Mora.11 septiembre
Una definición de crack fue la Randall en el primer gol del Monstruo. Fotografía José Cordero
Una definición de crack fue la Randall en el primer gol del Monstruo. Fotografía José Cordero

Por primera vez en la era de Wálter Centeno al frente del Saprissa, el Monstruo pudo sacarle cuernitos a San Carlos y mandarlo derrotado para la casa.

El cuadro campeón nacional llegó foforón, pero esta vez, y sin mucho mate, la "S" ganó tres por uno en la Cueva y se adueñó del segundo puesto en la tabla.

Según datos del periodista Luis Quirós, en las tres veces anteriores que Paté había enfrentado a los Toros del Norte, en todas había cosechado empates, incluidos los dos de la final de la segunda fase en el campeonato pasado.

Esta vez salió perdiendo Yiyo. Fotografía José Cordero
Esta vez salió perdiendo Yiyo. Fotografía José Cordero

Y es que desde el pitazo inicial de Brayan Cruz, el juego se puso a favor de los morados.

El primero pudo caer al minuto cinco, cuando Marvin Angulo le puso un pase filtrado de medio gol a Manfred Ugalde, pero el chamaco llegó desestabilizado al área y cuando intentó patear ya iba cayéndose y no la pegó bien; además le llegaba un defensor de barrida y le metió presión.

Lamentablemente para el joven delantero no pudo irse a los quince días de pasantía por Europa (Benfica de Portugal y Atlético de Madrid) con golcitos. Jugó 61 minutos porque le dio campo a David Ramírez.

Ugalde se perderá los próximos cuatro compromisos del Monstruo en el Apertura 2019. Serán contra La U- Universitarios, Pérez Zeledón, Santos y Guadalupe.

Lo intentó el chamaco, pero se va a pulsearla a Europa sin gol en este último partido. Fotografía José Cordero
Lo intentó el chamaco, pero se va a pulsearla a Europa sin gol en este último partido. Fotografía José Cordero

Pero volviendo al juego, hasta ese momento parecía que los visitantes iban a dar más guerra, porque 30 segundos después del fallo de Manfred, Jairo Arrieta perdonó, porque tiró muy debil a las manos de Kevin Briceño.

Pero solo fue un alegrón de burro para los sancarleños porque al minuto siete Marco Madrigal estaba sacando la primera bola de su saco.

Como con la mano, Johan Venegas se la puso a Randall Leal filtrada por el costado izquierdo y con una clase definió de derecha, poniéndola imposible de atrapar para Madrigal, que salió a achicar para intentar frenar el gol pero quedó a medio camino sin nada que hacer.

Dio la impresión de que el gol cayó muy mal a Luis Marín y compañía, no lograron reacomodarse y cinco minutos más tarde estaban sufriendo con el segundo golcito en contra y por un error propio.

Madrigal intentó en un costado despejar de derecha, lo hizo malísimo y se la dejó a Angulo, que estaba unos metros fuera del área. Marvin, ni lerdo ni perezoso, pateó de una vez al marco porque el guardameta estaba salido y, ayudado por un desvío de Carlos Acosta, terminó adentro.

Marvin hizo un gol histórico para el Sapri, el número 1000 en torneos cortos. Fotografía José Cordero
Marvin hizo un gol histórico para el Sapri, el número 1000 en torneos cortos. Fotografía José Cordero

Daba la impresión de que Marco podía llegarle, pero su compañero le cambió la dirección a la pecosa en su intento por despejarla.

Según datos de Luis Quirós, Marvin anotó el gol 1000 de Saprissa desde que se juegan torneos cortos en el invierno 2007.

Los Toros del Norte no encontraban su fútbol y más bien les ardió el rancho gran parte del primer tiempo. Si no fuera por los buenos reflejos de Madrigal, el saco hubiera terminado llenísimo.

Empezó la corrida

En la segunda parte empezó la corrida, porque sí llegaron los Toros del Norte.

Aunque al final de cuentas terminaron ganando los toreros morados en esta ocasión.

Al minuto 52 fue el primer aviso de que los sancarleños llegaron con todo para los segundos cuarenta y cinco minutos. Roberto Córdoba se tuvo confianza y como le dejaron espacio sacó un zurdazo que sacudió el marco de los tibaseños. Pintaba para un golazo.

Ocho minutos necesitó David para anotar en este su segundo juego del torneo. Fotografía José Cordero
Ocho minutos necesitó David para anotar en este su segundo juego del torneo. Fotografía José Cordero

Seis minutos después Kevin tuvo que jugarse la vida para que no entrara ninguna bola en su marco. Córdoba puso un pase espectacular a Marco Julián Mena, pero cuando iba a tirar ya el portero morado estaba encima evitando el peligro.

Después fue increíble la que se perdió Jairo Arrieta, un pase entre toda la defensa de José Luis Cordero le llegó pero como que no se tuvo confianza le dio muy suave y con la punta de su taco el portero saprissista la desvió.

Ya era tanta la perdonadera que el Monstruo se sacudió con un gol que mató toda ilusión norteña.

Lo hizo al minuto 69 David Ramírez, que le ganó a dos defensores la corrida y cerró barrido para mandar la bola hasta el fondo entre las piernas del portero y poner el tres por cero gracias al centro de Leal.

Al final de cuentas, San Carlos tuvo el gol de la honra en los pies de Álvaro Saborio al 84. Sabo aprovechó un pase de Cordero y como bien sabe hacerlo, definió ante la salida de Briceño para el tres por uno definitivo.

Eso sí, pudo haberse complicado la cosa para el Sapri, pero Kevin tapó todo para impedirlo.