Luis Quirós.10 noviembre

En la visita del Monstruo a Jicaral se vio de todo. Morados de la zona, otros que viajaron desde Chepe con el equipo, un herediano camuflado y hasta un perrito que lo hizo sacado la seguridad, por no pagar entrada. Deberían ser más frecuentes las visitas de los equipos grandes, porque aquello fue un fiestón.

Algunos jicaraleños tienen su corazón dividido, ya que apoyan a su club y al Team también. Foto: Rafael Pacheco
Algunos jicaraleños tienen su corazón dividido, ya que apoyan a su club y al Team también. Foto: Rafael Pacheco
Los morados llegaron con cánticos para apoyar al Sapri en la península y finalmente su equipo les regaló los tres puntos. Foto: Rafael Pacheco
Los morados llegaron con cánticos para apoyar al Sapri en la península y finalmente su equipo les regaló los tres puntos. Foto: Rafael Pacheco
En la gradería o cerca de la malla, cualquier lugar estuvo bueno para ver la visita del Monstruo a Jicaral. Foto: Rafael Pacheco
En la gradería o cerca de la malla, cualquier lugar estuvo bueno para ver la visita del Monstruo a Jicaral. Foto: Rafael Pacheco
A pesar de colores diferentes los jicaraleños no pierden la amistad y cada uno apoya con todo a su respectiva divisa. Foto: Rafael Pacheco
A pesar de colores diferentes los jicaraleños no pierden la amistad y cada uno apoya con todo a su respectiva divisa. Foto: Rafael Pacheco
Las jicaraleñas llegaron tempranito para coger lugares de privilegio para la mejenga entre Jicaral y el Monstruo. Foto: Rafael Pacheco
Las jicaraleñas llegaron tempranito para coger lugares de privilegio para la mejenga entre Jicaral y el Monstruo. Foto: Rafael Pacheco
El perrito quería participar del duelo entre Jicaral y Saprissa, pero rápidamente lo sacaron para evitar problemas. Foto: Rafael Pacheco
El perrito quería participar del duelo entre Jicaral y Saprissa, pero rápidamente lo sacaron para evitar problemas. Foto: Rafael Pacheco