Luis Quirós.16 noviembre
El Tanque aplastó a Saprissa. Foto: Rafael Pacheco
El Tanque aplastó a Saprissa. Foto: Rafael Pacheco

Por estar pensando más en las semifinal del Apertura contra Herediano y la vuelta de la final de Liga Concacaf en Honduras, contra el Motagua, Saprissa perdió este sábado 0-2 ante Grecia en la Joyita de La Sabana.

Los muchachos griegos, aquellos del primer amor que tuvo como entrenador Wálter Centeno lo castigaron y se demostró, una vez más, que Saprissa no tiene mucha banca que digamos.

Centeno se guardó hombres como Christian Bolaños, Manfred Ugalde, el portero Aarón Cruz, más los seleccionados Marvin Angulo, Ricardo Blanco, Johan Venegas y Rándall Alemán.

Mientras los morados cuidaron jugadores, los griegos no podían darse ese lujo debido a la necesidad de sumar por lo menos un punto para salir del frío sótano, lo que consiguieron con la victoria, ya que llegaron a 21 puntos y dejaron en el fondo a La U Universitarios con 18 unidades.

Desde el pitazo inicial los griegos salieron a presionar al Sapri, buscando claramente que los morados en la mesita de billar del Nacional, no armaran un baile, como el que les montaron en el juego de la primera vuelta, cuando los majaron 0-6, cuando Grecia fue local en La Sabana.

Pero Centeno rápidamente le ordenó Esteban Rodríguez y a Jonathan Martínez que movieran mejor la pecosa, Jeancarlo Agüero le daba salida a la zaga central para apoyar el trabajo de sus dos compas en la media.

Por más que la pulseó Saprissa no pudo anotar. Foto: Rafael Pacheco
Por más que la pulseó Saprissa no pudo anotar. Foto: Rafael Pacheco

Tampoco crea que Saprissa solo tenía chamacos en la cancha, de titulares salieron Alejandro Gómez, Jordan Smith, Luis José Hernández, Yostin Salinas y Suhander Zúñiga, todos curtidos en primera.

Cuando la "S" logró bajarle el ritmo a los griegos, la mejenga se volvió aburrida porque todo se centró en juego de mediacancha.

Pero llegó el minuto 19 y al jugador griego Carlos Villegas se le prendió el bombillo y con un corrida por la derecha, arribó al área morada donde lo marcaron muy mal Jostin Salinas y Luis José Hernández, permitiéndole echar la chocobola hacia atrás para que la pegara de seguido el “Tanque”, Alejandro Castro y así cayó el 1-0.

Le puso sabor. La anotación le dio vida al choque porque los morados salieron a buscar el empate, mientras que su rival de la mano de Harry Rojas y Kenneth Cerdas, generó más peligro en zona defensiva de los tibaseños.

Al Paté no le gustaba lo que veía y se movía en su zona técnica con cara de pocos amigos, acompañado desde la gradería con un tanda de silbidos, porque la pasividad saprissista, la imprecisión y falta de actitud era clara, por eso los aficionados no paraban de mostrar su molestia.

Paté está chivísima con lo que pasaba en la cancha. Foto: Rafael Pacheco
Paté está chivísima con lo que pasaba en la cancha. Foto: Rafael Pacheco

En la acera de enfrente el técnico Roberto Castro no paraba de gritarle a sus jugadores que tenían que mantener el control del juego, donde por ratos le aplicaron a la "S" la receta que más le gusta al "doctor" Centeno, toque en corto para atraer marcas, las cuales generaron espacios por donde su equipo supo llegar, pero con mucha ansiedad, por ello el marcador al terminar el primer tiempo solo tenía el gol de Jorge Alejandro Castro.

Obligados por tener el marcador en contra Wálter Centeno y su banda salieron a controlar las acciones jugando rápido por los costados para abrir la zaga visitante, la cual comandada por Kevin Fajardo y el exmorado Adrián Chévez, tenían claro que ni una mosca pasaría por ahí para hacer daño.

No hay peor cuña. Y hablando de exmorados, Adrián Chévez hizo valer lo que el mismo Paté siempre ha pregonado, salir tocando desde atrás, porque en el minuto 51, Kevin Ruiz tocó para Chévez, el cual de inmediato filtró con clase un servicio exquisito para Jorge Alejandro Castro, quien corrió como un carajillo que se roba un bolso en la avenida central y cuando tuvo al portero Alejandro Gómez cara a cara, le metió con frialdad la pelota por debajo para el 0-2.

A partir de ese momento Saprissa presionó más y en el minuto 64, un servicio para José Rodolfo terminó con un clara falta de penal de Harry Rojas, la cual el central Álvaro Acuña no quiso señalar.

Esta vez no hubo noche mágica para una remontada, los morados ni siquiera pudieron descontar y van para las semifinales con una derrota a sus espaldas y con la idea clara que Saprissa no tiene equipo "B".

Allan Alemán salió feliz con el triunfo, pero agüevado por el triste papel de Saprissa. Foto: Rafael Pacheco
Allan Alemán salió feliz con el triunfo, pero agüevado por el triste papel de Saprissa. Foto: Rafael Pacheco