Andrés Mora.25 junio

Revivir a Alejandro Morera Soto sin su uniforme oficial de 1928 era imposible, pero ese detalle fue un gran reto para la producción del evento Seguiremos latiendo, del sábado pasado en la Catedral por la celebración del centenario erizo.

Equipazo de trabajo del Centenario manudo. De izquierda a derecha: Jimmy Jiménez y Francis Villalobos (detrás del show Luzart), Pilar Zambrana (coordinadora de producción) Edín Solís (director musical), María Andrea Rojas (coreógrafa) y Gustavo Rojas (director artístico). Foto: LUZART
Equipazo de trabajo del Centenario manudo. De izquierda a derecha: Jimmy Jiménez y Francis Villalobos (detrás del show Luzart), Pilar Zambrana (coordinadora de producción) Edín Solís (director musical), María Andrea Rojas (coreógrafa) y Gustavo Rojas (director artístico). Foto: LUZART

Bajo la dirección general de Gustavo Rojas, la vestuarista y coordinadora de producción, Pilar Zambrana, se puso las pilas para que Andy Gamboa se viera igualitico al ídolo rojinegro.

Andy fue elegido, entre otras cosas, por su parecido a Morera Soto a nivel físico.

(Video)

“Fue la época más representativa a nivel de fútbol de don Alejandro. Lo más complicado fueron los zapatos, porque son como un botín, no sabía si me iba a dar tiempo. La pantaloneta también se mandó a hacer, porque todo está hecho para esa filmación”, contó Pilar.

“Todo fue 100% producción nacional, fue hermoso”, Gustavo Rojas, actor.

Incluso el balón fue creado igual a los que se usaban en aquellos años.

Los tacos son de cuero y se los fabricaron en una zapatería llamada Arte en Cuero, a los que Zambrana les dio un 100 porque se apegaron a la referencia.

Se lucieron en la zapatería Arte en Cuero con estos tacos de 1928, que ahora están en posesión de la Liga. Foto: Pilar Zambrano
Se lucieron en la zapatería Arte en Cuero con estos tacos de 1928, que ahora están en posesión de la Liga. Foto: Pilar Zambrano

Una gran salvada fue que la camiseta ya existía, porque los erizos la habían sacado a la venta, incluso los que la quieran todavía pueden ir a buscarla a las tiendas oficiales de la Liga.

Pilar quedó encantada con el trabajo, tanto que antes de esto no tenía equipo y ahora es una liguista de corazón, con camiseta personalizada y todo. De hecho contó que este domingo va para la Catedral a apoyar con todo a la Liga ante Millonarios de Colombia.

“Representó muchísimo, es de los proyectos que más he disfrutado, porque al equipo lo quiero y respeto muchísimo, además para uno como productora que lo llame una empresa como Luzart es muy bonito”, reconoció la vestuarista.

Gustavo armó equipazo

Para el director general del espectáculo no fue una misión complicada porque dice que armó un equipazo, que juega solo en este sentido artístico.

Espectáculo de calidad mundial el que hicieron los erizos en su estadio. Foto: Rafael Pacheco
Espectáculo de calidad mundial el que hicieron los erizos en su estadio. Foto: Rafael Pacheco

“Para mí fue como dirigir una orquesta con los mejores músicos, es ese placer de dirigir a los mejores, casi que no tengo que tener el mérito, el secreto está en encontrar el mejor en cada campo”, comentó Rojas.

Incluso, cuando aceptó, lo primero que les dijo a los de la producción fue “¿oh Dios mío, para cuándo lo quieren?”, pero aun así aceptó y en mes y medio armó el show.

“Sabía que iba a contar con los mejores y dentro de ellos el trabajo cercanísimo con Edín Solís como encargado de la música, Jaime Gamboa de parte literaria, Maria Andrea (su hija) en la coreografía, Luzart con todo lo tecnológico, es como hacer equipo de fútbol con (Lionel) Messi, (Sergio) Ramos, Cristiano (Ronaldo), el técnico es el que menos importancia tiene”, señaló Gustavo.

Las 20 mil personas en el Morera Soto disfrutaron de un gran show. Foto: Rafael Pacheco
Las 20 mil personas en el Morera Soto disfrutaron de un gran show. Foto: Rafael Pacheco

Para Gustavo lo más interesante de todo es que la afición aceptó esa ficción, y fue muy hermoso, lo que fue el discurso como tal requirió evidente memorización del actor, de mucha concentración, el discurso fue elaborado por Gamboa, de Mal País.