Sergio Alvarado.9 noviembre, 2020
Jugadores como Ian Smith son muestra de la evolución física de los manudos. Fotografía: Daniel Sanabria
Jugadores como Ian Smith son muestra de la evolución física de los manudos. Fotografía: Daniel Sanabria

Diversas fotografías en redes sociales, medios de comunicación y las tomas de los partidos de Alajuelense, han dejado en evidencia el cambio físico que han tenido los jugadores erizos.

A los manudos ahora se les ve más cajudos, con más fuerza y en una excelente condición física. Todo eso ha sido clave para el buen rendimiento que tienen los erizos en el Apertura 2020.

La transformación manuda se viene dando desde hace unos ocho o nueve meses y el Centro de Alto Rendimiento (CAR) del León ha tenido mucho que ver con eso, aunque no es el único protagonista, el talento de quienes trabajan allí es el que ha sabido aprovechar todas las herramientas a mano.

Una rutina muy específica que realizan cada mañana los jugadores manudos, que empieza con el desayuno y finaliza co el almuerzo que todos consumen juntos cada día, es clave.

Juan Carlos Herrera, preparador físico rojinegro, nos explicó con detalle a qué se debe el cambio.

"Todo inicia en el CAR, tiene que ver desde don Agustín Lleida, la parte metodológica de Andrés Carevic, tiene que ver con el día a día del jugador liguista y su comportamiento.

“Empieza con un desayuno en el CAR, previo al entrenamiento en cancha como cualquier equipo. Terminando ese entrenamiento seguimos con uno individual y específico de fuerza, seguimos con los métodos de recuperación y terminamos con un almuerzo antes de ir a casa”, explicó Herrera.

Desde hace varios meses, en Alajuelense tenían la meta de hacer que sus jugadores crecieran físicamente para volverlos más competitivos en el juego, tema en el que hay muchos involucrados.

“La gente ve que lo jugadores cambiaron un poco, pero hay muchas cosas atrás, desde el respaldo económico de don Joseph inicia todo, los fisioterapeutas, el coach que trabaja en la parte mental, las encargadas de la parte nutricional, ya que también es vital en alimentación y suplementos”, aseguró.

Los manudos tienen un gimnasio funcional para trabajar de manera específica ciertas zonas que necesita un futbolista, no está pensado para el trabajo genérico de cualquier deportista, error común que suelen cometer muchos jugadores al entrenarse por aparte.

El gimnasio del CAR le ha permitido a los manudos sacar buena caja. Foto: Facebook Alajuelense
El gimnasio del CAR le ha permitido a los manudos sacar buena caja. Foto: Facebook Alajuelense

“No es un gimnasio normal, no es lo mismo un entrenamiento de fuerza para un futbolista, que para cualquier persona que no sea un deportista de alto rendimiento y quiera ganar masa muscular. No se trata solo de alzar pesas y ya.

“El gimnasio que armamos Agustín y yo, como encargado del área, tiene un poquito de máquinas tradicionales, pero tenemos unas que son muy específicas para la fuerza del futbolista, que muy poca gente o nadie las tiene acá en el país”, explicó.

Dependiendo de los partidos que haya en la semana se hacen los planes, pero los entrenamientos de fuerza suelen durar entre 30 y 35 minutos. Cuáles ejercicios hacen ya es secreto de la casa, nos dijo el profesional, quien es máster en Preparación Física en Fútbol.

No sirven flaquitos

Herrera tenía claro que para ser más competitivos, todo el plantel también debía mejorar en lo físico, uno de los problemas habituales que suelen darse en los equipos de fútbol.

"Siempre se ha dicho: ‘fulano de tal está para jugar, tiene unas condiciones bárbaras, pero le hace falta cuerpo’, entonces en Alajuela, cuando nos encontramos con todas las facilidades de un equipo élite, tenemos que sacarle todo el provecho.

“He podido ver que los aficionados comentan en redes sociales, que la estructura de los jugadores es otra, hasta he visto bromas de comparación con equipos famosos", comentó Herrera.

La pandemia fue un reto porque desde la casa no se puede trabajar igual que en el CAR y en ese momento el compromiso de los jugadores se distinguió para no perder lo realizado.

En la cancha el asunto no solo se ve en lo visual, sino en la ventaja que a veces se le saca al rival. Foto: Rafael Pacheco
En la cancha el asunto no solo se ve en lo visual, sino en la ventaja que a veces se le saca al rival. Foto: Rafael Pacheco

“Los jugadores han podido sentir la diferencia del trabajo de antes con el de ahora, ahora muchos están disfrutando de este proceso, tenemos facilidades en todo sentido y le sacamos provecho a eso”, destacó Herrera.