Franklin Arroyo.Hace 4 días

El volante de Grecia Anthony López llega con muchas expectativas a su nuevo equipo luego del paso irregular por Alajuelense, club con el que obtuvo dos subcampeonatos.

Anthony López entrena fuerte en su nuevo equipo Grecia. Foto: Cortesía
Anthony López entrena fuerte en su nuevo equipo Grecia. Foto: Cortesía

López, hijo de Hárold López y sobrino de Wílmer, dice que en el equipo rojinegro había buen ambiente en el camerino y que los títulos no se obtuvieron por detalles técnico - tácticos.

Ahora dice que espera retomar el nivel que mostró con Pérez Zeledón, club con el que sí fue campeón, ser tomado en cuenta para la Sele y formar parte de la tropa de legionarios.

- ¿Cuál es su expectativa con Grecia?

- Quería llegar a un equipo que luche por algo. Según lo que me propusieron la directiva, el entrenador y los compañeros lo que tenemos en mente es clasificar y ser campeones. Es bonita esa mentalidad, hay equipo para hacerlo, es lo que cabe en mi mente.

- Pero eso será complicado porque Grecia desarmó el equipo con muchas salidas y muchas contrataciones. Es como empezar de cero a pesar de la continuidad del técnico.

- Hay una base importante en el equipo, salieron bastantes jugadores importantes, pero los que llegamos, algunos vienen de ser campeones, otros de Heredia, de Alajuela como Luis Sequeira y yo.

La idea que había ya la tienen muchos y además hay otros que ya han estado con el profe. No es difícil la adaptación, se armó un buen plantel.

- ¿Qué espera Fernando Palomeque, el técnico, de usted?

- No lo conocía, hablando con él este par de semanas hemos conversado de la idea de juego, lo que les pide a los jugadores en mi posición y nos hemos adaptado a esa idea. Es un buen entrenador y si hacemos las cosas como él dice, haremos un buen papel.

- En Alajuela usted había sido titular, hacía bien las cosas y luego el equipo pierde un clásico y no lo volvieron a poner. ¿Le faltó confianza?, ¿por qué ya no pudo ser constante?

Cuando la Liga perdió un clásico en el Morera Soto, Anthony dejó de ser constante. Fotos: Mayela López
Cuando la Liga perdió un clásico en el Morera Soto, Anthony dejó de ser constante. Fotos: Mayela López

- Eso fue por decisiones del cuerpo técnico y la directiva. La confianza está, uno la genera y se la hace con el trabajo en los entrenamientos, siempre y cuando uno se entregue el cien por ciento, tanto dentro como fuera de la cancha. Va más por el ritmo de los partidos, pero conozco mis condiciones, sé lo que puedo dar y estoy deseando que empiece el campeonato.

- ¿Conversa usted de fútbol con su papá o con su tío, lo aconsejan?

- Con mi papá, que siempre me ayuda, me corrige; (habla) lo que me vaya a pasar o las decisiones que tome, siempre está anuente a escuchar, pero la última decisión la tomo yo. Es bueno tener a alguien cerca, a mi me tocó mi papá.

- ¿Con Wílmer nunca habla?

- Casi no conversamos.

- ¿Cuánto pesa llevar el apellido López, indudablemente lo relacionan con Wílmer y con Harold?

- Eso va más por la afición, ellos me ven con los ojos del sobrino o del hijo. En Alajuela no se me reconoció como Anthony López, como sí pasó en Pérez Zeledón, que me gané las cosas con mi nombre y con lo que pude hacer. No sé... creo que la afición espera otro Wílmer, o no sé qué le pasara por la mente. Soy Anthony, no soy igual que Harold o Wílmer.

- Pero si usted busca la consolidación, ese factor, al menos en la Liga, le puede jugar en contra.

- Sí, es cierto, pero como digo, no sé qué esperaban, que fuera igual o mejor que Wílmer pero no se me valoró por ser Anthony. Ellos por ser una afición que gustaban del juego de Wílmer esperaban otras cosas. Ya pasó, lo importante es que estoy en Grecia, espero retomar el nivel que tuve con Pérez y que me valoren por ser Anthony.

- ¿Le gustaría volver a la Liga?

- Me enfoco en el presente, en Grecia, en hacer bien las cosas. Pretendo, quizás más que volver a la Liga, jugar en el extranjero, lucho por lograrlo. Lo demás es añadidura.

- ¿Cómo estaba el ambiente de camerino en Alajuela, el título se va por eso?

- De eso es mejor no opinar, pero voy a hablar por mí. Siempre me sentí bien, es un buen grupo, un claro ejemplo es que llegamos a dos finales, no se ganaron por temas técnicos tácticos de los partidos.

- ¿La Sele?

- Es un sueño desde niño. Estuve cerca en Pérez Zeledón, ahora tengo una oportunidad para ser visto, lucharé por llegar y espero que sea pronto.